El municipio de Recoleta respondió ante el requerimiento que puso la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, ante la Contraloría por eventuales irregularidades en el uso de fondos de la Subvención Escolar Preferencial (SEP).

Ante esta situación, el alcalde Daniel Jadue cuestionó la actitud de la UDI y afirmó que “esta es una necesidad urgente de empatar por los problemas que la fiscalización de Contraloría le ha generado a los municipios de la UDI por malversación y gastos improcedentes”.

Por su parte, el municipio también emitió un comunicado donde señalan que “llama profundamente la atención que el partido político de extrema derecha Unión Demócrata Independiente (UDI) busque resolver los problemas que las fiscalizaciones de la Contraloría han arrojado de los municipios con alcaldes de dicho partido, utilizando a Recoleta“, afirmaron.

Además de esto, en la respuesta señalan que “Recoleta siempre ha respetado y valorado los dictámenes emitidos por la Contraloría General de la República, respecto de nuestra gestión, y que en el particular ha señalado en su informe N°211 de 2018, sobre auditoría a los recursos de la Ley N° 20.248, que la Municipalidad de Recoleta ha aclarado las observaciones, reconocido errores administrativos (causados por las rigidez de la plataforma de rendiciones) y realizado acciones ante la Superintendencia para la rectificación”.

“Actualmente, existe un proceso regular de rectificación para todos los municipios ante la Superintendencia, que en el caso de Recoleta asciende al monto de 2.500 millones de pesos, de los cuales 650 millones obedecen a fondos no rectificados durante las gestiones municipales del alcalde Cornejo y Letelier (ambos UDI) y que nunca fueron aclarados”, agregaron.

Para cerrar, el municipio señaló que “a la fecha, ningún informa de algún órgano fiscalizador, ya sea la Superintendencia o Contraloría, ha determinado que en Recoleta exista uso indebido de recursos municipales“.