La Asociación de Proveedores de la Industria de la Salud (APIS) se querelló contra el ministro de Salud, Jaime Mañalich, por injurias y calumnias, luego que este último acusó una supuesta colusión de los proveedores de insumos hospitalarios.

Según informa Bíobío, el titular de la cartera acusó a la APIS de coludirse en contra del sector público para amenazar con la no entrega de insumos por deudas que mantendría el Estado, por lo que interpuso una denuncia ante la Comisión Antimonopolio de la Fiscalía Nacional Económica (FNE). Eso sí, admitió que con algunos proveedores tienen deudas programadas, además de negociaciones puntuales con los que aún registran morosidades.

Por su parte, el director ejecutivo de la APIS, Eduardo del Solar, dijo que se han visto obligados a querellarse para “defender la honra de esta asociación que se crea para juntar un grupo de pymes de la salud, y que puedan desenvolverse en un mercado competitivo, leal, con códigos de ética claros y que puedan negociar con el Estado”.

Además aseguró que el Ministerio de Salud intenta “desviar el foco” del pago de una deuda millonaria que se acumularía desde el año 2011. En ese sentido ahondó que esta deuda debe ser saldada, subrayando que “los emprendedores no son transnacionales”.

También explicó que no conoce los antecedentes con los que cuenta Mañalich para acusarlos de colusión. De todas formas dijo que el secretario de Estado “está en su derecho” de presentarlos y que “ojalá nos los diera para saber quienes de nuestros socios han faltado al código de ética”.

Del Solar así mismo dijo que, según entiende, desde el Ministerio han dicho que se han parado operaciones de hospitales en Temuco y Antofagasta, pero responsabilizó esos hechos a la falta de anticoagulantes, “productos que nosotros no suministramos. Los socios de la APIS sólo suministran dispositivos médicos, no fármacos”.

En esa línea argumentó que en sus contratos con ChileCompra están obligados a despachar las órdenes de compra o se arriesgan a multas. “Entonces de mala forma nosotros querríamos no hacerlo”, explicó.

“Nosotros queremos que se nos devuelva la honra que el ministro nos quitó cuando nos acusó de colusión”, recalcó. “No queremos crucificar a nadie ni crearle problemas al ministro, sólo buscamos que diga que se equivocó, que estas empresas de menor tamaño han tenido una disposición leal con el ministerio -hay una deuda del 2011, ¿qué más leal que eso?- y que nosotros hemos seguido proveyendo los productos”, explicó.