En el marco de la polémica que terminó con la renuncia de toda la mesa de la Feusach y las acusaciones de una presunta operación política de parte de Revolución Democrática (RD) de la dirigenta Constanza Urtubia del Movimiento Autonomista (MA), las Juventudes Comunistas (JJCC) se refirieron a este nuevo quiebre en el Frente Amplio estudiantil.

El presidente de la JJCC, Camilo Sánchez, cree que dichos colectivos “no pudieron elegir un peor momento para privilegiar sus diferencias, ya que mientras en menos de un año sus conflictos debilitaron la FECh y la Feusach, en ese mismo tiempo el Gobierno avanzó con una agresiva agenda contra los derechos de la juventud que aún tiene al Confech sin reaccionar“.

Igualmente, el comunista recordó el conflicto originado en la FECh en mayo del año pasado, donde el ex presidente de la federación Alfondo Mohor (MA) terminó renunciando luego de la denuncia de encubrimiento de acoso laboral contra una funcionaria del Centro de Estudiantes de Ingeniería (CEI) de parte un integrante del mismo cuando él lideraba el órgano estudiantil. Este caso fue llevado al pleno por la ex presidenta del CEI, Nicole Martínez (RD) y conllevó un proceso que se extendió por meses, determinándose inicialmente una suspensión de seis meses para Mohor.

“El resultado de 8 años de conducción (del FA) ha sido menos participación, menos movilización, menos incidencia, menos unidad y las dos principales federaciones de la Confech en crisis”, criticó Sánchez.

En esa línea, agregó a Emol que “el Frente Amplio le debe más de una explicación al movimiento estudiantil”.

“La única salida a este mal momento es alcanzar un acuerdo de unidad de toda la izquierda para empujar la movilización contra la agenda anti derechos del Gobierno. No estamos hablando de coaliciones sino que de acuerdos mínimos que nos ayuden a fortalecer al movimiento estudiantil”, añadió el dirigente.