Nacional

Entrevista al «comandante» Carvajalino: «El responsable directo de todas las protestas se llama Sebastián Piñera»

Por: Carlos Jara | Publicado: 23.10.2020
Entrevista al «comandante» Carvajalino: «El responsable directo de todas las protestas se llama Sebastián Piñera» |
Acusado en Bolivia de «terrorista mediático», en Chile de «comandante» de un grupo guerrillero, y perseguido por el propio Presidente de Colombia, el ciudadano colombiano y venezolano Pedro Carvajalino ha demostrado ser un verdadero chivo expiatorio para la derecha latinoamericana. En entrevista con El Desconcierto, el conductor de TV relató algunos de estos episodios, y acusó que «todos los sectores de la derecha latinoamericana utilizan la excusa fácil del castrochavismo para tratar de decir que la situación interna de desestabilización responde a agentes externos».

«Uno de los comandantes del SEBIN/G2 a cargo de la ofensiva insurreccional para Chile». Esa era la frase con que la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE) le describía al Presidente Piñera, a través de un informe, quien era el supuesto líder de la revuelta social en Chile. Se lo identificaba como Pedro Carvajalino, jefe de un «batallón de 600 extranjeros» que habían ingresado al país con fines políticos de desestabilización.

No obstante, como se supo más tarde, Pedro Carvajalino es en realidad un conductor de TV, específicamente del programa «Zurda Konducta» de Venezuela. Su activismo y discurso partidario al régimen de Nicolás Maduro, lo ha transformado en foco de atención por parte de varios gobiernos de derecha en Latinoamérica, quienes lo han han tildado de propagandista y hasta terrorista mediático. El comunicador, en conversación con El Desconcierto, asegura que se trata de «una estrategia para estigmatizar las voces independientes del periodismo a nivel latinoamericano», orquestada por la derecha venezolana, y seguida por sus aliados políticos del continente.

Luego de conocerse las graves acusaciones que el Ejército chileno hizo en su contra, Carvajalino se refirió a lo que califica como persecución, no sólo de nuestro país sino también de Colombia y Bolivia, y aseguró que dada la falsedad de las imputaciones nunca ha debido enfrentar a la justicia.

«Nosotros hacemos comunicación social, más nada. Hemos entrevistado a Vargas Llosa, hemos entrevistado a un montón de gente cuando vienen acá a Venezuela, a hablar mal de Venezuela dentro del país, y no les ha pasado absolutamente nada. Y nosotros si queremos viajar a Chile, lastimosamente no podríamos ir«, comienza diciendo Carvajalino, para agregar que «sería un personaje non grato… porque me estigmatizaron, me pusieron una letra escarlata para yo no poder ejercer mi derecho a informar y ser informado. Eso es lo que está en tela de juicio».

¿Alguna vez has visitado Chile?

No, no conozco Chile. Más allá de los libros, de los amigos que tengo allá, no lo conozco territorialmente, nunca he entrado.

Hay un tuit tuyo del 20 de octubre, en el que dices «sigo en Chile, luchando por la democracia». ¿Por qué lo escribiste?

Era una broma. Yo soy el conductor de un programa de televisión. Yo no soy guerrillero, no soy agente de la KGB, del G2 cubano, yo lo que soy es un simple comunicador social. Y yo estaba haciendo un documental, que se llama «El levantamiento del Latino», con el equipo de Zurda Konducta en Bolivia y en Argentina. Como el asedio hacia nosotros es muy fuerte, es decir, yo no puedo salir de viaje al exterior porque entonces hay una comisión de sectores de la derecha venezolana en cada uno de los países como esperándolo a uno. Y por eso yo hice esa broma. Estando en Bolivia dije ‘voy a decir que estoy en Chile’, como para despistar a la gente. Porque ya en el vuelo nos habían reconocido, y pareciera como que cada vez que viaja uno, va en una misión de inteligencia o de injerencia, y no, fuimos a hacer un reportaje sobre el desarrollo de la elección de Bolivia y a la semana siguiente -esto fue hace un año- nos fuimos para Argentina. Allí estuvimos poco tiempo y, de hecho, de vuelta a Venezuela, nos hicieron un escrach (funa).

