Política

Las advertencias del FA ante las “tergiversaciones” de Allamand: “Si se pone en duda el contenido del acuerdo, el proceso no va a poder continuar”

Por: Meritxell Freixas @MeritxellFr / Publicado: 21.11.2019
FA_ALLAMAND /
Los partidos que apoyaron la negociación no quieren especular ni anticiparse a escenarios que, hoy por hoy, aún no se han concretado. No quieren dar aire a la estrategia de una minoría de Chile Vamos, pero aún está por verse cómo se cierra la discusión. Si las dudas no se dilucidan, la posibilidad de desmarcarse del acuerdo puede tomar fuerza y abrirse una puerta para que el pacto deje de ser transversal e “histórico”.

Es sólo un punto del pacto, el 6, pero su trascendencia es tanta que, de no explicitarse claramente la fórmula cómo será aplicado, podría dejar en el aire el “Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución” que cerraron la madrugada del viernes políticos de casi todos los partidos políticos, incluido parte del Frente Amplio (FA).

Como explicó El Desconcierto la madrugada del jueves pasado, una de las principales trabas para cerrar el “histórico” pacto fue la aplicación del quórum de ⅔ para aprobar el texto de la carta fundamental. El punto crucial era si ese quórum se aplicaba a cada artículo, a cada capítulo o de forma general a todo el texto. Esa última opción era la propuesta de la derecha, pero, finalmente, ese punto no se resolvió y se acordó que se trataría a través de la legislación que regulará el proceso constituyente.

Insatisfecho con cómo se cerró el punto, el senador RN, Andrés Allamand, quien esa noche fue uno de los principales obstaculizadores del acuerdo, esperó unos días para volver a abrir el melón de la discordia. “Es evidente –señaló– que [la nueva Carta Magna] requiere necesariamente de una votación en general”. También insistió en que “nunca alguien dijo que cuando no haya acuerdo eso significa que se transforma en ley simple, fue exactamente lo contrario”.

La controversia estaba servida.

La postura frentamplista

Las declaraciones de Allamand y sus interpretaciones del acuerdo han sido rebatidas por varios parlamentarios y parlamentarias de oposición, tanto de la ex Concertación como del Frente Amplio (FA). Pero lo cierto es que aún está por verse el recorrido que tendrá dentro de la derecha más dura, que apuesta por hacerle el gallito a Mario Desbordes (RN); la versión que el senador Allamand se encargó de poner en circulación.

La pregunta para el frenteamplismo es obligada: ¿cómo se posicionarán los firmantes del acuerdo (RD, Comunes y Gabriel Boric) ante una eventual penetración de ese discurso? ¿Cómo quedaría esa “histórica” negociación que, además, ha sido criticada por algunos de sus propios sectores?

Este miércoles, varios representantes del Frente Amplio criticaron la estrategia de Allamand, como la ex candidata presidencial por el conglomerado, Beatriz Sánchez, quien habló de las intenciones de “tergiversar el acuerdo” por parte del senador RN.

Sin embargo, fueron menos quienes pusieron entre las cuerdas el respaldo del Frente Amplio al acuerdo si, finalmente, se tergiversara la negociación. Los partidos que apoyaron la negociación no quieren especular ni anticiparse a escenarios que, hoy por hoy, aún no se han concretado. No quieren dar aire a la estrategia de una minoría de Chile Vamos, pero aún está por verse cómo se cierra la discusión. Si las dudas no se dilucidan, la posibilidad de desmarcarse del acuerdo puede tomar fuerza y abrir una puerta para que el pacto deje de ser transversal e “histórico”.

Entre las primeras voces que alertaron de las consecuencias que puede tener este nuevo relato está la del diputado Gabriel Boric (hasta ahora en Convergencia Social): “Allamand desde el primer minuto hizo todo para que no haya acuerdo. El periodismo puede verificarlo. 2/3 son un incentivo para llegar a consensos. Pero en lo que no sea posible, queda fuera de la Constitución y pasa a legislación ordinaria. Si desconocen esto se cae todo. Lo afirmo responsablemente”, tuiteó.

La presidenta de Comunes, Javiera Toro, indicó a El Desconcierto que las declaraciones de Allamand “ponen en cuestión el acuerdo” y afirmó que “lo que él está haciendo va en contra de lo que se firmó la semana pasada”. Toro espera “que los sectores de la derecha comprometidos con una resolución democrática terminen primando” y, aunque aseguró que salir del acuerdo no es la intención de su partido, señaló: “si se acoge y se pone en duda el contenido del acuerdo, el proceso no va a poder continuar”.

De producirse los cambios en los puntos acordados, Toro “entendería que es la derecha la que se está saliendo” y, por eso mismo, dijo que “esperamos que los representantes de los partidos que suscribieron el acuerdo aclaren las diferencias que empezaron a levantar algunos personeros”.

