Este lunes, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, denunció -mediante un nuevo informe de Derechos Humanos- una serie de “posibles ejecuciones extrajudiciales”, “torturas y malos tratos” a detenidos en Venezuela.

“Mi oficina ha seguido documentando casos de posibles ejecuciones extrajudiciales cometidas por miembros de las Fuerzas de Acción Especiales de la Policía Nacional -conocidas como FAES- en algunos barrios del país”, dijo la ex presidenta.

A esto agregó que “tan sólo en el pasado mes de julio la organización no-gubernamental ‘Monitor de Víctimas’ identificó 57 nuevos casos de presuntas ejecuciones cometidas por miembros del FAES en Caracas“.

Según la funcionaria de la ONU, su oficina ha tomado conocimiento de “casos de tortura y malos tratos, tanto físicos como psicológicos, de personas arbitrariamente privadas de su libertad, en particular de militares”.

Por otra parte, el nuevo informe de la ex presidenta apunta a que las sanciones interpuestas por Estados Unidos contra Venezuela han contribuido a agravar “la situación humanitaria” en el país y han propiciado la migración de miles de ciudadanos.

Asimismo, Bachelet también indicó que el Gobierno de Nicolás Maduro ha cumplido con la liberación de 83 personas, cuyas detenciones fueron consideradas arbitrarias por el Grupo de Trabajo de Detención Arbitraria.

Ante este nuevo pronunciamiento de la ex mandataria chilena, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, señaló que lo que diga Bachelet no les quita el sueño y que no se van a dejar chantajear.

El número dos del chavismo acusó un “ensañamiento” de parte de la Alta Comisionada contra Venezuela, Cuba y Nicaragua. Igualmente, indicó que Bachelet se niega a ver las violaciones a los DD.HH. en países como Colombia o Chile.