El próximo 8 y 15 de junio la película chilena “Cola de Mono” dirigida por Alberto Fuguet será exhibida en Tel Aviv en el marco del TLV Fest, un festival de cine israelí LGBTI.

De esta forma, el movimiento BDS Chile, la Unión General de Estudiantes Palestinas/os y varios artistas, se han sumado al llamado de Pinkwatching -organización palestina queer- de que la película no se presente en festival, pues se oponen a que Israel e instituciones cómplices utilicen los derechos LGTBI para desviar la atención de la continua opresión al pueblo palestino.

Firman la carta de rechazo Martin Erazo de la Compañia de Teatro La Pato Gallina, Caiozzama, Mariana Loyola,Tata Barahona, Roberto Márquez de Illapu, Yamil Salah y Vicente Siriany de Villa Cariño, Amilcar Borges de Barros del Departamento de Danza U. de Chile, Liliana Gartia, Andrea Giadach, Diamela Eltit, Faride Zeran, Lina Maruane, Alia Trabucco Zerán, Cherie Zalaquett Aquea, Sergio Trabucco Ponce, Juan Pablo Sutherland, Eugenia Brito Astrosa, Eugenia Prado Bass, Anita Tijoux y Cesar Zamorano.

Hacemos un llamamiento a las y los cineastas internacionales para que retiren sus películas del festival y respeten la llamada palestina al boicot cultural a Israel hasta que se respeten los Derechos Humanos del pueblo palestino”, indica la carta.

Cabe recordar que en 2018, once cineastas se retiraron del TLVFest en solidaridad con el llamado de las disidencias de género y sexualidad palestinas, marcando así una tendencia de cancelaciones que crece desde que comenzó con la campaña de Boicot al festival en 2017.

En su momento, el director sudafricano John Trengove indicó que: “Con el dolor de la lucha contra el apartheid todavía fresca en nuestra conciencia colectiva, el tema es muy sensible para muchas personas en Sudafrica… sabiendo lo que sé ahora, siento que es indispensable que retire mi participación. Es imposible pasar por alto el hecho de que el festival (y mi participación en él) pueda servir como distracción de las violaciones de derechos humanos que el estado de Israel está cometiendo“.

El Festival Internacional LGBT de Cine de Tel Aviv es patrocinado por entidades israelies que son cómplices de las violaciones del derecho internacional, tales como el Ministerio de Cultura de Israel, que también es uno de los organismos que impulsan el proyecto Brand Israel que fue lanzado en 2005 para promover una imagen positiva del país en el exterior.