Internacional

España podría probar en humanos la vacuna contra el COVID-19 a comienzos de 2021

Por: Carolina Ceballos | Publicado: 29.07.2020
España podría probar en humanos la vacuna contra el COVID-19 a comienzos de 2021 | Imagen referencial coronavirus/Agencia Uno
En el laboratorio la fórmula se está probando ahora en ratones, un trabajo a través del que pretende establecer si se produce la respuesta inmune necesaria. La expectativa es poder comenzar en septiembre los experimentos con ratones humanizados.

Algunos de los prototipos españoles a vacuna contra el COVID-19 se encuentran ahora inmersos en los experimentos con animales y, si los resultados son positivos, varios grupos podrían pedir en diciembre a la Agencia Española de Medicamentos, el permiso para comenzar los ensayos clínicos en humanos.

Una vez obtenida la autorización, que podría tardar semanas o meses, empezaría la primera fase de  ensayos con voluntarios sanos.

Pero antes, señala a Efe Vicente Larraga, responsable de uno de los candidatos a vacuna en España, hay que completar la parte preclínica, es decir, los experimentos con los modelos animales.

[Te puede interesar]: Llama a mantenerse en “vigilancia extrema”: OMS advierte que la pandemia está entrando en una fase “nueva y peligrosa”

Su laboratorio en el Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas (del Consejo Superior de Investigaciones Científicas -CSIC-) está probando ahora en ratones si se produce la respuesta inmune necesaria y la previsión es poder comenzar en septiembre los experimentos con ratones humanizados.

A estos últimos, en un laboratorio con una seguridad especial, se les inoculará el virus y se comprobará si, con el prototipo de vacuna, resisten a él: si baja la carga viral y la lesión pulmonar.

En el mejor de los casos -añade Larraga- y si los resultados de estas fases en animales son positivos, se podría acudir la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) a fines de año para pedir los permisos para comenzar los ensayos clínicos.

Este autorización no se da de manera inmediata, pues el proyecto debe pasar por un examen por parte de la Aemps.

Una vez conseguido, es el centro de turno el que junto a hospitales y/o farmacéuticas, organiza el ensayo clínico; según Larraga, su grupo ya está en conversaciones al respecto.

Los ensayos clínicos tienen tres fases, más una cuarta de revisión aplicable, sólo cuando el fármaco o vacuna ya tiene la aprobación de las agencias reguladoras y está en el mercado. Cada una de las etapas de un ensayo está diseñada para responder a unas preguntas.

En la fase 1 se testea la seguridad y es la primera vez que la sustancia se administra en humanos -Larraga dice que el CSIC ya ha recibido solicitudes de voluntarios para participar en esta fase-.

Esta etapa se realiza con menos de un centenar de voluntarios sanos y su objetivo principal es establecer si la sustancia es segura y no produce daños en las personas, pero también sirve para determinar cuál es la mejor forma de administrarla y cuál sería la dosis adecuada que no produciría daño en los pacientes.

Una vez comprobado que la candidata a vacuna es segura se tiene que determinar su eficacia. En la fase dos participan un mayor número de personas, mientras que en la tercera se multiplica por miles.

Aquí se comprueba si la inmunización protege efectivamente a la población frente a la exposición del coronavirus. Si los resultados son positivos, las agencias reguladoras de medicamentos pueden conceder la autorización y la venta de la vacuna.

De manera paralela, se debe estudiar la manufactura de la misma a gran escala para confirmar que se pueden obtener las miles de dosis necesarias para la población y que conserva las propiedades con las que se había diseñado, manteniendo su eficacia y seguridad.

En concreto, el grupo de Larraga busca una vacuna que utiliza un antígeno del coronavirus para estimular la inmunidad.

El método consiste en poner el gen del antígeno en un «vehículo» sintético de ADN que pueda ser introducido en el organismo del paciente e inducir la protección frente a la infección.

El procedimiento ya ha sido probado en una vacuna para la leishmaniasis canina que se encuentra en la última fase -petición a la Agencia Europea del Medicamento del permiso de fabricación y comercialización-.

Su desarrollo, según sus responsables, presenta una ventaja adicional: el proceso de escalado industrial del candidato a vacuna ya se ha realizado previamente, lo que adelantaría notablemente la fase industrial de fabricación, las pruebas en humanos y su producción posterior, siempre que los resultados de las pruebas sean positivos; la vacuna en todo caso no estaría para antes de un año.

 

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.