La diputada y presidenta de Revolución Democrática, Catalina Pérez, por su parte, precisó que “si el acuerdo se pone en cuestión, esto no tiene ningún sentido y nosotros vamos a ser los primeros en decir que estas no fueron las condiciones firmadas”. Y añadió: “abrimos una puerta, a mi juicio indeseada, respecto a cómo entregamos salidas democráticas al conflicto que vive nuestro país y que no ha terminado”.

Desmentir a Andrés Allamand

“El órgano constituyente deberá aprobar las normas y el reglamento de la votación de las mismas por un quórum de dos tercios de sus miembros en ejercicio”.

Es el polémico punto 6 del acuerdo, que no expresa en su literalidad que la aprobación de la nueva Constitución por 2/3 se deba hacerse artículo por artículo. Catalina Pérez comentó que no se incluyó de forma explícita, pero que “se quedó que será la propia Asamblea Constituyente [Convención Constituyente, en el acuerdo] la que definirá sus normas de funcionamiento para operar en este contexto de excepción”. En su opinión, “la AC se autoregula”, es decir, “define sus normas de funcionamiento, sanciona y define el contenido de la nueva Constitución”.

Javiera Toro señaló que la versión que ahora plantea parte de la derecha de abrir una ratificación final por 2/3, en vez de votar artículo por artículo, “se excluyó deliberadamente del acuerdo, por lo tanto no es parte del mismo”. Consultada sobre por qué no se escribió literalmente así, indica que “la norma es clara” y que “inventar ese mecanismo adicional sería una cuestión anómala”. La votación artículo por artículo es –dice– “la manera como se decide en el debate de cualquier ley”.

Sobre la forma de proceder con el contenido de la Constitución que no logre el quórum de los 2/3 requeridos, Catalina Pérez aclaró que pasará por “normativas o criterios jerárquicos de ley (puede ser ley orgánica, ley simple, código…)”. Pero insistió que “la estructura normativa posterior es parte de lo que la AC definirá”. A modo de resumen, la parlamentaria señaló: “La AC se convoca y se autoregula en su funcionamiento, aprueba normas constitucionales por 2/3 y todo lo que no apruebe la AC, será el poder constituido (el nuevo Congreso Nacional con las nuevas normas) el que, si desea regularlo, podrá hacerlo con los códigos que la AC definió”.

Comisión Técnica

Para este miércoles estaba prevista una reunión entre Chile Vamos, la ex Concertación y los partidos del FA que firmaron el acuerdo. El objetivo del encuentro era establecer la conformación de la comisión técnica de expertos que redactarán la propuesta de reforma constitucional para habilitar el plebiscito y el proceso constituyente. La derecha y el centro-izquierda revelaron ayer sus representantes. Sin embargo, el FA decidió postergar la reunión para el viernes.

“Nos interesa tener espacio para reunirnos con algunas organizaciones sociales y, posterior a eso, no tenemos ningún problema con reunirnos con otras fuerzas políticas para empujar las propuestas que construyamos en conjunto con dichas organizaciones”, afirmó Catalina Pérez. Según explicó, las reuniones tendrán lugar entre hoy y mañana, pero reservó el nombre de las organizaciones hasta que se concreten los encuentros.

Tanto Comunes como RD aseguraron que todavía no han elegido el nombre de sus representantes en la comisión técnica, pero ambos partidos relativizaron este asunto: “El esfuerzo está en insistir en el contenido, más que en quién lo va a defender”, indicó Pérez. La diputada señaló que el documento que el Frente Amplio (RD, Comunes, Partido Liberal y Convergencia Social) está trabajando con las organizaciones de la sociedad civil abarca temas muy distintos, que van desde asegurar la paridad en la elección de asambleístas o reservar cuotas de participación del 15% de los escaños para pueblos indígenas, hasta definir que el plebiscito de entrada sea con voto obligatorio. Además, buscarán garantizar que los chilenos en el extranjero puedan elegir asambleístas y el voto en el plebiscito para menores de edad (+14), así como que la AC sea al máximo de inclusiva de todos los sectores de la población. “Queremos que sea como una reunión ciudadana, y no un espejo del Congreso Nacional”, concluyó la diputada.

Contenido relacionado

Diputado RD recibirá indemnización de $5 millones por apremios indebidos que recibió siendo estudiante

Tomás Hirsch a sangre fría contra el Frente Amplio: “De ninguna manera debiera haber estado validando un acuerdo de cúpulas políticas”

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Comuna de Santiago comenzó su consulta ciudadana este viernes

Tomás Hirsch a sangre fría contra el Frente Amplio: “De ninguna manera debiera haber estado validando un acuerdo de cúpulas políticas”

Partido Humanista abandona el Frente Amplio y profundiza crisis de la izquierda