Noticias

Macarena Ripamonti y el cambio de mando con Reginato: «Frente a las investigaciones pendientes vamos a ser muy duros»

Por: Natalia Figueroa | Publicado: 01.06.2021
Macarena Ripamonti y el cambio de mando con Reginato: «Frente a las investigaciones pendientes vamos a ser muy duros» Macarena Ripamonti |
La nueva alcaldesa de Viña del Mar habla sobre los días post elecciones, el recibimiento de la comunidad viñamarina y el inicio del «Plan de los 100 días». Esto último, en paralelo a los diagnósticos que buscan despejar la situación financiera del municipio después de la gestión de la ex alcaldesa y concejala electa, Virginia Reginato. Sobre ella, es clara: el trabajo en el concejo no se va a entorpecer por sus causas judiciales pendientes. «Este municipio de cuidados debe velar por la transparencia y la probidad», sostiene.

Ante todo, dice la alcaldesa Macarena Ripamonti (29), Viña del Mar será un municipio de cuidados, de participación y probidad, marcando, así, un cierre de ciclo después de diecisiete años de administración de la UDI, con la ex alcaldesa y hoy concejala, Virginia Reginato.

Asegura que el trabajo con «visión y profesionalismo» que desarrolló junto a su equipo de campaña, le permitieron ganar estas elecciones -obteniendo más de 49 mil votos-, algo que le daba seguridad, aunque no imaginaba que el margen fuese por tanto. «Trabajamos de manera muy estratégica», reconoce.

Hoy, la militante de Revolución Democrática, celebra estos resultados, con una agenda apretada, entre actividades territoriales, la instalación del equipo, solicitudes de prensa y, sobre todo, dar inicio al «Plan de los 100 días«, las primeras medidas que no tienen costo alguno para el municipio y que facilitará una serie de políticas que han quedado bajo la alfombra.

-¿Cómo han sido los días post elecciones y el recibimiento de la comunidad en Viña del Mar?

Primero, de mucho trabajo. Hemos tenido dos despliegues importantes: uno, para no perder el contacto de las comunidades que nos han apoyado desde el primer día, con quienes tenemos compromisos pendientes. Así que esta semana hemos tratado de distribuir tiempo dejando espacio para visitar esas comunidades, seguir escuchándolas para que se sientan involucradas respecto a las decisiones que se toman. Y, por otro lado, en cuerdas separadas, estamos en el proceso bastante riguroso respecto del formato de instalación, constituyendo los equipos motores para un proceso de mucho trabajo distribuido en territorio, para que, finalmente, se genere esta metodología.

-Tu votación duplicó a la candidata de derecha, Andrea Molina (27.714 votos), y triunfaste por un amplio margen. ¿Lo esperabas? 

Habíamos desarrollado un proceso de trabajo hace varios años, desde RD y con vínculos con organizaciones de carácter territorial, entonces, creo que hay un trabajo de ambos. También el hecho de que nos hayamos sometido a una primaria para estar a disposición de la ciudanía y que decidieran que estuviéramos en una papeleta final. Además, la construcción del programa con una fórmula participativa muy rigurosa, con interés público, actas y enriquecimiento territorial nos ponía con la legítima expectativa de ganar. Ahora, el triunfo era una de las posibilidades, pero honestamente no consideramos que fuera por tanto.

[Te puede interesar]: Las cinco claves de las elecciones que marcan un antes y un después en Chile

-¿En algún momento viste cuesta arriba la campaña? ¿Por algún aspecto en particular?

En varios aspectos. Primero, considerando que nosotros no contamos con la magnitud de apoyos económicos que tuvieron las otras candidaturas competitivas. Claro, ahí hay una desigualdad económica, por lo tanto, era muy duro tener un comando de más de 150 personas y no poder remunerar tanto el trabajo. A mí me daba mucha angustia que muchas personas pudiesen trabajar de manera gratuita y solamente teníamos recursos para pagar algunas cosas, pero no a tantas personas que, en el fondo, dejaban su vida, horas de trabajo, de estar sin su familia, doblando periódicos o repartiendo volantes en algún comando sectorial en Viña. Eso dolía mucho y hacia que hubiese un costo emocional muy grande.

