Probablemichael-reynolds-3-660x550mente si hay algo que aún se encuentra muy retrasado en materia ambiental son las construcciones. Santiago, poblado de edificios y que experimenta un preocupante auge inmobiliario es un claro ejemplo de ello. Muchos de los departamentos que se venden en el mercado como “sustentable” no son más que una fachada para un diseño poco innovador, poco eficiente energéticamente y por ende poco amigable con el medio ambiente. Esta es una de las razones por la cual también los gastos comunes de los departamentos hoy fluctúan entre precios demasiado altos para un ciudadano común.

Michael Reynolds es uno de los pocos arquitectos que logró salir de ese sistema inmobiliario y es hoy uno de los más connotados impulsores de la “vida radicalmente sostenible”. Reynolds es un arquitecto estadounidense que ha sido un gran crítico de sus pares por no saber cómo manejar los residuos de las construcciones, lo que lo ha llevado a adquirir una fama de extremista. Es parte además de un movimiento que realiza construcciones autosustentables en distintas partes del planeta llamado Earthship Biotecture. En este contexto, Michael junto a otros 60 colaboradores de diferentes partes del mundo han construido la Nave Tierra, una casa autosustentable ubicada en Ushuaia, Argentina. La construcción pretende ser un ícono para la arquitectura moderna y eficiente, para lo cual han tomado todas las consideraciones necesarias.

eco hare

La Eco Hare de Isla de Pascua

Construida con materiales naturales y reciclados, la Nave Tierra posee un sistema de recolección, filtrado y limpieza de aguas lluvias, tratamiento de aguas residuales, una producción sostenible de frutas y verduras y es alimentada energéticamente por paneles solares y energía eólica. Esta construcción está diseñada para ser completamente “eco-amigable” ya que pretende proveer de todas las necesidades básicas a sus habitantes. Por este motivo, el diseño fue elaborado usando materiales ya reciclados o reutilizando otros desechos. De este modo la Nave Tierra está construida con 333 neumáticos, tres mil latas de aluminio, cinco mil botellas de plástico y tres mil botellas de vidrio. La armazón principal está hecha de dos cilindros de 50 metros cuadrados y y una armazón externa de cristales, lo que permite que la vivienda se encuentre a una temperatura constante entre los 18 y los 22 grados.

Esta iniciativa se suma a otras en diferentes partes del mundo, aunque nuestro país ya posee una similar. La Eco Hare, ubicada en Isla de Pascua, es actualmente la oficina que ocupa la Dirección de Aseo y Ornato de la Municipalidad de Rapa Nui. La construcción, de 75 metros cuadrados, es parte de un plan general que pretende descontaminar la isla y convertirla en un lugar amigable con el medio ambiente. La Eco Hare está construida a partir de 50 mil latas de aluminio, 4.500 cajas de tetra pak, 2.200 botellas PET, 250 neumáticos y cuatro metros cúbicos de vidrio molido.