fbpx
Voces

VOCES| A quienes se apropian de las letras de Víctor Jara: Usted no es ná, ni chicha ni limoná

Por: Pía González Suau, escritora / Publicado: 09.09.2020
VOCES| A quienes se apropian de las letras de Víctor Jara: Usted no es ná, ni chicha ni limoná @fabciraolo /
Busquen entre ustedes compositores tan queridos como Víctor Jara o pídanle a Alberto Plaza que les componga algo, debe estar impaciente por que hablen de él en las redes.

Llegó septiembre, los aires de primavera y la baja de contagiados alivianaron tensiones. A varios se les olvidó que el virus sigue igual de mala persona y se pusieron a hacer cuentas alegres de sus candidaturas. De un día para otro se silenció la cesantía, las angustias de la gente y la incertidumbre, porque un alcalde disparó el tiro de partida y comenzó la carrera.

Corren buscando su silla para acomodarla en el escenario, donde está el trono para el elegido. Los observamos y poco nos importan sus afanes de poder ni esa increíble capacidad de tirar nombres de candidatos, en un tablero de ajedrez que solo ellos juegan. Ni se les ocurre pensar que pasaremos por encima de sus piezas tan cuidadosamente ubicadas, porque la gente los mira y al hacerlo, nota la increíble capacidad que tienen de pensar que no tenemos memoria y que somos estúpidxs.

En este sinsentido se desbandaron y no les bastó con disfrazarse de lo que no son, sino además quisieron apropiarse de lo ajeno. Sí pues, señores de la derecha pinochetista, es feo esto de andar robando titulares y sentires, que se forjaron después de mucho dolor, de ausencias, de noches solitarias llenas de miedo, de zozobras y pobreza, mientras ustedes andaban felices, acumulando riqueza, muertos de la risa, vestidos de gala y cuadrándose al general.

[Te puede interesar]: #AllendeEnlaCultura| «Venceremos»: 4 de septiembre de 1970, el día más feliz

Se entiende que las personas cambien, eso lo saben los que tuvieron que partir desterrados con lo puesto y aprender un idioma ajeno, encontrar un trabajo en territorio desconocido y no ver más a sus seres queridos. Ellas y ellos cambiaron, tuvieron que encontrar caminos de sobrevivencia, y en ese proceso nadie sigue igual. También cambiaron los que aquí se quedaron. Experimentaron vivir con miedo, callados, con una cesantía escandalosa y después, arriesgaron sus vidas por echar al dictador. Cambiaron, y mucho.

Quienes ahora gobiernan están desesperados y también dicen haber cambiado, que el poder los transformó en personas visionarias. Es un derecho de los seres humanos. Pero al parecer, la derecha confundió los conceptos. Porque una cosa es ver la luz y otra muy distinta apropiarse de lo que no les pertenece. Ustedes que son fanáticos de la propiedad, ¿fueron a golpearle la puerta a Joan (viuda de Víctor Jara) y le pidieron la letra de su canción? ¿Saben de la Fundación V.J. y que existen los derechos de autor? De haberlo hecho, aunque dudo tengan las agallas, no cuesta imaginar la expresión de ella.

Los amigos, colegas, observadores pasivos (como quieran llamarlos) de los asesinos de su marido, vienen a decirle que están usando una frase nomás de esa canción tan linda de “Víctor», ‘El derecho de vivir en paz’. ¿No hay problema Joan?

Vaya que sí lo hay. 

Ella recorrió lugares, golpeó puertas, lloró con sus hijas pequeñas a cuesta, se defendió de las frases lascivas, del desdén y la burla para finalmente encontrarlo en un nicho del cementerio, sabiendo que fue torturado, mutilado y acribillado… ¿Y por qué?

Porque componía y cantaba a la vida, con un gran talento. Creaba canciones que ustedes prohibieron y que ahora necesitan para ponerse el disfraz de hombres buenos, de gente que entiende al pueblo, que canta con ellos y corea sus letras.

[Te puede interesar]: #AllendeEnlaCultura| Fernando Carrasco, decano y Quilapayún: “La Unidad Popular se vistió de canción”

Busquen entre ustedes compositores tan queridos como Víctor Jara o pídanle a Alberto Plaza que les componga algo, debe estar impaciente por que hablen de él en las redes. Pero no quieran apropiarse de lo que nos inflama el alma. Porque esas letras no salieron de la nada, no son palabras bonitas y decorativas, como suele entender la cultura los ladrones de trabajos ajenos. No son cosmética superficial. Surgieron de profundos anhelos de justicia, de cambios, de rabia también, de impotencia. Hay vidas detrás que lo dieron todo, que se sacrificaron ellos mismos por gritarlas al mundo.

Busquen inspiración en Chacarrillas. Hagan memoria y recuerden el año 1977,  subiendo el cerro Santa Lucía, en fila, peinaditos y con una vela en la mano y el dictador con su capa flameando al viento en la noche oscura, esperando a sus retoños. Inspirador.

Si no pasa nada y no tienen dónde encontrar algo, entonces, en una de esas tienen suerte y los autorizan a usar otras canciones de Víctor Jara (no la que ya cantamos en octubre), por ejemplo Ni chicha ni limoná. Podrían ponerla en un video e incluso cantar un par de párrafos:

Arrímese más pa’ ca
Aquí donde el sol calienta
Si uste’ ya está acostumbrado
A andar dando volteretas….

O puede ser esta otra canción, esa estrofa que dice:

De pie, luchar
El pueblo va a triunfar.
Será mejor
La vida que vendrá….

Es de los Quilapayún, y la gente la corea a mil voces. Eso sí, que es el himno de la izquierda en el mundo entero, pero como en pedir no hay engaño y los disfraces varían según la ocasión, en una de esas los vemos en una marcha en Apoquindo, escoltados por Carabineros, cantándola a todo pulmón.

Contenido Relacionado
VOCES| Piñera y DDHH: Las nuevas formas de mentir

VOCES| Piñera y DDHH: Las nuevas formas de mentir

VOCES| Frente de Artistas Mapuche: A pesar de las mascarillas gritamos fuerte

VOCES| Frente de Artistas Mapuche: A pesar de las mascarillas gritamos fuerte

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.