merluza arrastreComo “la peor señal para los pescadores artesanales del país”, calificó el presidente de la Caleta Guayacán de Coquimbo, Pascual Aguilera, la decisión del Consejo Zonal de Pesca de la III y IV Región, que permite a la gran industria pesquera de Coquimbo seguir pescado con cerco (4 años) y arrastre (5 años) dentro de las 5 millas de exclusividad artesanales.

“Hoy ganó el lobby de la gran industria, porque 5 barcos rastreros seguirán aniquilando los recursos de más de 3.000 pescadores de Coquimbo. Hablamos de tres empresas Brac Pesca, Guido Mar y Antartic, que serán las únicas beneficiadas con la medida”, puntualizó el dirigente.

Junto con explicar que estas industrias se abastecen también de 5 barcos artesanales, impidiendo el crecimiento de las pymes de la zona, Aguilera señaló que “lo más insólito de la medida, es que quienes inclinaron la balanza fueron pescadores de Atacama, sin ninguna participación de quiénes trabajamos y pescamos en Coquimbo”.

Para Aguilera el principal problema es la pesca de arrastre utilizada por los barcos crustaceros “de las 59 especies de interés para nuestro sector, 26 de ellas las hacen pedazos con sus redes y nos quitan nuestro trabajo”.

Cabe recordar que la Presidenta Michelle Bachelet había comprometido en su Programa de Gobierno, el fin de la pesca de arrastre para antes de terminar su mandato. Sin embargo, como ha sido la tónica esto no se cumplirá, pues en Coquimbo se acaba de autorizar por 5 años.

Al respecto, el dirigente señaló “que esperamos que se cambie la ley Longueira, pues será la única salvación para terminar con decisiones absurdas, que se contradicen con la sustentabilidad y el desarrollo económico chileno”.