abejas 2Las abejas están en crisis. Según cifras, la desaparición de este importante insecto promedia el 25 por ciento a nivel global, en Estados Unidos ha alcanzado ya el 60 por ciento y en algunas zonas del mundo alcanza casi el 80 por ciento de mortandad.

Se cree que las razones de este fenómeno son múltiples, pero hasta el momento, el denominado Síndrome de Colapso de las Colmenas (CCD por sus siglas en inglés), ha demostrado tener directa relación con el uso de insecticidas del tipo neonicotinoides, según lo evidencia un estudio de científicos de la Universidad de Harvard.

Sin embargo, entre las muchas causas que se han mencionado como causantes del CCD están también las señales de wi-fi, crecimiento de los virus, hongos y baterías que afectan a las abejas; antenas de celulares y otros.

Desde este punto de vista, las grandes urbes son lugares críticos para el desarrollo de esta especie, pero aunque parezca impensado, hay formas de ayudar a las abejas a establecerse en sitios como Santiago. Esta ha sido la tarea de la campaña “Polinicemos Chile”, de la ONG Plan Bee, quienes durante el año pasado instalaron las primeras colmenas urbanas en Colina.

“Si queremos ver ciudades más verdes necesitamos generar conciencia de la importancia de nuestras acciones. Si todos y cuidáramos a todos los insectos, en poco tiempo podríamos ver Santiago revitalizado y una especie que hoy está en peligro de extinción, en crecimiento gradual a nivel nacional”, sostuvo Tamara Ortiz, vocera de Plan Bee.

La ONG basó su proyecto en una investigación realizada en el norte, donde documentó las razones de la desaparición de las abejas. Posteriormente, iniciaron una campaña para proteger a este colorido insecto volador, culminando con el establecimiento de dos zonas de reserva de la especie, en Los Molles y en Pucón. A través de su trabajo, Plan Bee ha educado a más de 1.300 estudiantes de escuelas municipales sobre la importancia de las abejas.

Paralelamente a la instalación de las colmenas, la iniciativa se ha centrado en educar a la población sobre algunas acciones que se pueden hacer para ayudar a las abejas. Acá dejamos algunos datos que hemos averiguado de diferentes fuentes:

1. Planta flores en tu hogar: Las que han tenido mejores resultados son menta, abejas 1albahaca, lavanda, tomillo, manzanilla, romero y margarita. Pero, investigadores han recalcado que lo mejor es plantar flores nativas. Si tienes más espacio puedes también probar con arbustos, como el chilco, o árboles, como el arrayán el quillay, radal, etc.

2. No utilices pesticidas ni insecticidas químicos: Existen infusiones a base de diferentes especies, como la ruda, cebolla, ajo, etc. (ver receta más abajo). Si tienes un huerto plantar ruda y salvia, entre otras, ayudan a controlar naturalmente las plagas.

3. Instala sistemas de nidificación (si tienes espacio suficiente): Según el entomólogo Víctor Monzón, de la Facultad de Ciencias Básicas de la Universidad Católica del Maule, tener trozos de caña vacías, ramas secas, paredes de adobe con agujeros y otros, son herramientas para ayudar a las abejas nativas a hacer nidos.

Londres, el ejemplo a seguir 

La capital de Gran Bretaña es quizás uno de los mejores ejemplos de cuidado de las abejeas. Allí, mucho más que sólo protegerlas, han iniciado una campaña para desarrolla una gran red de apicultura urbana. Tanto así, que incluso azotas de lugares como el Palacio de Backingham, Tate Gallery, Fortnum & Mason o Regent´s Park, son verdaderos colmenares de abejas.

Todo esto se debe a una campaña promovida por el ayuntamiento de Londres, durante el 2011, donde se promocionó la conservación y cuidado de las abejas. De hecho, diferentes organizaciones, crearon el Bee map, un mapa donde se pueden apreciar todos los puntos que agrupan a apicultores en la capital.

En la ciudad se realiza desde el año 2009 la London Honey Show, feria anual de miel y de las abejas. Allí, los propios apicultores urbanos venden sus productos y comparten experiencias con la comunidad.

Aerosoles orgánicos como pesticidas 

1. Aerosol de ajo y cebolla:

2. Picar una cebolla y una cabeza de ajo. Poner todo en un recipiente.insecticida orgánico

3. Agregar 100 cc de agua hirviendo sobre el ajo y cebolla picados y dejar reposar por una hora.

4. Luego de pasado el tiempo agregar una cucharada de jabón biodegradable y una cucharada de merkén.

5. Revolver bien o moler (idealmente con mini pymer o similar)

6. Vaciar en un rociador de jardín limpio (muy importante) y aplicar directamente sobre las plantas.

Aerosol de aceite y ajo:

1. Poner 3 cabezas medianas de ajo picado en un tazón. Agregar 2 cucharadas de vaselina líquida (aceite mineral) y dejar reposar por 24 horas.

2. Colar en un colador pequeño para no dejar pasar los residuos de ajo. Agregar una cucharada de jabón o lava lozas biodegradable o natural.

3. Mezclar todo y disolver en la siguiente proporción: 2 cucharadas de mezcla por litro de agua. Aplicar directamente a las plantas.

 Consejos para aplicar los aerosoles:

1. Aplicar con precaución sólo en las plantas infectadas, pues también daña la micro fauna buena para las plantas (como chinitas).

2. Realizar la mezcla cada vez que se aplique, ya que no se mantienen las propiedades si se guarda el producto por un tiempo.