Reportajes

Gaspar Rivas, diputado PDG: “A Schalper no le creo nada, es un perro guardián del modelo”

Por: Pablo Labrín | Publicado: 13.01.2022
Gaspar Rivas, diputado PDG: “A Schalper no le creo nada, es un perro guardián del modelo” Agencia Uno |
El exmilitante de Renovación Nacional, hoy de vuelta al congreso representando al partido liderado por Franco Parisi, habló con El Desconcierto sobre el rol de su colectivo político en el próximo periodo legislativo, sobre aquellos políticos que nunca han criticado el modelo neoliberal y anticipó que no serán oposición al gobierno de Gabriel Boric.

Un regreso soñado fue el del diputado electo, Gaspar Rivas, a la órbita política chilena. Tras varios problemas legales que tuvo en 2016 por sus polémicos dichos en contra del empresario Andrónico Luksic, el actual militante del Partido de la Gente vuelve al Congreso con el deseo de ser ese «gallo con huevos» que anunciaba en el eslogan de su campaña.

El parlamentario fue el representante del PDG que más votos obtuvo en las elecciones de diputados, siendo antes militante de Renovación Nacional y del Movimiento Social Patriota. Rivas ha estado en dos oportunidades antes en el Congreso y sabe de enemigos y confrontaciones. Antes de ingresar por tercera vez al parlamento ya tiene algunos políticos en su radar. «Diego Schalper, José Antonio Kast, José Piñera o Axel Káiser, nunca han criticado al actual modelo neoliberal imperante», inquiere.

Rivas mira con ojos optimistas el futuro del Partido de la Gente en el Congreso, asegurando que no tendrán una actitud obstruccionista con el gobierno de Gabriel Boric y que irán en contra de los proyectos que busquen «mantener intacto el actual modelo económico». Además, criticó a Renovación Nacional- su ex partido-, a la Convención Constitucional y, en general, a un sistema chileno donde el «sector privado tiene una influencia muy grande en el mundo político, sobre todo por el tema de los financiamientos».

Agencia Uno. Diputado Carlos Rivas

El dilema presidencial

Una de las cosas que más generó sorpresa en la última elección presidencial, fue la alta votación que obtuvo Franco Parisi. Además de los problemas legales que lo mantuvieron fuera del país durante toda su campaña, el representante del Partido de la Gente no estaba bien posicionado en las encuestas y en los sondeos presidenciales que se publicaron días antes del 25 de noviembre. Sin embargo, contra todo pronóstico, obtuvo el tercer lugar en las urnas, superando a Sebastián Sichel (IND) y a Yasna Provoste (DC) con un 12,8% de las preferencias.

Aquel escenario, provocó que comenzara a rondar la interrogante de quién sería el candidato por el que votaría el Partido de la Gente de cara a la segunda vuelta presidencial. A pesar de que Franco Parisi llamara a votar por José Antonio Kast, Gaspar Rivas anunció que se mantendría imparcial porque, al igual que muchos de sus compañeros de partido, ni Boric ni el candidato del Partido Republicano lo representaba.

– ¿Por qué cree que tanta gente se inclinó a votar por Franco Parisi en primera vuelta?

El voto por Parisi fue una forma de castigo hacia el establishment político tradicional, tanto de izquierda como de derecha. Una gran cantidad de chilenos entendieron que él representa soluciones prácticas, lo cual se ve reflejado en los principios del Partido de la Gente. Nosotros no respondemos a líneas ideológicas, sino más bien a soluciones rápidas en problemas concretos, lo que tuvo una importante penetración en el electorado.

-Franco Parisi llamó a votar por José Antonio Kast en la segunda vuelta y usted, antes de la elección, mencionó que el referente del Partido Republicano no daría gobernabilidad. ¿Cree que su candidato se equivocó al darle ese respaldo?

Sí, yo pienso que cometió un error. Debió haber mantenido la imparcialidad, considerando también que varios diputados del Partido de la Gente nos mantuvimos neutros hasta el final. Yo personalmente no fui a votar, al igual que otros militantes que no se sentían representados por ningún candidato.

Boric

Agencia Uno. Franco Parisi llama a no votar por Gabriel Boric.

-¿Cuál es su impresión de José Antonio Kast y su discurso político?

Yo considero que él aprovechó mucho la contingencia del país. A través de situaciones como el aumento de la delincuencia o los actos de violencia en La Araucanía, logró capitalizar la votación de mucha gente, pero siento que sostenerse de esos problemas da resultados a corto plazo. Kast no abarca el malestar ciudadano relacionado al actual sistema neoliberal imperante. Él es parte del problema y eso le jugó en contra en la segunda vuelta. No es posible que José Antonio Kast, en el tema de las pensiones por ejemplo, no le haya echado la culpa al modelo económico, sino a la gente que se jubila joven y cotiza poco, lo cual me parece que es una burla al ciudadano.

