Opinión

“Disimuló bien su feminazismo”: Cuando la ignorancia proviene de quienes supuestamente deberían educar

Por: Romina Cerda Allende | Publicado: 25.02.2018
“Disimuló bien su feminazismo”: Cuando la ignorancia proviene de quienes supuestamente deberían educar profe campusano |
Somos muchos y muchas docentes que día a día luchamos por tener al fin el cambio que esta sociedad necesita urgente, rompiendo los prejuicios y formando a nuestros y nuestras estudiantes en torno a la equidad de género. ¿Para que después un colega que tiene tribuna en los medios de comunicación aparezca menoscabando esta labor, hablando de “feminazismo”?

Si hay algo que durante estos días ha estado muy presente en Chile es el “Modo Festivalero”. Cada jornada, distintos medios de comunicación promueven y comentan las presentaciones realizadas por los y las artistas que son parte del Festival de Viña del Mar. En medio de este panorama, el humor tiene un rol que no deja indiferentes a sus espectadores. ¿Un claro ejemplo de ello? La actriz Jenny Cavallo. Si bien, no me detendré en los detalles de su rutina, hay un aspecto que quiero destacar: su humor sacó ronchas en un montón de machitos, que con su orgullo herido salieron desde sus rincones a tratarla de “feminazi” y una serie de expresiones peyorativas que no hicieron más que darle la razón a la comediante. A propósito, entre los diversos comentarios que leí en torno a Jenny, me encontré con palabras que me resultaron insoportables no solo como mujer, sino desde mi profesión: se trata del profesor Jaime Campusano.

Si bien, esto ya se difundió, quisiera recordar que el docente en cuestión escribió que la artista “disimuló bien su feminazismo” en la Quinta Vergara. Sí, tal como se lee. ¿Así que promoviendo y avalando la ignorancia? Como profesora me veo en la necesidad de expresar mi indignación ante semejante bajeza. Somos muchos y muchas docentes que día a día luchamos por tener al fin el cambio que esta sociedad necesita urgente, rompiendo los prejuicios y formando a nuestros y nuestras estudiantes en torno a la equidad de género. ¿Para que después un colega que tiene tribuna en los medios de comunicación aparezca menoscabando esta labor, hablando de “feminazismo”? Desde mi experiencia puedo afirmar con vergüenza ajena que, lamentablemente, he visto que existen muchos educadores ignorantes con respecto a temáticas de género. Incluso, dentro de un grupo de Facebook de profesores hay colegas (hombres) que me han tratado de “feminazi” por visibilizar la violencia de género, tal como lo hacen muchos y muchas más. Si ya es decadente que quienes dicen “educar” promuevan el machismo con tanta naturalidad, creo que es peor cuando esto se hace masivo a través de un personaje que podría aprovechar de manera acertada su participación en los medios de comunicación.

Me pregunto qué diría Campusano si leyera mis palabras. Quizás, me trataría de “feminazi” exagerada o utilizaría el tan odioso “mansplaining” dirigido a mí, aunque (para mi insistente vergüenza) seamos colegas. Tal vez, no haría nada de lo anterior. Si no le importa escribir comentarios plagados de ignorancia machista en la prensa escrita, creo que no se puede esperar más.

¿Así que dice estar “cabreado” de escuchar acerca de la “igualdad desigual de género” y además incluye al resto, Campusano? Antes de semejantes declaraciones, ojalá que, al menos, supiera sobre el tema referido. En lugar de “igualdad” hablemos de “equidad”. Se supone que debería saber la diferencia entre ambos conceptos, siendo profesor.

¿Así que prefiere que el mundo femenino sea un misterio para el varón?, ¿quiere romanticismo? Fíjese que el misterio le ha hecho tan mal, a tal punto que no es capaz de reconocer que con sus palabras lo único que hace es menospreciar la lucha feminista. Esa que, por personas como usted, tenemos que seguir sosteniendo a través del tiempo. No exagero, porque sabemos que “el lenguaje crea realidades” y la repercusión de las palabras puede llegar a tener alcances insospechados. Precisamente, creo que los medios que publican ese tipo de textos, también deberían ser más cuidadosos y tener claro que lo único que consiguen dando un espacio a gente así es mantener a muchas personas en medio de un desconocimiento que no nos permite avanzar como país.

Las personas que decidimos educar debemos hacernos cargo de las temáticas que urgen y que durante muchos años han sido invisibilizadas. Comparar el feminismo con el nazismo no es más que una respuesta reiterada que deja de manifiesto lo importante que es seguir luchando en contra del machismo recalcitrante de muchos. La profesión docente ya está lo suficientemente mal mirada como para que un colega desde la esfera pública dé más motivos para que la gente nos desvalorice. Quien se atreve a afirmar la existencia del “feminazismo” no debería hacerse llamar “profesor”.

Romina Cerda Allende