Nacional

Testimonio de una víctima de violencia sexual: Lo que sucede detrás de las apariencias de la UC

Por: core | Publicado: 17.05.2018
Testimonio de una víctima de violencia sexual: Lo que sucede detrás de las apariencias de la UC casa_central_pontificia_universidad_catolica_de_chile |
Encubrimiento, desinterés y falta de apoyo a la víctima son las principales actitudes que toma la Pontificia Universidad Católica a la hora de investigar casos de acoso sexual y violencia de género. Este relato deja al descubierto que los protocolos y la actitud de las autoridades de la UC sirven de poco cuando la cultura patriarcal domina a las instituciones educativas de Chile.

Varias veces he tratado de escribir lo que voy a contar pero no lo había podido lograr. No podía domar mi rabia, quedaba atrapada en la pena y el dolor. Hoy es el día. Con el apoyo de todas, con universidades en toma exigiendo un trato digno, con la rabia que sentí después de leer la columna del rector en El Mercurio la semana pasada, e impulsada por la injusticia vivida, acá comparto mi vivencia como víctima de violencia sexual en la UC.

No aguanto más ver cómo salen en la prensa contando como la UC está abordando el asunto con sus protocolos y políticas de prevención. La semana pasada Roberto González, presidente de la comisión que desarrolló los protocolos y las políticas de prevención y apoyo a víctimas de violencia sexual, apareció en 24 Horas ofreciendo compartir los avances que han logrado. ¿Qué avances? ¿Cómo silenciar a las víctimas y a todas personas que de verdad quieren acogernos? ¿Cómo re victimizarnos? ¿Cómo apoyar a nuestros victimarios? Porque por dentro eso es lo que hacen en la UC, mientras para afuera, construyen una imagen que no es real. Lo real es que nos dejan botadas.

Cada vez que un miembro de la UC sale en la prensa aplaudiendo su propia labor y argumentando cómo acogen a las víctimas de violencia sexual, me siento botada nuevamente. Siento que se niega mi existencia. Porque en realidad no nos apoyan. Todo lo contrario. Hacen todo para debilitarnos, para silenciarnos, para aniquilarnos. Hablo en plural porque sé que no soy la única, no estoy sola en este dolor.

Basta ya. Suficiente es suficiente.

Hace dos años y medio conocí el lado oscuro de la UC, cuando busqué apoyo después de haber sido víctima de un ataque de violencia sexual perpetrado por un compañero del programa de magíster de cuál formé parte, y su cómplice. Sé que muchos querrán saber que pasó, los detalles de los hechos. Pero acá no se trata de lo que me pasó en ese ataque, esa lucha la estoy llevando en el sistema judicial. Me crean o no me crean, no es necesario tener los detalles. Porque acá se trata de cómo un ambiente universitario se transforma en un soporte para estos delitos.

Mi búsqueda de apoyo en la universidad empezó a fines del año 2015, meses antes que Confesiones UC saliera en Facebook y mucho antes de que la universidad empezara a desarrollar sus protocolos. Debido a que en esos tiempos yo estaba colgando a un hilo delgado de conexión con la vida, sin capacidad de expresarme verbalmente y en un dolor extremo, denunciamos los hechos a través de mi marido (académico UC) y el director de su unidad académica. Pedimos a la secretaría general que se investigaran los hechos. Desde entonces viví la oscuridad presente en diferentes instancias de la comunidad UC donde algunos operadores salen en la prensa a aparentar frente a la sociedad chilena una imagen de acogida a las víctimas que es falsa e inmoral.

Secretaría general

Fue la secretaria general misma, Sra. María Elena Pimstein, quién en su respuesta a la carta de mi marido me mostró que carece de toda preocupación por las víctimas. Peor, en su realidad no existo. Primero, nunca me contactó para saber cómo estaba ni para preguntarme lo que sufrí. Segundo, decidió no abrir una investigación por, entre otras razones, no querer revictimizarme, sin embargo en esa misma carta niega que hay una víctima -en su realidad existe una eventual víctima de un eventual delito-. Hasta acá es poco afortunado su actuar, muestra desinterés por el bienestar de una víctima y una falta de profesionalismo en cómo abordar una situación tan delicada. Pero lo oscuro se muestra en el hecho que ella contactó, sin mi consentimiento, directamente al fiscal de mi caso legal entregando información incorrecta, desprestigiando gratuitamente a mi persona, e indicando que a su juicio no había lugar para abrir una investigación interna. ¿Cuál fue su motivación para averiguar quién era el fiscal de mi caso y contactarle, antes de que yo tuviera la oportunidad de configurar mi equipo legal?

Parecía que hasta ahí llegó el actuar oscuro de la secretaría general. Pero cuando meses después salieron a la luz los casos donde la realidad se denunció en Confesiones UC, la secretaría general (SG) despertó y me citó a declarar en un aparente sumario interno, sin darme más información. Cuando contacté a la SG para pedir más detalles, me respondió la Sra. Cristina Fernández, pro secretaria general, dándome a conocer que habían abierto una investigación interna como lo había pedido mi marido. Esta correspondencia careció de preocupación alguna por mi calidad de víctima, lo que no me hizo sentir acogida, ni me dio la confianza para declarar en una investigación ya fuera de tiempo. A través de mi abogada pedimos explicaciones del por qué ahora se habría decidido abrir dicha investigación y además pedimos que se comunicara esto a Fiscalía ya que la Sra. Pimstein había prometido en su carta al fiscal mantenerlo informado y cooperar con la investigación judicial.

