no-al-frackingEl fracking, o fracturación hidráulica, es una técnica utilizada para la extracción de hidrocarburos que se encuentran en el subsuelo y que debido a diferentes restricciones no permiten ser explotados de manera convencional.

Las aguas residuales provenientes de la fracturación hidráulica e inyectadas en las capas profundas de la tierra serían responsables del fuerte aumento del número de terremotos en Estados Unidos, según un estudio publicado por científicos del USGS.

Los autores de este estudio del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) investigaron la frecuencia de terremotos en la cuenca del Ratón en el sur de Colorado y el norte de Nuevo México, una región “sísmicamente tranquila” antes de 1999, cuando empezó la inyección de aguas residuales en la zona. Un sismo de magnitud 5,3 que azotó Colorado en 2011 fue probablemente causado por la inyección de aguas residuales para realizar una perforación para obtener gas natural, afirman cuatro científicos del USGS.

Los geólogos ven una relación directa entre la inyección de aguas y la actividad sísmica. Por ejemplo, muestran que el momento y el lugar de la sismicidad corresponden a la secuencia documentada de inyección de aguas residuales en la zona.

Los científicos dijeron que desde 2001 hasta 2013 hubo 16 terremotos de magnitud 3,8 o superior en la cuenca del Ratón. Durante los 30 años anteriores a ese período (de 1972 a 2001), el área registró solo un terremoto de esa magnitud.

“A partir de 2001 la producción de metano aumentó, y con ella el número de pozos de aguas residuales (21 actualmente en Colorado y siete en Nuevo México) y las tasas de inyección”, dijo al portal ‘Natural Gas Intelligence’ un portavoz de la revista ‘Bulletin of the Seismological Society of America’, donde fue publicado el estudio. “Desde mediados de 2000, la tasa total de inyección a través de la cuenca ha oscilado entre 1,5 millones y 3,6 millones de barriles [de aguas residuales] por mes”, añadió el interlocutor del portal.

El debate sobre la fracturación hidráulica ha estado presente por décadas entre las empresas perforadoras, los científicos, grupos ambientalistas y la comunidades afectadas. Este debate internacional ha llevado a varios países a limitar su uso, mientras que en Francia, Países Bajos, Bulgaria y en algunos estados de Estados Unidos se ha prohibido.

Actualmente, la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) se encuentra explotando un pozo mediante fractura hidráulica, teniendo resultados exitosos desde el punto de vista comercial e ingenieril. A su vez, uno de los puntos especificados en la agenda energética anuncida por Bachelet es “fortalecer y profundizar la exploración y explotación de petróleo y gas natural, con esfuerzo especial en la cuenca de Magallanes, en petróleo y gas no convencional”, es decir la obtención de gas y petróleo mediante fracking, por lo que se espera un importante aumento en su utilización en los próximos años.