fbpx
Nacional

La denuncia de dos hermanas por abuso sexual y violación contra los empresarios del fútbol Sergio y Pablo Morales

Por: Por Vanessa Vargas Rojas / Entrevistas y transcripciones: Valentina Camilla y VVR / Publicado: 09.02.2020
La denuncia de dos hermanas por abuso sexual y violación contra los empresarios del fútbol Sergio y Pablo Morales Pablo y Sergio Morales, hermanas y madre /
El reconocido representante de futbolistas Sergio Morales y su hijo Pablo, gerente general de Coquimbo Unido, son acusados por Ignacia Santa María y Nicole Morales de abusos y violaciones sufridas desde la infancia. Las hermanas decidieron hacer públicos sus testimonios y abrir un foco para la denuncia de estos casos en el mundo del fútbol, invitando a otras posibles víctimas a hablar.

El día en que Ignacia Santa María (27) supo que su hermana había sido abusada sexualmente por su padre biológico y violada por su hermano, todo cambió. La conversación surgió de forma imprevista, mientras Nicole se arreglaba para ir a jugar fútbol. “Yo sé lo que te hicieron”, le dijo, y bastó para que ambas se entendieran.

Lo peor para Ignacia fue confirmar que no había logrado proteger a su hermana del mismo destino que ella sufrió. La conversación fue clave al momento de tomar la decisión de denunciar ante Fiscalía, en diciembre de 2017. Antes, la joven actriz tuvo que sortear el temor de acusar a su padrastro y hermanastro, dos nombres conocidos en el mundo del fútbol, de poder e influencia económica. Durante años pensó que la cuestionarían al contar su verdad y sólo terminó de entender que no era culpable de lo vivido al saber que también habían hecho lo mismo con Nicole.

Sergio Morales—padrastro de Ignacia y padre de Nicole—, es agente FIFA y gerente general de la agencia Mundo Futuro, que lidera la representación de una treintena de jugadores en Chile y el extranjero. Diego Valdés (Santos Laguna), Esteban Paredes (Colo-Colo), Leandro Benegas (Palestino), Brayan Cortés (Colo-Colo), Jean Meneses (León), Matías Cano (Coquimbo Unido) son sólo algunos de los futbolistas que han contratado sus servicios, en un listado que incluye a más de 90 jugadores.

A la vez, su hijo Pablo Morales es el gerente general de Coquimbo Unido, club al que la familia llega como accionista tras la grave crisis que mantuvo durante años al elenco de la IV Región en la Primera B y con grandes deudas. En medio de cuestionamientos éticos por su representación paralela de jugadores de otros equipos como Audax Italiano—en manos de Mundo Futuro—, los Morales se han atribuido el buen momento del elenco pirata y Pablo comenzó a ser la cara visible de los coquimbanos ante los medios, mientras que su padre es uno de los administradores y accionistas del club.

A mediados de julio de 2019, cansadas de esperar una respuesta de la justicia, Ignacia y Nicole interpusieron querellas contra Pablo y Sergio Morales por violación y abusos sexuales reiterados.

En medio de las dudas ante la influencia de los Morales y de un proceso judicial que describe como denigrante para las víctimas, la actriz contactó a El Desconcierto para contar su historia y la de su hermana menor, Nicole, convencida de la importancia de hacer públicos sus testimonios.

Dos niñas en peligro

En los recuerdos de las hermanas, la infancia transcurrió marcada por la violencia de Sergio Morales. Una de las primeras imágenes de ambas viviendo en una casa cerca de Los Dominicos las remite a un episodio de violencia contra su madre, cuando tenían 6 y 4 años cada una.

“Estábamos las dos en pijama, mi papá cerró la puerta después de encerrar a mi mamá y se le quedaron los dedos atrapados a la ‘Ina’. Ella golpeaba la puerta y no le abrían, no le abrían, y las dos llorábamos afuera. Es el primer recuerdo que tengo de vivir juntos”, relata Nicole Morales.

Ambas vivieron junto a su madre y Sergio Morales hasta que Ignacia cumplió 8 años y su hermana 5. Tras la ruptura de la pareja, la mujer le pidió que se fuera de la casa y se llevó a ambas niñas del lugar mientras él sacaba sus cosas. Ignacia recuerda que ese día él las salió persiguiendo y que, al alcanzar el auto, lanzó un escupo por la ventanilla contra su mamá.

