fbpx
El Desconcierto
Nacional

Carta abierta a Cristián Warnken: construyendo chivos expiatorios

Por: Grupo de Académicos y Académicas U de Valparaíso / Publicado: 12.01.2020
Carta abierta a Cristián Warnken: construyendo chivos expiatorios /
Si Warnken, antes de hacer las acusaciones que hizo, se hubiera interesado por los textos de Marx, no habría omitido la referencia a las Tesis sobre Feuerbach, donde el joven Marx crítica lo que llama el “materialismo anterior”, reivindicando la subjetividad humana, sin la cual, dice, no se entiende su práctica. A propósito de esto, Marx elabora el concepto de “práctica-crítica”, es decir, consciente, guiada por el pensamiento y las subjetividades.

En su columna de opinión del jueves 19 de diciembre del 2019, publicada en El Mercurio, Cristián Warnken, que se desempeña como director de la editorial de nuestra Universidad, hizo una referencia a quienes adhieren a las concepciones de Marx. Dijo allí que para éstos “las dimensiones culturales y espirituales del ser humano prácticamente son prescindibles”. Para los marxistas dogmáticos, añadió, lo espiritual es “opio del pueblo” y, la belleza estética, un “lujo burgués.”

El subtexto de estas afirmaciones, claramente descalificatorias, remiten al más elemental macartismo post Segunda Guerra Mundial y permiten colegir que esa supuesta prescindencia de lo espiritual y de lo cultural, que Warnken atribuye a los “marxistas dogmáticos”, se derivaría de sus referentes doctrinarios, en este caso Marx. En cuyas “burbujas teóricas”, dichos “marxistas dogmáticos” se encerrarían y, por otra parte, los incapacitarían “para conectar con la realidad humana.”

Antes que nada, cabría preguntarle a Warnken, en qué textos de Marx se basan sus afirmaciones, según las cuales para este, “las dimensiones culturales y espirituales del ser humano prácticamente son prescindibles.” Como hombre que trabaja en el ámbito de la cultura, Cristián Warnken no debería hacer afirmaciones, como las que ha hecho, sin un respaldo documental, es decir, sin hacer referencia al correspondiente texto de Marx. Esta falta de rigor viola una norma fundamental de las disciplinas humanísticas, a saber, la no descalificación gratuita. Ciertamente, esta falta no es propia del quehacer universitario.

Si Warnken, antes de hacer las acusaciones que hizo, se hubiera interesado por los textos de Marx, no habría omitido la referencia a las Tesis sobre Feuerbach, donde el joven Marx crítica lo que llama el “materialismo anterior”, reivindicando la subjetividad humana, sin la cual, dice, no se entiende su práctica. A propósito de esto, Marx elabora el concepto de “práctica-crítica”, es decir, consciente, guiada por el pensamiento y las subjetividades. En esto Marx es reiterativo. Sobre el mismo punto, ¿se habrá enterado Cristián Warnken que en “El capital,” Marx, insistiendo en el rol de la subjetividad humana, en forma de metáfora, afirma que lo que distingue a la mejor abeja, que construye panales perfectos del peor trabajador, que construye objetos imperfectos, radica en que este último antes de llevar a cabo su obra la anticipa en su subjetividad? Cristián Warnken ha de saber que con el concepto de “subjetividad” Marx está haciendo mención al mundo espiritual en todas sus manifestaciones. Por tanto, está sosteniendo que esta dimensión es inherente a todo hombre o mujer y que, por lo tanto, es imprescindible cuando se habla del fenómeno humano.

Es posible citar decenas de afirmaciones de Marx, en las que se pone de relieve esta faceta de su pensamiento. La consideración del mundo de las subjetividades y de la cultura es permanente, como lo es también entre sus seguidores más importantes. En efecto, cualquiera que se interese en este tema sabrá que V.I. Lenin, en su polémica en contra de la socialdemocracia de la II Internacional, criticaba a esta con el argumento que subestimaba el factor subjetivo, es decir, el pensamiento y la voluntad. Desde esta óptica ponía de relieve la importancia de la teoría y de su desarrollo. “No hay práctica revolucionaria sin teoría revolucionaria”, sostuvo al respecto. Y, por su parte, Antonio Gramsci -sobre el cual Cristián Warnken no podría dejar de tener antecedentes- postulaba que la superación del capitalismo tenía como una de sus premisas fundamentales, el predominio intelectual y moral en la sociedad, de parte de las clases subalternas, básicamente el proletariado. Este predominio suponía, en buena parte, situar la política en el plano de la cultura y poner de relieve el rol de los intelectuales y su producción (literatura, filosofía, etc.), lo que debía ser objeto de especial atención en los partidos anticapitalistas. También es conocida la figura George Lukacs, otro de los intelectuales marxistas del siglo XX, quien destaca por los aportes que hiciera en la estética y la creación literaria, desarrollando el pensamiento de Marx a propósito de estas problemáticas. Cristián Warnken concederá que estos aportes son de índole claramente espiritual.

