El doctor en geografía, glaciólogo y Director del Departamento de Geografía de la Universidad de Chile, testificó en el juicio que las comunidades del Valle del Huasco han iniciado contra la transnacional por la destrucción irreparable de los glaciares que se encuentran en la naciente de sus cuencas.

11921_1500041866886185_5740174687195506683_nEn los Tribunales Ambientales de Santiago, el segundo testigo experto que declara en este caso, expuso con claridad que la afectación en la alta cordillera del Valle se debe a la acción humana, individualizando en particular a la trasnacional Barrick Gold y a su proyecto Pascua Lama, tanto en los trabajos de exploración como de construcción de la mina.

La construcción de caminos en ambiente periglaciar y glaciar, los trabajos y sondajes sobre glaciares, las tronaduras y vibraciones, la negligencia en el manejo del polvo tras el gran tránsito vehicular de camiones y camionetas y el comienzo ilegal del prestripping, así como el aumento de la temperatura por la gran cantidad de maquinaria e intervención humana son algunas de las causas que estarían dañando de manera irreparable este frágil ecosistema.

Ferrando sostuvo además que es indiscutible el aporte hídrico de los glaciares a la cuenca, y señaló que al afectarse un cuerpo de hielo, independiente de su tamaño y de su clasificación, se está dañando toda la interrelación y condiciones especificas que hacen posible que el frágil ecosistema glaciar exista y permanezca. En este sentido, criticó la definición de Glaciar que ha intentado imponer el gobierno en la estrategia nacional de protección de glaciares, porque es muy restringida, desdeña la intervención en cuerpos pequeños y elude el hecho de que no hay consenso científico sobre la materia.

Por otro lado, alertó que los estudios brindados por la minera, faltan de rigor científico. Es imposible aseverar con exactitud cuál es el aporte del ecosistema glaciar o de un glaciar en agua a la cuenca, como lo hacen los estudios pro Barrick, lo único que está claro es que el  aporte es fundamental sobre todo para este ecosistema desértico que vive tan sólo de la contribución nival de la alta cordillera. De la misma forma desmintió que la única razón del retroceso de los glaciares fuera el cambio climático tal cual arguyen los consultores Cec´s y BGC, que prestan servicio a la transnacional.

Finalmente indicó que la megaminería en zona glaciar no solo afecta las aguas de las cuencas en cantidad, sino también en calidad, pues el polvo que cae sobre ellos y los derrite contiene metales pesados y partículas de combustible que contaminan los cursos de agua río abajo.