cordillera-de-los-andes-1Desde que Chile fue fundado como nación, en los albores del siglo XIX, es observado calladamente por una cordillera majestuosa cubierta por milenarios hielos que han visto pasar más años que los que nos podemos imaginar. Sin embargo, cada habitante de esta generosa tierra no ha reparado en comprender lo afortunados que somos al contar con estos “hielos milenarios”. Los glaciares, son reservas estratégicas de agua dulce y actualmente están siendo afectados en gran medida por la actividad minera e industrial al no existir una regulación clara que los proteja.

Para afrontar esta situación, en mayo del año 2006 fue presentada una moción parlamentaria a cargo del Senador Antonio Horvath denominada “Proyecto de Ley sobre Valoración y Protección de los Glaciares (boletín 4205-12)”, que buscaba dar categoría y protección a los glaciares. Esta moción, fue aprobada en general y  dirigida a la Comisión de Medio Ambiente del Senado para continuar su tramitación. En el año 2007 dentro de esta comisión, el proyecto de ley recibió indicaciones, para luego pasar por un período de letargo de 5 años donde incluso fue archivado y desarchivado, esperando ser tomado nuevamente en cuenta. En el año 2013 con el impulso de algunos parlamentarios; entre ellos el mismo Horvath y Alejandro Navarro, volvió a verse en la Comisión de Medio Ambiente, se volvieron a presentar indicaciones y una vez más vio detenida su tramitación. Al día de hoy, sigue esperando para poder ver la luz y ser una ley de la República.

Pero, ¿qué pasó entremedio para que el proyecto no lograra avanzar? Al parecer las cosas no son tan simples para los glaciares, pues bajo su milenaria estructura se encuentran diversos minerales de gran interés para muchos inversionistas. El temido lobby minero, entre los cuales se encuentra  la SONAMI, el Consejo Minero, Anglo American y CODELCO han sido enfáticos en desestimar la necesidad de una ley de protección de glaciares, con pomposas presentaciones que ponen de manifiesto que los glaciares están retrocediendo a causa del cambio climático y no por el impacto de la minería. Señalan además que la regulación ambiental actual es suficiente para proteger los glaciares, como si  Pascua Lama no fuese suficiente para demostrar lo contrario. Básicamente es el temor a que  exista una ley que prohíba a las mineras operar sobre glaciares pues  según ellos, esto ahuyentará la inversión en el área.

Por otro lado, tenemos un cuerpo de académicos especialistas en glaciares que se encuentra cautivo por el sector minero, pues directa o indirectamente trabajan para ellos. Y nos encontramos con afirmaciones que desestiman el valor de ciertos tipos de glaciares, como los de roca, que suelen ser de los más afectados por la actividad minera.

Conjuntamente los distintos gobiernos desde el 2006 no han hecho nada para darle el empuje y fuerza necesarios a este proyecto y al existir “escasa de voluntad política” irónicamente queda congelado en su tramitación.

¿Qué se puede hacer para que el proyecto de protección de glaciares vea la luz ante un escenario tan adverso? Con casi 100 mil ciudadanos, República Glaciar es una demostración del interés que tienen los chilenos en proteger su tesoro blanco. Ahora estas voces deben exigir a la Presidenta Bachelet y al Ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier, que den urgencia y apoyo al proyecto, para que pueda seguir su tramitación en el Congreso y se logre por fin descongelar la protección de los glaciares.

­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­