-Sobre el equipo, ¿ya está visto cómo se va a conformar?

Antes de nombres y personas, lo que hay es un proceso que comenzó hace bastante tiempo por un estudio pormenorizado de las unidades críticas que hay en el municipio, de la cual tenemos que llegar a instalarnos para hacer un proceso de diagnóstico, informe de desempeño, índices de evaluación para decidir a cuántas personas necesitamos y cuantas ya no necesitamos. Debe ser un proceso muy regulado, transparente y público. Para eso, necesitamos unidades de desempeño críticas y hemos buscado establecer duplas de trabajo. Y para seleccionar hemos puesto en valor diferentes características, experiencias en el cargo, que sea indudable públicamente y que pudiese ganar cualquier tipo de concurso público, un compromiso con el proyecto. Hay personas altamente capacitadas que participaron en las elaboración del proyecto en las jornadas públicas, de ahí van a salir un par de nombres porque son personas que de su puño y letra trabajaron en este proyecto y en el ideario del «Plan de 100 días». Por otro lado, por una cuestión importante es que deben ser personas viñamarinas, por el arraigo y compromiso por la ciudad. Todas saben de qué se trata el proyecto a mediano y largo plazo, va a ser un grupo pequeño, solo sobre las unidades de desempeño críticas, que tienen propósito de diagnosticar, generar índices de evaluación y desempeño y modificar el organigrama funcional del municipio, en términos de recursos humanos, un nuevo diagrama de funcionamiento, estrategias de salud, educación.

-¿Qué incluye este «Plan de 100 días»?

El proyecto tiene como propósito darle un sentido de urgencia a ciertas medidas que deben tomarse, que es básicamente en gestión. El costo es cero, solo gestión. De ahí, hay tres prioridades fundamentales, que tienen que ejecutarse desde el proceso de instalación. Una de ellas es la atención primaria de salud porque hace un año consideramos que era muy posible que la alcaldesa que fuera electa tendría que enfrentarse a un cambio institucional, que eso es un hecho cierto indubitado y, por otro lado, posiblemente con un aumento de los contagios con las mismas medidas a nivel central en cuanto al manejo de la pandemia. Esto ahora, se confirma y tenemos equipos de salud agotados, con un montón de deficiencias y un montón de dolores. Tuvimos reuniones hace mucho tiempo, en proceso de campaña, con los gremios y tenemos una hoja de ruta trazada con el mundo de la salud de atención primaria. Estamos generando una estrategia crítica para apoyarlos en este momento.

En segundo lugar, tenemos una urgencia que se ha puesto por debajo de la alfombra por la administración saliente, que tiene que ver con el fenómeno del hambre en Viña del Mar. Hay más de 200 ollas comunes, de ellas tuve la posibilidad de conocer alrededor de 82, pero hay muchas más, y lo que tenemos que generar es una red de abastecimiento permanente. No puede ser que de una semana a otra, ollas comunes no sepan si van a poder cubrir las raciones de personas que necesitan alimentarse porque tienen bajos ingresos o porque no tienen la capacidad de encontrar empleos en esta circunstancias. Hay que trabajar para generar alianzas público- privadas, hablar con todas las instituciones públicas, con quien sea, para poder generar esta red permanente, ojalá en red con los diferentes municipios de la provincia, de la región. Hay otra cosa importante que es la reactivación del dinamismo económico. Por los diferentes estudios que hemos podido realizar el desempleo en Viña del Mar estaría cerca del 13%, esto con la amenaza inminente de retroceder en fase, con las medidas erráticas que se han tomado y con amenazas a los diferentes emprendimientos, ya sea micro o medianos, los cuales tenemos que priorizar. Por lo tanto, hay una conversación muy pendiente con los gremios del emprendimiento formal y también lo hemos tenido de empleados informales, como emprendimientos de supervivencia, mal llamados vendedores ambulantes. Tenemos que trabajar también con la Cámara Regional para revisar las 50 medidas que se tomaron al margen de la opinión de los gremios y de los y las emprendedores de Viña por parte de la administración saliente.