Pablo Morales / Foto: Coquimbo Unido.

Tras la separación de la pareja, las niñas comenzaron a tener visitas esporádicas con su padre en la casa de los abuelos. En ese contexto ocurrió el primer abuso sexual que Ignacia dice que vivió de parte de su padrastro.

“La imagen que tengo es de una pieza trasera, muy oscura, sin ventanas. Yo estaba sola y ahí en la oscuridad y me agarró la mano y me hizo masturbarlo. Es el único recuerdo que tengo, no sé si pasó algo más porque yo me quedé tiesa”, detalla. Después de ese episodio para Ignacia transcurrieron años de dudas y confusión. Tenía ocho años.

Luego de eso Sergio Morales desapareció y no mantuvo contacto con sus hijas en siete años. Tiempo después, su madre le confesó a Ignacia que el empresario no era su padre biológico. La repentina ausencia dejó confundidas a las hermanas. Ambas lo extrañaban y no entendían la separación, aunque para Nicole la distancia fue aún más difícil. A los 11 años comenzó a escaparse para buscarlo hasta que logró que un día, cansada de sus repentinas huidas, su madre le permitiera irse a vivir con él. Pero la alegría de volver a contar con una familia tradicional duró muy poco. Cuando habían transcurrido pocos meses de su llegada al nuevo hogar, Nicole dice que Sergio Morales comenzó a abusarla sexualmente y los episodios no se detuvieron hasta que cumplió 15 años.

Sergio Morales con Esteban Paredes / Foto: Mundo Futuro.

Era el mismo modus operandi que había utilizado con Ignacia cuando niña. Lo peor ocurrió cuando, al cumplir los 13, Nicole comenzó a sufrir también los abusos de su hermano, Pablo, el gerente general de Coquimbo Unido.

En febrero de 2008 fueron de vacaciones a Punta del Este (Uruguay). Sergio llevó a sus dos familias y las instaló en casas distintas: por un lado, Ignacia con su madre; y por otro, Katy —ex pareja de Sergio— junto al resto de los hijos del empresario y Nicole. En las noches, Pablo comenzó a intentar abusar de ella, quien hasta entonces aún no mantenía relaciones sexuales. Nicole recuerda que sentía terror de que los encontraran, como si ella hubiera estado haciendo algo malo. “Esto yo no lo he hablado con nadie”, confiesa antes de quedarse en silencio. Ese día, en la entrevista con El Desconcierto, Ignacia escuchó por primera vez los detalles de la violación de su hermana.

Nicole dice que vivió en simultáneo los abusos sexuales de su padre y hermano desde los 13 a los 15 años. Hasta hoy la joven no sabe si Sergio Morales estaba en conocimiento de las violaciones de su hijo Pablo. Tampoco se lo ha querido preguntar: “Siento que no me haría bien saberlo, mi mente está suficientemente dañada”, asegura.

Manipulaciones y exceso de alcohol

Para Ignacia la historia no fue tan distinta. Cuando cumplió 14, Sergio Morales regresó y le pidió perdón por su abandono de años. Ese día le aseguró que había estado en rehabilitación y que ella siempre iba a ser su hija. Nuevamente comenzó a intentar recuperar su confianza manipulando el interés de la joven por salir a fiestas y viajar.

Pese a tener 15 años, Ignacia comenzó a tratar con el entorno de su padrastro, compuesto principalmente de futbolistas y hombres de mayor edad. En medio de una dinámica de tensión con su madre que él se encargaba de fomentar, le propuso un viaje a Brasil en enero de 2008 con el objetivo de que olvidara sus problemas.

“Esa noche me pasó plata y condones, por si acaso me dijo. Él me fomentaba el carrete y el copete siempre”, recuerda. Al retornar al dormitorio del hotel, aunque era evidente que había bebido en exceso, su padrastro le dio a tomar de unos vasos que ya tenía servidos. Todo se apagó rápidamente para Ignacia. Aunque los recuerdos son difusos, tuvo plena certeza sobre lo ocurrido en la mañana del día siguiente.

Sergio Morales, madre y hermanas.

En un relato crudo, la joven detalla que “desperté toda violada, por todas partes, muy adolorida, no entendía nada, estaba muy lejos de mi casa, sola, con él. En mi razonamiento adolescente sólo pude hacerme la tonta e intentar creer que no había pasado nada. Pensaba: me puedo quedar aquí tirada, cómo vuelvo”.