En lo referente a Nuestra América, se puede hacer referencia a Ernesto Guevara a propósito, entre otras cuestiones, del debate sobre los estímulos económicos en la sociedad socialista. Sobre esto, Guevara se manifestó a favor de aquellos estímulos de orden moral, dándole a esta –a la moral- un rol fundamental. Por otra parte, la revista Amauta (1926-1930), creación del pensador marxista peruano, Juan Carlos Mariátegui, pone en evidencia la importancia que este autor le daba a los temas culturales, a lo que cabe agregar sus planteamientos sobre un marxismo abierto, dialogante con toda la cultura, donde sus tesis se construyen a partir del estudio de realidades concretas. En esta revista escribió nuestra Gabriela Mistral, además de muchas otras figuras del pensamiento y de la cultura latinoamericana y mundial.

En lo que se refiere a nuestro país, Cristián Warnken debe recordar que los fundadores del movimiento obrero chileno, desde el principio fomentaron la cultura, no sólo fundando periódicos en la pampa salitrera, sino también dándole lugar en ellos a la poesía, tal como Pablo Neruda lo relata en su libro Confieso que he vivido. Agréguese el gran peso que han tenido las concepciones marxistas en la música chilena, incluyendo a Violeta Parra, Víctor Jara o Luis Advis, por sólo citar a tres entre decenas de otros notables. En la antropología, suponemos que se avendrá a reconocer las investigaciones de Alejadro Lipchutz. En la historiografía, las obras de Marcelo Segall, Hernán Ramírez Necochea, Julio Cesar Jobet y Luis Vitale. En la pintura la de José Balmes; y en la poesía, la de Pablo Neruda y Pablo de Rokha, por citar solo algunos, con el perdón de la inmensa lista de los que, por razones de espacio, no podemos nombrar. En este sentido, aunque le pese a Cristián Warnken, una parte muy importante de la cultura chilena es de inspiración marxista. Siendo así, cualquier hombre o mujer que se desempeñe en el ámbito de la cultura lo reconoce. ¿Cómo es posible afirmar, como lo hace Cristián Warnken, que para los marxistas “las dimensiones culturales y espirituales del ser humano prácticamente son prescindibles”?

Cristián Warnken no podría negar que el pensamiento de Marx y de lo que se denomina corriente marxista, en sus diversas tendencias, constituye una de las vertientes más importantes de la cultura y el pensamiento, no sólo occidental sino que mundial. Su obra crítica es tan importante, que ningún otro pensamiento puede dejar de hacer referencia a él, aunque sea para criticarlo, a través de lo cual, por lo demás, muchas veces sus críticos tienden a asumir algunos de sus presupuestos, problemas e incluso categorías, a menudo en cierto diálogo serio y respetuoso. En este marco, no le negamos a Cristián Warken su derecho a emitir un juicio crítico sobre el pensamiento marxista. Lo que le negamos es su pretensión de suponerle características que evidentemente no le son propias y, aún más, que son contrarias a su naturaleza más esencial, como lo demuestra el análisis de sus textos, cosa que Warnken no hace. Prefiere demonizar a este pensamiento presentándolo como contrario a los valores más altos, como contrario “al espíritu”, con lo cual se lo descalifica, legitimando así una supuesta violencia en sus partidarios, los “marxistas dogmáticos”, como los denomina. Al respecto, cabe mencionar a Hanna Harendt cuando en su libro Los orígenes del totalitarismo, dice que “todos los gobiernos que planificaron genocidios siempre comenzaron por destruir a los ojos de sus fieles la imagen del enemigo, futura víctima”. Revísese nuestra historia reciente y se comprenderá la vigencia de este aserto.

Cabe, en ese marco, agregar que Cristián Warnken, en su columna del 19 de diciembre, realiza su alegato “teórico” –claramente descalificatorio- en lo esencial con fines de política contingente. Fines que a nuestro juicio son de claro corte gatopardístico. Lo que pretende es adornar con aires “espirituales” y elevados a la terrestre operación cooptativa que la oligarquía plutocrática, a través del actual gobierno y sus partidos, lleva a cabo la política centrista, tal como ya lo hiciera en 1989, cuando a través de este procedimiento pudo consolidar por 30 años el proyecto neoliberal de la dictadura. Lo que hoy, ante el levantamiento popular en curso, está en desarrollo es una operación análoga. Es en función de la misma que los intereses que la llevan a cabo califican, a través de sus intelectuales, como contrarios al “espíritu” a quienes se niegan a ser cooptados. ¿No se viene escuchando, con propósitos diversos, este mismo argumento en Europa desde la Edad Media y en Nuestra América desde la colonia?