[Te puede interesar]: Participación, inclusión y un municipio de cuidados: El sello de Macarena Ripamonti para llegar a la alcaldía de Viña del Mar

-Has dicho que después de 17 años de una única administración es indispensable conocer la realidad financiera del municipio. ¿Cuándo van a comenzar estas medidas de probidad y transparencia?

Bueno, esa es la base de todo el trabajo. No podemos comenzar a trabajar si no tenemos un diagnóstico claro de las finanzas y salud municipal. Es lo básico. Dentro de las tres prioridades que comentaba antes, son del municipio hacia afuera, pero no podemos realizar nada si es que no tenemos una claridad y un diagnóstico eficiente de lo que ocurre adentro. Desde el concejo de instalación se van a ejecutar varias cosas: primero, tenemos una reunión muy pronta con los organismos de control externo, para realizar solicitudes respecto al diagnostico de algunas unidades administrativas y desempeños clave que necesitamos de manera externa. En el consejo de instalación probablemente algunos de los concejales -y si no son algunos de ellos, seremos nosotros-, que propongan una auditoría externa,  financiera y de gestión. Pero sabemos que es un proceso largo y siempre lo hemos dicho. Entonces, todavía no es suficiente. Por otro lado, tenemos que trabajar codo a codo con la Unidad de Control Interno, con la Dirección  de Administración y Fianzas del municipio para poder generar estrategias de identificación de control interno. Parte de nuestro grupo de trabajo se va a dedicar a generar un perfil de diagnóstico público transparente de manera permanente y lo más rápido posible hacia la comunidad. Vamos a tener, a lo menos, cuatro instrumentos diagnósticos de gestión y eso lo damos por sentado que se va a ejecutar dentro de los seis primeros meses.

¿Cómo ves a primera vista la conformación del concejo municipal? Está integrado por la ex alcaldesa, Virginia Reginato.

Sí, y hay que hacer dos grandes distinciones: una tiene que ver con la concejala electa y alcaldesa saliente respecto de su causa pendiente en relación a causas administrativas y su eventual sanción por notable abandono de deberes. Esta es una cuestión que está pendiente porque hay recursos pendientes y que podría significar una sanción de inhabilidad de cinco años para ejercer cargos públicos. Sobre aquello y los recursos que estén pendientes, este municipio de cuidados debe velar por la transparencia y la probidad de algunos hechos de cara a la ciudadanía y, en ese sentido, vamos a estar muy pendientes y colaborando con las investigaciones administrativas. Por otro lado, también hay causas pendientes por concepto de horas extras y pagos irregulares a proveedores y la construcción de un déficit, al menos desde 2016, en que se han reconocido 14 mil millones de pesos, pero vamos a tener la seguridad una vez que establezcamos esta operación de diagnóstico. Hay tres aristas que están pendientes en sede penal y eso involucra a la concejal electa, entonces, el municipio tendrá la actitud de entregar todos los antecedentes, de cooperar, incluso, de ver diferentes acciones judiciales para acompañar la consecución de estos procesos y eso se va a buscar de manera activa. Pero hay otra línea de trabajo, en la diferentes sesiones de concejo y de comisión, en despliegue territorial, donde tenemos que trabajar todos por las necesidades, motivaciones y dolores de la ciudadanía viñamarina. Nosotros desechamos la lógica del enfrentamiento, de las exclusiones, aquí estamos todos trabajando por Viña del Mar. Entonces, creo que en el día a día no habrá problema, este nuevo municipio no va a tener problema de trabajo, porque tenemos lógicas de asociatividad y colaboración, siempre en un marco y diálogo y prudencia. Pero frente a las investigaciones pendientes vamos a ser muy duros y muy respetuosos de la institucionalidad y vamos a buscar activamente que eso sea solucionado.

