[rev_slider conguillio]

 

Dos amigos mexicanos pasaron por allí en marzo del año pasado, deslumbrados por la majestuosa belleza del sur terrible, de sus árboles y su fuerza.

Con pesar recibieron ahora, a la distancia, la noticia de los incendios. Uno de ellos, Fernando Ruiz, hijo de chilenos exiliados en México, mandó las fotos y el video, como un homenaje modesto y sentido a la vida que hoy allí sufre.