fbpx
Opinión

Por qué necesitamos la unidad

Por: Denisse Martel / Publicado: 01.10.2020
Por qué necesitamos la unidad / Foto: Agencia Uno
Hago este llamado a los partidos políticos para que den el ancho al momento histórico en el que estamos viviendo y no pongan el acento en mantener a tal o cual alcalde, y se empapen del espíritu ciudadano, de lo que realmente sufre la gente. Pónganse la mano en el corazón y comprendan que fue el pueblo quien los puso en el sitial donde están para que fueran sus representantes y no sólo para representar sus propios intereses.

Estamos viviendo tiempos complejos. El estallido y la pandemia nos quitaron el velo y nos mostraron tal como somos, como un Chile carente, falto de dignidad, sobreendeudado, que no tiene conciencia de clase, ya que si debes trabajar para vivir y no puedes dejar de hacerlo, ni vivir de tus ahorros o propiedades, eres clase obrera y no clase media, como te hacen creer. Por lo mismo, hicimos oír nuestra voz fuerte y clara el 18 de octubre y también lo hicimos para el retiro del 10 % de nuestros ahorros para la vejez, ya que el gobierno no fue de capaz de asistirnos, y sólo desembolsó 4 mil millones de dólares en apoyo, cuando las familias han debido desembolsar aproximadamente 15 millones de dólares de los retiros a sus seguros de cesantía y 10% de la AFP.

Y ahora, luego de que nos vimos obligados a aceptar las reglas de la clase política en el proceso constituyente el 15 de noviembre, porque la exacerbada represión y el Covid impedían continuar en las calles, los partidos políticos irresponsablemente no logran ponerse de acuerdo, y prefieren tener a los chilenos en vilo. Negocian cupos para alcaldes y gobernadores sin ningún sentido de realidad de lo que realmente queremos los chilenos, solicitando mínimos comunes, cuando el único mínimo común que queremos es una vida digna. Y nos tratan como niños que no supiéramos distinguir que, aunque se unan estratégicamente por el bien común, sabemos que son partidos diferentes.

La posibilidad de tener una vida más digna sólo la ofrece un cambio en la Constitución, ya que alcaldes y gobernadores son cargos temporales, que hasta podrían modificarse por la Convención Constitucional, pero lo realmente importante es la unidad, que ya se debería haber alcanzado.

¿Por qué necesitamos esta unidad? Necesitamos esa unidad porque es importante impedir que la derecha logre, al estar unida en una sola lista, ganar con sus candidatos los cupos en la Convención Constituyente. Por el actual sistema d´hont, que favorece a los pactos y sus listas, ellos llevan ventaja de sacar más candidatos electos. Si la centroizquierda lleva varias listas de pactos, sumados a los partidos que no adhieren a pactos y a los independientes (que no van en cupos de partidos) se atomiza mucho el escenario, siendo un verdadero suicidio ir con 5 ó 6 listas. Porque el sistema favorece a las listas más votadas, y si por la única lista que lleva la derecha votan todos sus adherentes, tendrán más votos que cada una de las 5 ó 6 listas que lleve la centroizquierda, quedando fuera las listas menos votadas y saliendo los candidatos sólo de las listas más votadas, peligrando que la derecha llegue con 1/3 de los convencionales, lo que haría muy difícil lograr cambios a la Constitución.

¿Por qué sería difícil lograr cambios en la Constitución si la derecha llega a tener 1/3 de convencionales? Sería difícil lograr cambios en la Constitución porque el 15 de noviembre se hizo un muy mal acuerdo, replicando el sistema binominal, donde la derecha está sobrerrepresentada, pues con 1/3 tiene el poder de veto sobre la mayoría, tal como pasó por más de 30 años con el binominal, bloqueando los cambios en mejoras sociales.

Por eso hago este llamado a los partidos políticos para que den el ancho al momento histórico en el que estamos viviendo y no pongan el acento en mantener a tal o cual alcalde, y se empapen del espíritu ciudadano, de lo que realmente sufre la gente que no puede llegar sin endeudarse a fin de mes, que paga un altísimo costo por vivir con salarios que suben $ 1.500 pesos al año, sin educación de calidad para romper el círculo de la pobreza. Pónganse la mano en el corazón y comprendan que fue el pueblo quien los puso en el sitial donde están para que fueran sus representantes y no sólo para representar sus propios intereses.

Denisse Martel
Egresada de Derecho, Universidad de Chile.
Contenido relacionado
La paridad no es suficiente

La paridad no es suficiente

Plebiscito, un balance

Plebiscito, un balance

Te puede interesar
La paridad no es suficiente

La paridad no es suficiente

Plebiscito, un balance

Plebiscito, un balance

La «ciudad neoliberal»: Cómo se configuró la abismante exclusión territorial que devela el plebiscito

La «ciudad neoliberal»: Cómo se configuró la abismante exclusión territorial que devela el plebiscito