Redbanc y la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) confirmaron filtración de datos de 41.593 tarjetas de crédito y débito, entre las cuales hasta el momento se conocen 82 casos de fraude.

A través de un comunicado, Redbanc informó que “a raíz de una investigación policial detectamos que hemos sido objeto de la extracción no autorizada de información parcial relativa a tarjetas, con algunas de las cuales se habría intentado realizar operaciones fraudulentas“.

Desde la entidad bancaria se defendieron afirmando que activaron “los protocolos preestablecidos, lo que incluyó ponerse en contacto con las autoridades de la industria y emisores de tarjetas para tomar las medidas correspondientes“, haciendo referencia al bloqueo de las tarjetas y la remisión de las mismas.

“Este es un caso delictual que está en proceso de investigación por el OS9 de Carabineros de Chile bajo la conducción del Ministerio Público“, destacaron desde Redbanc,  quienes anunciaron también una querella contra los responsables.

Por su parte, la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) detalló que “el incidente involucró a 13 instituciones, que siguiendo los protocolos establecidos procedieron a bloquear preventivamente las tarjetas y a comunicarse con los clientes afectados”.

“La comisión para el Mercado Financiero continúa monitoreando la situación y supervisando que se adopten todas las medidas necesarias para resguardar a los clientes“, agregó la institución en un comunicado publicado en su sitio.

Tras conocerse la noticia, el senador del PPD Felipe Harboe criticó la seguridad de Redbanc y afirmó que “cuando Redbanc dice que podría haber sido un proveedor es que no tienen medidas de seguridad con sus proveedores. ¿Qué esperamos entonces? (…) Redbanc no tiene las medidas adecuadas de seguridad”.

“El llamado es al gobierno, de una vez por todas a la Comisión de Mercado Financiero, a cursar las multas correspondientes“, expresó el parlamentario.