Por cierto que Cristián Warnken tiene todo el derecho de hablar de política contingente y asumir las posiciones que estime conveniente. Y no solo eso. Es saludable, es necesario, es indispensable que lo haga, como debieran hacerlo los demás, en imprescindible debate ciudadano, que tanto nos falta como país. Lo que le criticamos es que en esa incursión que hace por la política contingente descalifique en nombre de la cultura y el “espíritu” a los que no piensan como él. Este proceder antes ya se ha verificado en Chile y en el mundo, con los resultados consabidos. ¿Por qué insistir en el mismo? Además, siendo Cristián Warnken una persona que ocupa en nuestra Universidad un importante cambio en el ámbito de las ideas, ¿puede, sin desprestigiar nuestra institución incurrir en esta forma de proceder?

No afirmamos que Cristián Warnken, conscientemente, tenga fines persecutorios, que fácticamente son inherentes al tipo de descalificaciones que ha hecho en su columna del 19 del presente. Seguramente no persigue esos fines. Lo que decimos es que, aún sin quererlo, contribuye a crear o difundir las premisas ideológicas y culturales requeridas por la implementación práctica de los fines mencionados. En este sentido, cabe hacerle un llamado, no solamente a la seriedad intelectual que debe tener una persona que se desempeña en el cargo que él ocupa en nuestra Universidad, sino también a la responsabilidad moral y política.

Adscriben este documento los siguientes académicos de la Universidad de Valparaíso:

  • Laura Cristina Carmona Soto, Fonoaudiología
  • Luis Corvalán Marquez, Instituto de Historia y Ciencias Sociales
  • Osvaldo Fernández Díaz, Instituto de Filosofía
  • Raúl Fierro Pradenas, Instituto de Matemáticas
  • Mario González Inostroza, Instituto de Historia y Ciencias Sociales
  • Patricio Gutiérrez Donoso, Instituto de Historia y Ciencias Sociales
  • Patricio Herrera González, Escuela de Ingeniería Comercial
  • Ivette Lozoya López, Instituto de Historia y Ciencias Sociales
  • Eduardo Morales Espinoza, Escuela de Derecho.
  • Claudio Pérez Silva, Instituto de Historia y Ciencias Sociales
  • Rolando Rebolledo Berroeta, Instituto de Ingeniería Matemática. Premio Cátedra Presidencial.

Suscriben también, desde otras instituciones:

  • Rolando Álvarez Vallejos, historiador, USACH
  • Jorge Arrate Mc Niven, abogado y economista, UCh
  • Andrés Brignardello Valdivia, profesor y subdirector del Liceo Artístico Guillermo Gronemeyer de Quilpué
  • Manuel Cabieses Donoso, periodista, ex- director de la revista Punto Final
  • José Cademartori Invernizzi, ingeniero comercial, UCh
  • Leila Cárdenas Quilagayza, ingeniera agrónoma, UCh.
  • Alexis Cortés Morales, académico, Departamento de Sociología, UAH.
  • Jorge Coulon Larrañaga, músico, grupo Inti Illimani
  • Igor Goicovic Donoso, académico, Departamento de Historia, USACH
  • Juan Carlos Gómez Leyton, académico, Departamento de Psicología, UPLA
  • Jorge Gonzalorena Döll, sociólogo, UCh
  • Carolina Lagos Aguirre, investigadora, Centro Interdisciplinario de Ingeniería, PUCV.
  • Miguel Lawner Steiman, arquitecto, Universidad de Chile. Premio Nacional de Arquitectura
  • Héctor Morales Henríquez, escritor y poeta, Sociedad de Escritores de Chile
  • Claudia Rojas Mira, investigadora, Asociación de Investigadores/as en Artes y Humanidades.
  • Claudia Rojas Pavez, académica, Departamento de Estadística y Econometría, UTM.
  • Guillermo Teillier del Valle, profesor y escritor, Diputado de Chile
  • Cristóbal Videla Hintze, director del Centro de Extensión e Investigación Luis Emilio Recabarren
  • Manuel Riesco Larraín, economista e investigador, CENDA
Contenido relacionado
Ambulancia que trasladaba paciente con coronavirus se volcó en la Autopista del Sol

Ambulancia que trasladaba paciente con coronavirus se volcó en la Autopista del Sol

Investigación advierte sobre peligros del retorno a clases: 51 niños han muerto y casi 30 mil han sido diagnosticados con COVID-19

Investigación advierte sobre peligros del retorno a clases: 51 niños han muerto y casi 30 mil han sido diagnosticados con COVID-19

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar
VIDEO| Alfredo Castro y la crisis de la cultura en Chile: “La empresa privada nunca se ha interesado en el arte”

VIDEO| Alfredo Castro y la crisis de la cultura en Chile: “La empresa privada nunca se ha interesado en el arte”

El incómodo populismo

El incómodo populismo

¡Que vivan las ovejas negras!

¡Que vivan las ovejas negras!