Opinión

Los peligros de la “bunkerización” en instalaciones comerciales

Por: Dr. Jorge Contreras Rodríguez y Domingo Gonzalez Flores / Publicado: 22.12.2019
/ Foto: Agencia Uno
Esta nueva estética metálica que ha reemplazado a las otrora mamparas de vidrio que hacían de vitrinas, no solamente protege ante nuevos actos vandálicos, sino que genera una serie de consecuencias indeseables al interior de los locales como una menor ventilación con un consecuente aumento de temperatura, una reducción de la luz natural que ingresa, fenómenos que podrían provocar trastornos a quienes trabajan en esos “nuevos” ambientes. Además en el caso de un incendio, estás nuevas protecciones podrían colapsar las vías de evacuación.

Inesperado como sus consecuencias ha sido el actual escenario de estallido social en el país, una de ellas son los saqueos y las improvisadas protecciones metálicas en instalaciones principalmente comerciales, protegiendo, pero al mismo tiempo, reduciendo ingresos, salidas y vías de evacuación en caso de emergencias. Esta nueva estética metálica que ha reemplazado a las otrora mamparas de vidrio que hacían de vitrinas, no solamente protege ante nuevos actos vandálicos, sino que genera una serie de consecuencias indeseables al interior de los locales como una menor ventilación con un consecuente aumento de temperatura, una reducción de la luz natural que ingresa, fenómenos que podrían provocar trastornos a quienes trabajan en esos “nuevos” ambientes.

Además, desde el punto de vista de la seguridad en el caso de un incendio, estás nuevas protecciones podrían colapsar las vías de evacuación sino se controla el flujo de personas dentro del local y obstruir el trabajo de bomberos. Otra situación de peligro a la que queda expuesta la tienda en llamas es a una explosión de gases con efecto reverso ocasionada en incendios poco ventilados y con potencial de explosión interna ante el ingreso no controlado de oxígeno producto de la apertura súbita de puertas o la entrada forzada de bomberos. Así, esta situación se torna aún más preocupante en el periodo actual, en donde la alta demanda comercial por las fiestas de fin de año y una baja fiscalización, hacen de este estado un nuevo foco de riesgo para los trabajadores y consumidores.

Por lo anterior, es bueno recordar algunas condiciones de seguridad que deben resguardan los centros comerciales antes de instalar protecciones o acciones anti-saqueos, y que garantizan la seguridad de las personas.

-Por ningún motivo se debe reducir el área o bloquear vías de escape, pues están normadas por su tamaño y cantidad según el flujo de personas estimadas en un establecimiento e indicadas en la OGUC (Ordenanza General de la ley general de Urbanismo y Construcciones). Las vías de circulación no deben tener un ancho menor a 150 centímetros y mantenerlas sin obstáculos, las puertas de escape una altura mínima de 2 metros y su ancho entre 80 y 100 centímetros.

-Los centros comerciales deben contar con un plan de emergencia que debe estar actualizado a las nuevas condiciones y su personal capacitado para adoptarlo y aplicarlo.

-El municipio, a través de su departamento de obras municipales, emite el certificado de “recepción final” de una edificación, el cual debe respetar las indicaciones de la OGUC y sus términos en seguridad.

-El municipio es también quien emite el certificado de “patente comercial”, que es un permiso para ejercer alguna actividad comercial, y que dentro de sus requisitos se encuentra un certificado emitido por bomberos, que certifica que la instalación cumple con las condiciones de seguridad contra incendios y permita su actuar de manera efectiva. Toda modificación a las condiciones aprobadas por Bomberos debe ser informada.

Es momento que los diferentes actores como el municipio, locatarios, bomberos, Seremi de Salud, Inspección del trabajo en conjunto con profesionales y académicos del área, se sienten a revisar este inseguro escenario de “bunkerización” y proponer soluciones que eviten exponer a las personas al riesgo o simplemente exigir que se cumpla la Ley, antes de lamentar situaciones que requieran evacuar en pocos minutos ante siniestros naturales como terremotos, tsunamis, y que algunas personas no logren evacuar, efecto que se amplifica con otros espacios comerciales. Por otra parte, todo indica que estas nuevas protecciones no desaparecerán pronto, acompañándonos probablemente una buena parte del 2020, o hasta que se reestablezca las confianzas.

Se puede entender las desesperadas medidas tomadas por locatarios para evitar saqueos, pero es deber de la autoridad regularlas o garantizar la seguridad de las personas por sobre los bienes e instalaciones.

Dr. Jorge Contreras Rodríguez y Domingo Gonzalez Flores
Dr. Jorge Contreras Rodríguez - Especialidad Energía – PUCV y el Ingeniero Domingo Gonzalez Flores – EPROIC Ltda.
Contenido relacionado

Nuevas violencias resistentes frente al Chile neoliberal

Voto obligatorio: oportunismo y desesperación

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Blumel advierte reforzamiento en la seguridad de cara a la PSU: “Vamos a tomar medidas más exigentes”

Ratifican prisión preventiva para Concejal RN Karim Chahuán por saqueos en La Calera

Doctrina y armas israelíes presentes en las protestas en Chile