Siento que él no podría haber dado gobernabilidad porque, si hubiera sido Presidente, las manifestaciones y las marchas se habrían multiplicado. No podría haber gobernado porque tendría que haber apagado distintos incendios inmediatos, relacionados con el orden social en las calles.

-¿Qué espera de Gabriel Boric como próximo Presidente?

Ojalá los planteamientos que hizo en su campaña de segunda vuelta, donde se moderó más, se concreten. Espero que cumpla con lo que prometió en relación con combatir más la delincuencia y abrirse más al diálogo con otros sectores. Gabriel Boric me da más tranquilidad que José Antonio Kast como Presidente, siempre y cuando mantenga el tono mesurado que lo caracterizó en segunda vuelta.

La llegada del PDG al parlamento

El rol del Partido de la Gente será importante dentro del próximo periodo legislativo. Desde el 11 de marzo, 6 diputados del colectivo político deberán adaptarse a un Congreso fragmentado, con la misión de buscar los consensos necesarios para sacar adelante los proyectos y lidiar con el nuevo gobierno de Gabriel Boric. Es por eso que nacen las dudas con respecto a la relación que tendrá el partido de Gaspar Rivas con las demás coaliciones, de las cuales cuestiona principalmente a Chile Podemos Más y al Partido Republicano por la defensa irrestricta al actual sistema de mercado que, según argumenta, «pasa a llevar a gran parte de la ciudadanía».

-Con respecto al rol del Partido de la Gente dentro del parlamento, ¿Cómo será la relación de la coalición con el Partido Republicano o con diputados de derecha que defiendan el actual modelo económico?

En general el Partido de la Gente no está de acuerdo ni con el actual sistema neoliberal ni con un régimen socialista. Sin embargo, no vamos a sentirnos cómodos con iniciativas que vengan del Partido Republicano o de personas de oposición que intenten mantener intacto el actual modelo económico.

Los parámetros que utilizaremos para determinar nuestro apoyo a un proyecto de ley, se va a sostener en el interés superior de los chilenos, no en una mirada ideológica mezquina. No tendremos una posición obstruccionista con quienes piensen distinto. Si nos llegáramos a oponer a un proyecto de izquierda o de derecha, va a ser con fundamentos, pensando en lo mejor para la ciudadanía.

-¿El Partido de la Gente será oposición al gobierno?

No. A pesar de que no tendremos participación en el próximo mandato de Gabriel Boric, nosotros no creemos en esa dicotomía de ser oficialistas u oposición. Si usted me hace elegir entre el gobierno o la derecha, yo elijo a los chilenos. Si Boric hace algo bueno, lo vamos a apoyar, y si hace una tontería, lo vamos a criticar, al igual que con aquellos parlamentarios que se hacen llamar “oposición”.

-¿Qué le parecieron los dichos del diputado Oyarce cuando manifestó que Franco Parisi “es un militante más”?

Me parece que fue una afirmación acertada. Muchas veces se ha dicho que el Partido de la Gente es el partido de Franco Parisi, y eso no es así. El PDG es de la gente, no de una sola persona, a pesar de la alta representación y respaldo que posee el ex candidato en este momento.

Agencia Uno. Gaspar Rivas en el Congreso

-¿Qué le parece la actual situación de Renovación Nacional, su ex partido?

La derrota que sufrió Mario Desbordes en la primaria presidencial fue producto de un fracaso en el discurso político que ha utilizado RN, lo cual ha abierto la necesidad de buscar nuevos liderazgos. A raíz de este nuevo camino que anhela el partido, los mayores referentes se han empezado a echar la culpa entre ellos, como una bolsa de gatos, donde está latente esa doble alma entre los que son más liberales y más conservadores, tanto en lo económico como en lo valórico.

-¿Y qué opina acerca de ese concepto de “derecha social” que ha intentado instaurar Chile Podemos Más?

Me parece que es una forma de maquillaje. No sirve que haya medidas chiquitas como subir 10 mil pesos un subsidio o subir 20 mil pesos el sueldo mínimo, cuando lo que se debería hacer sería desprivatizar la salud o la educación, cosas medulares que RN no está dispuesta a hacer. El envase de “derecha social” no cambia ese contenido neoliberal que pasa a llevar a gran parte de la ciudadanía.

Yo creo que la derecha en general intenta maquillar su labor social, como el diputado Diego Schalper, de quien no tengo una muy buena opinión. Yo seguí su devenir político antes de que estuviera en el Congreso, cuando formó el movimiento Construye Sociedad, presentándose como un político de centro contrario a las injusticias del modelo económico. Sin embargo, después aparece como diputado en Renovación Nacional con una militancia ideológica de la derecha neoliberal. Vendió la pomada hace algunos años para posteriormente revelar lo que en verdad es. No olvidemos que el señor Schalper fue uno de los primeros en negarse a los retiros del 10%, de una manera muy virulenta. Por políticos como él renuncié a Renovación Nacional. A Schalper no le creo nada, es un perro guardián del modelo.

