Bastantes críticas ha generado la renuncia del fiscal Marcos Emilfork a su puesto en la Fiscalía Regional de los Lagos. Esto principalmente, a que como él mismo Emilfork lo expone en su carta de renuncia, esta se debió a las diferencias que tuvo con el fiscal nacional Jorge Abbot, en el contexto de las acusaciones en contra de Emilfork por filtrar información justo cuando perseguía a los exministros, José Antonio Gómez y Javiera Blanco en el caso Ascar. 

La salida de Emilfork ha sido interpretada entonces, como una señal, un llamado de atención para resaltar la independencia del Ministerio Público. 

Marcos Emilfork ha querido hacer un gesto en la forma en cómo quiere salir del Ministerio Público. Perfectamente habría podido esperar a cumplir el periodo y dejar el cargo. Él ha querido con esta renuncia marcar un punto, y esa es la defensa a ultranza de la independencia del Ministerio Público, al investigar a quien haya que investigar y seguir las causas de la forma que sea y jamás ceder a las presiones políticas”, afirmó a La Tercera, Claudio Uribe, presidente de la Asociación de Fiscales. 

Te puede interesar: Renunció el fiscal del caso Sename, Marcos Emilfork

Además de la investigación en su contra que debió enfrentar Emilfork por haber anunciado que Javiera Blanco y José Antonio Gómez posiblemente serían imputados en el caso Ascar, -y que terminó con su remoción de la causa, como pretendía Blanco- el ahora ex fiscal debió enfrentarse a temas como el ocultamiento de un informe de la PDI sobre el Sename, que estuvo siete meses durmiendo en las oficinas de Abbot, y que fue revelado por un reportaje de Ciper. 

El diputado René Saffiro, afirmó al respecto “(la salida de Emilfork) es la gota que rebalsó el vaso después de un conjunto de obstáculos, fue el ocultamiento del informe de la PDI que denuncié el 2 de julio pasado, que negaron el ministro de justicia, el fiscal nacional subrogante y el director de la PDI en la Comisión de Constitución en la Cámara”. 

Saffiro incluso llegó a afirmar que “El fiscal nacional se está transformando en un serio obstáculo para la investigación de delitos”. 

Otro de los que se mostró preocupados por la salida de Emilfork fue el Senador UDI Iván Moreira, quien afirmó que “esta es una demostración más del estado calamitoso en el que está el Ministerio Público, donde algunos fiscales están sentados en el banquillo de los acusados en los tribunales, y los buenos fiscales como Emilfork, se van de la institución. Desde que asumió el Fiscal Abbot, las cosas andan pésimo en la institución y él está aferrado al poder”. 

Finalmente, la defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, afirmó que es una “Lamentable renuncia de gran fiscal cuyo foco de atención fueron siempre, mientras fue regional, las víctimas más vulnerables y los derechos humanos. Gracias a su petición se creó Unidad Especializada en esta materia, pérdida para la fiscalía y también para el caso Sename”.