El sacerdote Jesuita, Mariano Puga, confesó en un encuentro con fieles de la Comunidad de Cristo Liberador que fue diagnosticado de cáncer linfático a sus 88 años de edad.

El cura obrero relató que tiene nódulos en las axilas, detrás del estómago y en la vesícula. En su conversación con los presentes llamó a “no renunciar a reconstruir una iglesia que esté junto a los pobres y las víctimas”. 

El miércoles pasado se hizo conocido un emotivo video donde Puga le hablaba a sus feligreces y comentaba sobre el delicado estado de salud en el que se encuentra. Ahí comentó que se realizaría la biopsia en la Clínica de la Universidad Católica y que también tiene problemas para respirar debido a una parte de sus fosas nasales no está funcionando correctamente.

El sacerdote jesuita agradeció muy emocionado el cariño de la gente y la preocupación que han tenido por su estado de salud, también recordó a Jesús de Nazareth como el “maestro que ha movido toda su vida”. “Lo único que vale es vivir, entre nosotros y con los demás y con los más pobres, como lo enseñó a vivir Jesús”, dijo Puga.