logoLas polémicas en torno a los últimos días del gobierno de Sebastián Piñera parecían haber quedado atrás. Sin embargo, el conocimiento de un decreto firmado durante las últimas 24 horas de mandato saca nuevamente a la luz algunas decisiones adoptadas y que pueden resultar ampliamente impopulares.

Se trata del Decreto N° 140 del año 2014, firmado el día 10 de marzo por el entonces ministro Félix de Vicente, en el cual se revocan amplias zonas de interés turístico a lo largo del todo el territorio nacional, entre ellas algunas zonas donde comunidades indígenas podrían ver afectados sus emprendimientos relacionados al mundo del turismo.

De acuerdo con el análisis del documento que entregó Lucio Cuenca, director del Observatorio de Conflictos Ambientales (OLCA), “prácticamente todas las zonas mencionadas en el decreto están asociados a alguna amenaza o proyecto que está generando un conflicto”.

Entre ellos destacó zonas como el Río Futaleufú, los Saltos del Laja, San José de Maipo, y la zona de San Pedro de Atacama tras el potencial geotérmico de los geisers del Tatio. Además, se suman localidades como el salar de El Huasco, que según Cuenca “ya está afectado por la extracción de agua por parte de mineras”, y el salar de Maricunca, que está afectado por las mineras Manto de Oro en la zona cordillerana de Copiapó. “En la cordillera de Chillán se ha reactivado un conflicto por un embalse multipropósito que está impulsando Obras Públicas, tanto de riego como central hidroeléctrica, que se llama Punilla“, agrega Lucio

Esta es una muy mala noticia, creo que las comunidades que están en estos procesos van a recibir de mala forma este decreto“, continuó Cuenca, asegurando que la decisión adoptada por el ministerio de Economía está “escudada en una formalidad”, ello porque la ley 20.423, que estableció la nueva política turística del país en 2010, fijó como norma que todas las zonas turísticas debían renovar su declaratoria de zona de interés turístico. El decreto señala que dichas formalidades “no fueron repostuladas en tiempo y forma”.

Según Cuenca, la protección que entregaba la declaratoria a las zonas que hoy ya no son considerados como de interés turístico afecta a lugares emblemáticos del turismo nacional como los gaiser del Tatio, las comunas de Villarrica y Pucón, “que son sectores completos que tienen una cualidad y vocación turística, donde es su principal actividad. Quitarle esta declaratoria deja con cierto grado de vulnerabilidad al turismo de la zona, porque otras actividades más poderosas podrían sobreponerse en estas zonas. En ese sentido, es muy grave”, señaló el director de OLCA.

“Esto puede exacerbar situaciones de conflicto. (…) Entre otras cosas, estas declaratorias no solo protegen los territorios sino que también permiten a las distintas organizaciones de los territorios y que buscan desarrollar proyectos turísticos, postular a fondos públicos destinados a la promoción del turismo. El perder esta declaratoria implica también quedar fuera de la política de fomento turístico del Estado”, resume Cuenca.

Revisa el polémico decreto a continuación.

Decreto Caducidad Zoit DL 1224 by victor-andres-guillou-vasquez-3379