Agencia Uno. Diego Schalper

Agencia Uno. Diego Schalper

Criticando al sistema

El diputado por el Distrito 6, recuerda sus dichos en contra de Andrónico Lucskic que le costaron el desafuero cuando fue parlamentario entre el año 2014 y el 2018, aclarando que sigue teniendo esa impresión negativa no solamente en el empresario más rico de Chile, sino también en varios referentes que representan y defienden los intereses de los más poderosos del país. Además, el ex militante de Renovación Nacional hace un hincapié en las malas prácticas que se han apoderado de la política nacional y de la urgencia que se le debe dar a la renacionalización de las materias primas en la Convención Constitucional.

-Con respecto a lo que fueron sus polémicos dichos a Andrónico Luksic que le costaron una demanda en su contra. ¿Se arrepiente?

No me arrepiento porque lo que dije fue acorde a mis convicciones y a lo que pensaba. La gente en la calle me apoyó harto en su momento por lo que dije. Evidentemente, no tengo la intención de reiterar lo que mencioné en su minuto, pero también me pongo en el lugar de las personas y sus problemas. Yo seguiré siendo “el gallo con huevos” que prometí ser en mi campaña, y seguiré diciendo las cosas de frente.

-¿Hay otra persona en este momento con la que sienta un malestar similar al de Andrónico Luksic?

Tengo un malestar con un conjunto de personas que son los defensores del modelo económico y que no logran entender que el actual sistema trae injusticia social, como Diego Schalper, José Antonio Kast, José Piñera o Axel Káiser, quienes nunca han hecho autocríticas al respecto.

Luksic

Agencia Uno

-¿Qué le ha parecido el desempeño de la Convención Constitucional?

Creo que ha habido un pésimo manejo comunicacional desde que comenzó a funcionar. Yo voté Apruebo en el plebiscito, pero hasta ahora desconozco lo que se está discutiendo en el organismo además de las iniciativas populares. Es poco lo que se ha sabido porque las relaciones públicas no se han concretado de buena forma.

También ha habido actitudes reprochables por parte de algunos representantes. Cuando hice campaña, mucha gente me manifestó su disconformidad por constituyentes que han reclamado porque no tienen lugares para sentarse o que se están muriendo de hambre, lo cual es una forma de mofarse de los problemas que tienen muchos chilenos en este momento.

-¿Qué puntos importantes deberían agregarse en la nueva Constitución?

A mí en lo personal me parece que es fundamental renacionalizar las materias primas y los recursos naturales, eliminar el actual sistema de previsión y que se establezca una obligatoriedad de penas efectivas a aquellas personas que cometan delitos de cuello y corbata, los cuales en este momento solo se condenan con clases de ética.

Me gustaría que hubiera más gente como Jaime Orpis en la cárcel, por eso también me alegré de que personas como Ena Von Baer o Jacqueline Van Rysselberghe hayan perdido las elecciones parlamentarias. Si los tribunales confirman que ambas recibieron financiamientos irregulares o son parte de conflictos de interés, yo estoy de acuerdo que vayan a prisión.

Agencia Uno

-Usted se ha mostrado a favor de nacionalizar el cobre y distintos recursos naturales en nuestro país. En ese sentido, ¿cuál es su postura acerca de lo que fue la licitación del litio?

Yo me opongo rotundamente a esta licitación. Aquí no hay que reflexionar nada, sino que hay que desprivatizar y renacionalizar el litio completamente. Las grandes empresas mineras privadas pagan lo mínimo de impuesto específico, entonces cuando a mí me plantean que hay que subir un par de puntos en este supuesto royalty, me parece pésimo. La línea correcta es renacionalizar los recursos en general, incluyendo el cobre, el litio y el agua.

-Ya terminando este periodo presidencial, ¿Qué opina acerca de la gestión de Sebastián Piñera?

Pésima. Creo que ni siquiera se puede matizar, sobre todo cuando no pudo resolver ninguno de los principales problemas que tenía la ciudadanía: pensiones, salud, educación, delincuencia y endeudamiento. Ha habido desaciertos políticos y conflictos de interés que lo han dejado con una muy mala imagen dentro de la opinión pública, lo cual me parece que es merecido y justificado.

-¿Cree que el empresariado y el sector privado tienen una influencia muy grande dentro de las decisiones políticas?

Por supuesto que el sector privado tiene una influencia en el mundo político, sobre todo por el tema de los financiamientos de las campañas electorales. Lo peor es que hay sectores que a pesar de no recibir financiamiento, siguen defendiendo los intereses de los poderosos y los grandes nichos económicos. Ahora, a pesar de que las empresas no puedan dar financiamiento, los mismos empresarios lo hacen, lo cual provoca conflictos de intereses que manchan la política.

Piñera

Agencia Uno

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.