Nunca recibimos respuesta de la Sra. Fernández, ni se comunicó la supuesta apertura de la investigación a fiscalía.

Además, cuando el fiscal pidió directamente a la Sra. Pimstein en su calidad de secretaria general todos los antecedentes académicos tanto de mi persona como del victimario, se omitió que yo había recibido una beca de excelencia académica por mi desempeño como también se omitieron las razones y los certificados oficiales del congelamiento de mis estudios. ¿Acaso no son estos antecedentes académicos? Me pregunto entonces, ¿cuáles fueron las razones de la SG para citarme a declarar, meses después de que se nos negó la investigación interna, con el victimario en vía de graduación, y solo poco tiempo después que salieron las declaraciones públicas de las otras víctimas UC? Es evidente que no fue para apoyarme. Mi experiencia da cuenta que la SG no es para nada la autoridad adecuada para acoger las víctimas y orientarles en el difícil proceso de retomar su vida.

Donde rige el dogma

Una comunidad académica debe preocuparse por el desarrollo integral de sus integrantes y por el desarrollo de la sociedad de la cual forma parte. Para lograr esto es necesario generar un espacio libre y seguro donde se cuida, investiga y desarrolla la condición humana. En la UC, sin embargo, no existe tal espacio. Aquí rige el poder del patrón de fundo y el dogma de una facción sobre conservadora de la iglesia católica. En este ámbito de abuso de poder constante no se preocupan realmente por las víctimas. Cuando en mi calidad de víctima pedí al presidente de la comisión de prevención de abusos sexuales, Sr. Roberto González, el informe desarrollado, el cual ya había sido presentado en El Mercurio, el Sr. González me respondió que el informe no podía ser compartido con la comunidad debido a que todavía necesitaba la aprobación del H. Consejo Superior (HCS). No olvidó decirme que estaba muy preocupado por mi situación de víctima, y me comunicó que le podía llamar a cualquier hora si lo necesitaba para lo cuál me dio su número celular personal. Como si una víctima de violencia sexual va a tener la necesidad de llamar a un hombre desconocido, académico aliado con las autoridades que ya habían mostrado no preocuparse por ella, para tener una buena conversación por teléfono sobre lo doloroso de lo vivido. No solo es poco profesional, está completamente fuera de un protocolo enfocado en resguardar un espacio seguro para la víctima. Una vez que el informe pasó por la aprobación del HCS, nunca tuvo la decencia de enviarme el informe, como gesto de su genuina preocupación, ni se interesó en mi opinión como víctima. Al mismo tiempo sale en la prensa aplaudiendo su propia labor en este asunto. Me pregunto entonces, ¿contacté a un hombre que presidió una comisión que se preocupa de generar un espacio seguro para las víctimas o a un hombre que presidió una comisión por el bien de su propia carrera? No creo que este protocolo lo desarrollaron para el bienestar de nosotras, sino para ser usado por la maquinaría mediática, para aparentar una realidad que no existe.

Equidad de género

Bajo el dogma mencionado anteriormente, la mujer es inferior al hombre. El poder está en manos del macho alfa a quien todos tienen que obedecer. En la UC existe un fractal de este poder; una lógica de machos alfa, beta, etc., donde el abuso de poder está normalizado y donde una víctima no es nadie. Cuando el Director del Instituto donde se imparte el programa de estudios de cual fui parte, Sr. Pedro Bannen, se enteró de mi situación no me contactó para ver cómo estaba ni cómo me podía ayudar. No, contactó al victimario y se reunieron hombre a hombre. Lo sé porque justo después el victimario me telefoneó. Sí, él. Pensé entonces que Bannen me daría una oportunidad para dar mi versión y decidí esperar que me contactara a mí también. Pero no lo hizo. Yo estaba muy mal después de esa llamada. Entonces contacté al director para que me diera a conocer para qué se reunió con el victimario. Es solo ahí que me ofrece reunirse con mi persona, no entendiendo que en reunirse primero con mi violador, y sin mostrar su preocupación por mí en buscar el contacto ya había destruido el espacio seguro necesario para la confianza. Parece que el macho se reunió con el otro macho, negando que había una víctima aquí, negando a la mujer. Otra vez se ve el lado oscuro de la universidad, cuando en su declaración al fiscal, el victimario declaró que en su reunión con el director Bannen, este le dijo (o le dio a entender al menos) que no se preocupara porque la universidad lo apoyaba. Sí, lo leen bien. Que lo apoyaba. ¿Y yo, la víctima? Botada en el olvido. En el silencio.

El silencio es cómplice

En fin, para mi es claro que en todas las instancias (y ni siquiera las cuento todas acá) que necesité ser acogida y apoyada por la universidad solo recibí el rechazo. Mientras resguardan el derecho del victimario de presumir su inocencia, no resguardan los derechos de la víctima. No podemos aceptar entonces que el rector, junto con otros miembros de la comunidad UC, se felicita unos a otros por su labor enfrentando la violencia sexual en el contexto universitario. Es una labor falsa. Lo que realmente pasa acá es que, mientras la maquinaria mediática trabaja a toda fuerza, se daña profundamente las vidas de las víctimas y se mantiene a la comunidad amenazada. Hay tanta gente, estudiantes y profesores que saben de varios casos y no hacen nada por temor a ser despedidos o a no poder terminar sus estudios. Pero no nos olvidemos que el silencio es cómplice.

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.