Sin saber cómo enfrentarlo, perdida en el miedo y la confusión, la joven y su padrastro retornaron a Chile y ella no logró contarle a nadie lo ocurrido. Un mes más tarde, Morales, quien acostumbraba ofrecer paseos a su familia, pagó unas vacaciones para todos a Punta del Este: el mismo viaje en donde Nicole comenzó a sufrir los abusos de su hermano. Ambas fueron víctimas de los Morales en el mismo lugar.

Durante las vacaciones, Sergio le dijo a Ignacia algo que nunca pudo olvidar: “Para mi cumpleaños me preguntó qué quería de regalo delante de todo el mundo y le dije que extensiones para el pelo. Cuando todos se habían ido, recuerdo que me dice ‘bueno, si quieres las extensiones ya sabes cómo tienes que pagarlas’”. Escuchar eso fue revelador. La joven entendió que su padrastro no le regalaba cosas como a una hija, sino que intentaba darle en el gusto para poder abusar de ella. En ese contexto de confianza y manipulación ocurrieron la mayoría de las violaciones que recuerda.

En una de las noches en Punta del Este, Ignacia, Sergio y Pablo Morales salieron de fiesta juntos y, según revela, fue ultrajada sexualmente por su padrastro y hermanastro. Al día siguiente, el empresario envió a su hijo a comprar una pastilla del día después para la joven.

Santa María cuenta que en esos momentos siempre le hicieron creer que estaba engañando a su mamá. “Imagínate todo lo bien que lo podríamos pasar mientras la gente piensa que tú eres mi hija”, dice Ignacia que le comentó Sergio en una oportunidad. Al día siguiente de haberla violado, mientras iban en un taxi camino al aeropuerto para regresar a Chile, Pablo le dijo que nunca había disfrutado tanto estar con una mujer y llegó a preguntarle si le podía “hacer el favor” a un amigo que era virgen.

Sergio Morales, Ignacia y su madre.

“Lo mandé a la mierda y le dije que no quería volver a verlo en la vida. Desde ahí no lo vi más”, detalla Ignacia.
Años después, al momento de decidirse a denunciar y comprender lo que había vivido, Ignacia enfrentó el peor episodio de depresión de su vida. Para sobrevivir había normalizado una infancia de abusos y sólo una década después pudo entenderlo.

“Recién ahí le tomé el peso. Fue muy difícil, pero enfrentarlo, aceptar los dolores y hablarlo me ayudó mucho en mí reparación”, revela.

“Nada pudo evitar que habláramos”

Al cumplir los 18 años, la joven actriz decidió ir a estudiar a España y escapar de todo lo que la dañaba. Morales, aún manipulando la dinámica familiar, viajó con ella con la excusa de ayudarla a buscar arriendo y dejar pagados sus estudios.

Al llegar, Sergio la invitó a viajar a Milán, Italia, donde tenía asuntos de trabajo que resolver. A Ignacia esta invitación le recordó la dinámica tras todos los abusos vividos y le dio fuerza para enfrentarlo. Ese día se atrevió a decirle que había arruinado su vida y su esperanza de tener un padre.

En Madrid, el año 2010, el padrastro respondió pidiéndole perdón y asegurándole que la dejaría tranquila.

Hoy, ninguna de las hermanas tiene contacto con Pablo y Sergio Morales. Tras la conversación en donde Ignacia y Nicole descubrieron las experiencias en común de abuso y violación, cortaron toda relación con ellos. En la familia, la versión que incluso manejaban los hijos del representante de futbolistas es que Ignacia mantuvo -a sus 15 años- “una relación consentida” con su padrastro.

De hecho, padre e hijo fueron llamados a declarar en noviembre de 2018 y enero de 2019 y ambos negaron las acusaciones. En dicha ocasión, Sergio Morales afirmó ante la justicia que con Ignacia “manteníamos una relación más de amigos, nunca me trató como a un padre”.

A fines del año pasado, la Corte dictó el sobreseimiento definitivo de la primera querella interpuesta por Ignacia Santa María en contra de su padrastro en 2017, argumentando que el delito ocurrió fuera de Chile y, por tanto, la Fiscalía no puede investigar.