¿Y por qué les hacen esto?

Es una práctica que la oposición en Venezuela trata de justificar y naturalizar, y que han hecho con personas ligadas al chavismo. También con hijos de ministros. Es como si dijeran ‘si ves a un chavista hazle la vida imposible’. Uno como chavista no puede viajar, no puede salir fuera del territorio. Recuerda que hay muchos venezolanos que hacen vida fuera del país. Entonces cuando yo hago la broma, los opositores, los sectores de derecha venezolanos, dijeron ‘bueno si te vemos aquí en Chile te vamos a matar. Y empezaron a escribirme cuentas ligadas a sectores reaccionarios, de ultraderecha chilena diciendo ‘tú eres un agente, tú eres un espía, vamos a matarte, vamos a buscarte, vamos a meterte preso’.

Y estando yo en Bolivia, luego de consumado el golpe de Estado, el ministro de Interior, Arturo Murillo, hizo una rueda de prensa donde nos acusó de que nosotros hacíamos terrorismo informático. Lo que quiero decir con esto es que todos los sectores de la derecha latinoamericana utilizan la excusa fácil y el falso positivo del castrochavismo para tratar de decir que la situación interna de desestabilización responde a agentes externos. Y la verdad es que esa desestabilización existe no porque alguien la creó, es desestabilización política por los conflictos sociales que anidan en cada una de esas sociedades. En Chile el único responsable de las revueltas es Piñera. No Pedro Carvajalino. Esa excusa o ese Plan Z, es una estupidez estructural. La inteligencia chilena carece de inteligencia. El que está haciendo la revuelta en Chile no es Carvajalino. Es el pueblo cansado, el pueblo que clama por más derechos políticos, económicos, sociales y culturales. Ese es el artífice. Pero el responsable directo de todas las protestas se llama Sebastián Piñera.

Tu naciste en Colombia, ¿Cuándo y por qué viajas Venezuela?

Llegué hace más de 15 años. Yo era estudiante de derecho y sociología en Colombia. Y en el 2004, en el marco del gobierno de Uribe, asesinaron a un profesor (cercano a él), una lumbrera intelectual de la sociología, que se llamaba Alfredo Correa de Andréis, y por eso, el director del DAS (Departamento Administrativo de Seguridad), que es como la inteligencia de Colombia, fue preso. Y lo asesinaron  (a Andréis) los paramilitares. Por eso fue juzgado por más de 20 años el director del DAS de Uribe, y ante eso yo decido irme a Venezuela.

¿Por qué te acusaron en Bolivia de «terrorismo mediático»?

Es lo mismo que hizo la DINE , pero ellos lo hicieron en público. Y por eso la preocupación sobre la percepción que tienen las fuerzas armadas de cada uno de los países sobre sus sociedades, normalmente dominadas por sectores de derecha. Ahí lo que hicieron fue un expediente para poder tomar una decisión política en el caso chileno, pero en el caso boliviano era para que nosotros no volviéramos. Yo salí de Bolivia el día viernes, y el día lunes consumaron el golpe de Estado (tras el cual llegaron las acusaciones). Y nosotros teníamos vuelo desde Buenos Aires, pasando por Santa Cruz (Bolivia), y de ahí hasta Caracas. Prohibieron los vuelos de Santa Cruz a Caracas, y luego de terminar el trabajo periodístico no pudimos volver. Entonces nosotros tuvimos que dejar parte de nuestros equipos (que se habían quedado en Bolivia) y después compañeros bolivianos nos los devolvieron.

¿Entonces ustedes no fueron detenidos, ni han sido procesados judicialmente por algún delito?

No, nunca. Esa acusación hecha en Bolivia no prosperó.

¿Y por qué la cancelación del vuelo?

Porque no solamente nos han querido cercar y asfixiar económicamente, nos quieren bloquear y cercar culturalmente con todo el pueblo latinoamericano. Y por eso están en una campaña de estigmatización, un macartismo del siglo XXI, un Plan Cóndor absurdo que se puede sustentar muy poco tiempo porque se diluye muy rápidamente. Y lo que hizo el señor Murillo fue decir que habían jóvenes venezolanos, jóvenes cubanos, y castrochavistas, que es el eslogan preferido goebbeliano para justificar sus acciones de represión en lo interno, de estado de excepción permanente.