Viña del Mar

Frente Amplio

-¿Cómo planeas articular al municipio para el proceso constituyente? 

Hay una estrategia vista que desarrollamos dentro del programa del municipio de personas  de diferentes instituciones para abarcar el fenómenos de la participación pública, que es la base y la centralidad de todo el programa. La participación hoy tiene marco jurídico muy estrecho en Chile, solo tenemos la ley 20.500, de 2011, y en el mismo municipio nunca fue ajustado en la ordenanza de la participación ciudadana, siendo del 2006. Entonces, hay un trabajo de generar una institucionalidad que va a tener diferentes ejes para que no sea circunstancial, conforme a un hecho político o una política determinada, sino que se convierta en una posibilidad permanente de las personas viñamarinas. Así, tenemos distintas posibilidades: la primera, es «Viña Constituyente», que es una forma de articulación donde el municipio funciona como una bisagra entre los convencionales constituyentes electos y electas y la ciudadanía viñamarina organizada, por ejemplo, a través de comités de vivienda, de allegados, para que cuando se discutan temas como el derecho a vivienda, ahí esté representada la voz de aquellas personas que han tenido problemas y la lucha histórica por su vivienda justa y adecuada, por barrios justos en la ciudad. Va a ser una bisagra para invitar a estos convencionales a que conozcan estas voces para que luego se pueda continuar con el proceso en las asambleas, los cabildos y estar a disposición de ese fenómeno de diálogo que ha ido sucediendo. Ese es el acompañamiento al proceso constituyente, en cuanto a la disposición de espacios físicos, de estructura y facilitar que los diálogos sigan ocurriendo. Por otro lado, «Viña Decide» que también es un espacio de articulación permanente para discutir ordenanzas, llevar adelante problemáticas que están en boga y que no sean solo anunciadas en redes sociales, sino que puedan ser puestas en agenda pública. No es que sea un espacio de financiamiento abierto, sino que sea un espacio de decisión que sea vinculante con la opinión e la ciudadanía.

-¿Cómo va a ser la coordinación con otros municipios? Has manifestado, por ejemplo, algunas aprehensiones con la gestión de la ‘Alcaldía Ciudadana’ de Jorge Sharp. 

Tenemos toda la conurbación en una hermosa coordinación junto a Fredy Ramírez en Concón, Valeria Melillan en Quilpué, Valparaíso con Jorge Sharp y también con Javiera Toledo en Villa Alemana. Particularmente, con Jorge Sharp y Quilpué tenemos límites al norte, al sur oeste y también al oriente con límites con Quilpué, entonces, es genial a todas las conurbaciones alineadas, es positivo. He enunciado de manera pública que es muy prudente que avancemos hacia una la lógica colaborativa, de voluntad necesaria, y creo que va a existir, y existe desde ya, con los diferentes alcaldes y alcaldesas. Por otro lado, hay diferentes figuras jurídicas, hay formas de generar asociatividad, diferentes organizaciones también de derecho, más bien privado, como la Asociación de Municipalidades, etc., donde podemos confluir en distintas ideas. Tenemos que pensar que la centralidad tiene que estar en las necesidades, las motivaciones y dolores de las personas de nuestras comunas y, sin duda, para que ellos se beneficien tenemos que tener una lógica asociativa. Aquí nadie, ninguna autoridad por sí sola, puede dar consecución a todas las necesidades de una comuna. Si lo hacemos de una manera coordinada y, además, teniendo el privilegio de tener un gobernador como Rodrigo Mundaca, podemos tener una lógica asociativa y de trabajo común.

-El Frente Amplio y el PC está impulsando un proyecto para que los independientes compitan en igualdad de condiciones que los partidos políticos para las elecciones de noviembre. ¿Cómo ves que podría influir esto en el escenario parlamentario? Considerando los resultados de la «Lista del Pueblo» en las recientes elecciones.