“Evidentemente es una decisión que no compartimos. Existe norma expresa (artículo 6 del Código Orgánico de Tribunales) que otorga competencia a los tribunales para investigar delitos cometidos por chilenos contra otros chilenos en el extranjero”, explica el abogado Nicolás Pavez, quien representa actualmente a las hermanas ante la justicia.

El tribunal añadió que los delitos denunciados por Ignacia estaban prescritos, un punto que también es rebatido por su abogado, dado que el testimonio de la joven indica que los abusos se reiteraron en el tiempo. Además, en la anterior legislación -que precede a la actual ley de imprescriptibilidad de los delitos sexuales contra menores-, el plazo de prescripción de los delitos comienza a contar desde el momento en que la víctima cumple 18 años.

Este hecho marca una diferencia respecto a la situación de Nicole, quien no había ejercido ninguna acción previa ante tribunales contra su padre biológico y cuya causa sigue vigente. Los Morales son representados por el abogado Carlos Labbé Caniulao, miembro del Tribunal de Disciplina de la ANFP.

Ignacia Santa María y Nicole Morales decidieron dar sus testimonios de manera pública, aunque confiesan tener miedo ante eventuales represalias.

“Mi motivación es que a ningún niño o niña más le vuelva a pasar algo así. Como comunicadora y artista creo importante exponer este tipo de situaciones que están normalizadas en la sociedad. La gente sigue sin entender las reacciones de las víctimas ante estos delitos y las manipulaciones sicópatas de estos agresores. Hay que estar informados para prevenir y si mi historia sirve para evitar al menos un abuso, todo esto valió la pena”, detalla.

A dos años de haber iniciado el proceso ante la justicia, la joven hace un llamado a que, si existen más víctimas que hayan vivido los abusos que ella y su hermana experimentaron, se atrevan a hablar. También plantea una reflexión colectiva: “Los abusadores son cobardes y no conocen el amor, la única arma que tienen es nuestro silencio. El punto de inflexión de una víctima de este tipo de delitos es hablar. Como mujer creo que tengo la responsabilidad social de exponer a estos agresores, ya que no me cabe duda que hay más víctimas de ellos y quiero que la gente que los rodea lo sepa”.

Junto a la compañía de teatro callejero Nómades -dirigida por Ignacia junto a Ayleen Flores- iniciaron una campaña de acompañamiento contra el abuso infantil a través de una intervención teatral en el Metro de Santiago. El montaje, inspirado en el texto de Catherine Anne “Agnes”, aborda la historia de una niña violada por su padre. Al finalizar la performance, dejan disponibles sus redes para entregar información sobre apoyo judicial, emocional y en torno a la experiencia de la denuncia. Para la joven, es la oportunidad de informar, educar y realizar un apoyo a la protección de la infancia, un trabajo que hoy inspira el quehacer de Nómades.

Nicole Morales también se hizo más fuerte tras lo vivido. “A pesar de lo que tengan, de lo que hagan y de quienes sean, no te pueden callar, no pudieron”, recalca. “Nada pudo evitar que habláramos”.

El Desconcierto intentó reiteradamente contactar al abogado Carlos Labbé y a los empresarios Sergio y Pablo Morales a través de diversas vías, con el fin de conocer sus impresiones sobre el caso. Ninguno de ellos respondió hasta el cierre de esta edición.

Contenido relacionado
Segundo retiro del 10%: Este miércoles el proyecto comienza su nuevo camino en el Congreso

Segundo retiro del 10%: Este miércoles el proyecto comienza su nuevo camino en el Congreso

Partido por la Dignidad buscará reinscribirse pensando en candidaturas independientes para Convención Constitucional

Partido por la Dignidad buscará reinscribirse pensando en candidaturas independientes para Convención Constitucional

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar
A un año del suicidio de Antonia Barra: Fiscalía estudia una sexta denuncia de abuso sexual contra Martín Pradenas

A un año del suicidio de Antonia Barra: Fiscalía estudia una sexta denuncia de abuso sexual contra Martín Pradenas

Detienen a hombre acusado de abuso sexual infantil en Doñihue

Detienen a hombre acusado de abuso sexual infantil en Doñihue

Denuncia de abuso sexual por videos en TikTok: Acusado quedó en libertad tras pagar fianza de $4 millones

Denuncia de abuso sexual por videos en TikTok: Acusado quedó en libertad tras pagar fianza de $4 millones