Pero no solamente ha sido Murillo, también Álvaro Uribe colocó la foto nuestra para macartisarnos. Y por eso dicen las mismas cosas, en Colombia cuando los indígenas quieren ir a Bogotá dicen que estarían filtrados por el castrochavismo, que eso es financiado por Nicolás Maduro. Nicolás Maduro tiene suficientes problemas para resolver en Venezuela, no afuera, sino dentro de su territorio.

¿No te llama la atención que un Presidente haga este tipo de acusaciones sin tener fundamentos?

Es que esto responde a que este ridículo gobierno interino que supuestamente ostenta el señor (Juan) Guaidó, que es un gobierno que no hace vida hacia lo interno de Venezuela, sino externamente. Entonces externamente, ellos tienen su brazo de seguridad, su brazo de inteligencia, su brazo económico, y están desplegados en cada uno de estos países. Y todo el sector de la derecha que vive en cada uno de estos países gobernados por la derecha, está muy pendiente de cualquier movimiento que hagan los chavistas, ya sea en condiciones laborales o de turismo. Nosotros no podemos ni siquiera salir. Es la mejor expresión del recrudecimiento de la guerra fría, pero en el siglo XXI.

Y bueno, cuando nos nombra el señor Uribe, yo que soy colombiano y venezolano, ya no puedo volver a mi país, por el simple hecho de tener un programa de televisión en Venezuela. Imagínate lo triste que es, llevo más de ocho sin poder volver a Colombia.

¿Y Uribe los acusó directamente de algún crimen?

No, ningún argumento jurídico ni nada. Simplemente fue que ellos pensaban que yo estaba organizando el paro del año pasado en Colombia.

En cuanto a Venezuela, ¿Qué te pareció el informe de Derechos Humanos de la ONU que criticó los crímenes de lesa humanidad cometidos?

La situación política es bastante compleja, y a veces explicarla cuesta un poco, porque nadie sabe en el terreno los que nos ha tocado pasar como pueblo. Aquí no ha cesado el intento de golpe de Estado diario, es permanente, (y a eso se suma) el cerco financiero y la injusticia económica. Pero hay un futuro y en estas elecciones creemos que podemos dar al traste con ese proyecto injerencista del gobierno interino, porque ya este año le toca plantear una nueva Asamblea nacional.

Sobre el informe, este es un informe que se hizo desde Panamá, cuyas fuentes eran tuiteros, personas nada más ligadas a la derecha. Inclusive en el informe pusieron a una joven que estaba deprimida. O sea que la joven tomaba pastillas porque estaba deprimida y eso fue culpa del Estado venezolano. Entonces imagínate la seriedad del informe. Me parece un informe de doble moral, que fue diseñado por sectores que quieren ver a Venezuela acabada y estigmatizada. Sobre Chile no dicen nada, sobre Colombia no dicen nada, pero Venezuela es la panacea y eclipse de todos los errores de cada uno de esos gobiernos. Mientras exista esa figura goebbeliana del castrochavismo, todos los gobiernos lo usarán como excusa para no hacer las cosas bien.

Para cerrar, ¿Cómo ves desde Venezuela el proceso que vive Chile actualmente, con el Plebiscito a tan sólo días?

Muchos jóvenes en Latinoamérica estamos pendientes del proceso en el que están y de la decisión que tendrán que tomar este día domingo. Les mando un saludo a los compañeros de la Plaza de la Dignidad, aprovecho este espacio que nosotros estamos muy solidarios con la lucha del pueblo chileno, que sabemos que le ha costado bastante muertos, bastante represión, para acabar con la Constitución de Pinochet.

Y para Piñera, lo que quisiera es que pudiera resolver los conflictos de Chile de manera autónoma. A diferencia de lo que hizo cuando estuvo en Cúcuta con varios presidentes pidiendo una intervención a Venezuela, con el concierto ese y la supuesta ayuda humanitaria.

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.