Sí, no he revisado en términos pormenorizados el proyecto de independientes, entiendo la idea general. Me parece que estamos en un escenario en el que el ajedrez se ha movido y en el que ha habido un cambio en el escenario político, y eso está muy bien. Hoy para la Convención Constitucional hubo diferentes hechos que permitieron prever, incluso, que iba una conformación con independientes desde mucho antes. Creo que la particular forma de elección que acompañó el proceso constituyente y, además, de otros rasgo como la paridad, la inclusión de grupos indígenas, comunidades indígenas y tomar a personas en situación de discapacidad, son aristas de la elección que hacen posibles los resultados que vimos el 16 de mayo. Era fácil preverlo. Ahora creo que para la elección del Congreso, es diferenciado porque no tenemos las mismas característica electorales: no se asegura la paridad, la participación de independientes, ni la situación de pueblos originarios. No son las mismas características y son órganos con funciones diferenciadas.

Me parece que si vamos a avanzar en la inclusión de independientes, que me parece muy prudente, tenemos que revisar otras aristas que apuntan también a modificar el sistema electoral en general. Esto debe ser de manera completa y, en ese sentido, es algo que hay que revisar. Hoy los independientes van a avanzar hacia una incidencia de carácter orgánico porque vamos a atender lo que dice el reglamento de la Convención y la forma de organización interna. Creo que la organización política que busca la incidencia institucional hoy es un partido político, no hay otra forma, y ese es un problema de la democracia interna y los partidos, de la ley que los regula. Entonces, hay que avanzar de manera coordinada con este proyecto de ley, que por sí solo me parece insuficiente, a modo de conclusión.

-Un tema importante es el conflicto medioambiental que han provocado las inmobiliarias, en particular, en el paño Las Salinas. ¿Cuál es la planificación de la ciudad hacia el futuro? ¿Cuáles son las proyecciones?

Lo primero, es que la planificación de la ciudad tiene que tener requisitos porque si queremos pensar una ciudad sostenible, es decir, que quede una ciudad para las generaciones venideras, tenemos que tener condiciones comunes y converger como ciudadanía viñamarina, ojalá regional, como país y planeta. Y es que en la centralidad tiene que estar el buen vivir de las personas. Nunca más podemos pensar en obras arquitectónicas sin tener la opinión de las personas porque para ellas está dedicada y el objetivo nunca más puede estar fuera la participación vinculante porque a ellas les impacta las grandes obras. Por otro lado, otro requisito es la sostenibilidad del ambiente, en general, porque este es un municipio de cuidados y eso no solamente lo supone el de las personas en forma individual, sino que el medioambiente es parte constitutiva de nuestra vida. En un proceso de emergencia climática, donde la región de Valparaíso sería una de las más afectadas no podemos entender la vida, como la vemos hoy, si no nos preocupamos de ello.

Una de las cosas respecto al medioambiente, que es un hecho y no una opinión, es la agresividad inmobiliaria, no solamente aquí sino que en el país completo, y todos estos requisitos no han sido considerados a la hora de hacer obras. Por eso, la vida de algunas comunidades se ha visto perjudicada, espacios como el Jardín Botánico que se ven amenazados por los caudales o las cuencas hídricas que alimentan la afluencia del jardín o el parque natural Gómez Carreño, que tiene más de 240 especies nativas y endémicas y que es un corredor del eje completo de la provincia.

Creo que aquí hay que tomar más en serio que estamos en una emergencia climática y para seguir creciendo lo debemos hacer de manera más responsable. Para eso hay varias formas, la primera, es actualizar el plan regulador comunal, de 2002, que es reactivo e insuficiente y ha estado al servicio de las necesidades de un grupo muy pequeño de la sociedad y no del bien común. Pero ese proceso va a tardar porque la evidencia nos dice que se demora al menos tres, cuatro o cinco años, sobre todo, con participación ciudadana. Por lo tanto, deben haber diferentes medidas, con los rubros privados y públicos y la ciudadanía, de las comunidades que están bajo riesgo socioambiental. Hay un catastro del INDH que ha caracterizado estos conflictos en la región y Viña del Mar tiene uno de ellos. Esa zona debe ser intervenida con la participación de todos los actores.

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.