Flyer Marcha por el AguaEste miércoles se desarrollará en Valparaíso la III Marcha por la recuperación del Agua y la Vida, movilización que comenzó en 2013 y que año a año ha ido sumando a más comunidades y organizaciones a lo largo del territorio nacional, todas afectadas por un mismo problema: la escasez hídrica.

El conflicto por el agua, agravado por la extensa sequía que afecta a gran parte del país, no se ha quedado únicamente en la denuncia de la emergencia, sino también ha pasado al campo de la crítica política.

En ello, y tal como lo han planteado dirigentes como Rodrigo Mundaca desde hace años, el papel del Código de Aguas es fundamental. Nacido en dictadura, el ordenamiento legal en materia de adjudicación de derechos de agua consagró, según varios críticos, el aprovechamiento del recurso para el sector empresarial y además lo hizo a perpetuidad.

Ante la infinidad de conflictos socioambientales que han surgido por proyectos a lo largo del país, tanto en el sector minero como el forestal, en la agroindustria y las plantas hidroeléctricas, todas las miradas estaban puestas en las propuestas hechas por el Ejecutivo en su cuenta pública ante el Congreso el pasado 21 de mayo.

Allí, la presidenta Michelle Bachelet anunció la declaratoria a nivel constitucional del agua como un bien nacional de uso público, medida que fue tibiamente aplaudida en su minuto, y que hoy ya no festina nadie. Entre las organizaciones que convocan a la Marcha por el Agua, afirmaron que en un principio pensaron que la medida “marcaría un punto de inflexión” pero con el tiempo “hemos comprobado que no se traduciría en ningún cambio sustantivo”.

A ello se sumó el anuncio de reforma al Código de Aguas, que aún sigue siendo debatido en la Comisión de Recursos Hídricos de la Cámara de Diputados.

El vocero nacional de la movilización, Rodrigo Faúndez, hoy calificó dicha reforma como “cosmética” y aseguró que “no soluciona los problemas de fondo”.

Faúndez criticó además que el parlamento, manchado por los casos de corrupción, discuta los cambios en este sector. “Esta es una muestra más de que el gobierno es incapaz de resolver los problemas de la ciudadanía, por eso, exigimos que los parlamentarios corruptos no decidan la reforma”, indicó.

machar por el agua y la vidaLa nueva movilización que reunirá a organizaciones de todo el país demanda la derogación del Código de Aguas y la demercantilización del recurso hídrico, y en la previa sumó el respaldo de la Confech en la materia.

Valentina Saavedra, vocera de la Confech, aseguró que si bien “la educación es nuestra demanda porque ha sido privatizada, también nos damos cuenta de que sucede lo mismo con el agua”, y agregó que “un país que no concibe derechos, es un país que no avanza con su pueblo”.

A su vez, Cristián Flores, otro de los voceros de la movilización y miembro del Comité de Defensa de Caimanes, manifestó su esperanza en lograr cambiar el Código de Aguas , y advirtió que “lo que existe hoy no es nada con lo que se viene”, en relación al cálculo de la cantidad de proyectos que están anunciados y que tendrán conflictividad hídrica.

Flores criticó de paso al Gobierno por no presionar para que la empresa Minera Los Pelambres dé cumplimiento al fallo que los obliga demoler el Tranque El Mauro. “El Gobierno ha hecho presiones para que eso no pase”, indicó.

Respaldo desde la ONG

Juan Pablo Orrego, presidente de la ONG ambientalista Ecosistemas, concordó con gran parte de las críticas planteadas por los movimientos que se darán cita en la Marcha por el Agua, y calificó como “muy severa” la crisis hídrica que afecta al país, relacionada al cambio climático.

Juan-Pablo-OrregoAseguró que dicha crisis “ya no es sequía. Lo que estamos viviendo en algunas regiones es un proceso de desertificación”, situación que ha sido reconocida por organismos técnicos y gubernamentales.

Sin embargo, para Orrego, el problema pasa por la administración de los recursos hídricos. “Nuestras aguas fueron capturadas por corporaciones a través de una operación muy compleja, bastante perversa, que se hizo bajo dictadura, y terminó entregando al mercado y empresas privadas todos los recursos hídricos de este país”, indicó.

El director de Ecosistemas graficó dicha situación con un ejemplo: Endesa tiene el 80% de los derechos de aguas no consuntivas (no destinadas a consumo humano) del país y las destina a proyectos de generación eléctrica.

Otro factor que influye en la grave situación hídrica del país es la contaminación de aguas. “La mega minería en el norte de Chile está causando estragos e inutilizando aguas en sus procesos. Ahora están con esta onda de desailinización, y que en casos secundarios, produce daños muy severos”, afirmó.

A ello, sumó su crítica a proyectos pilotos que están probando en Chile el lanzamiento de relaves mineros hacia el mar. “Eso es una cuestión insólita. En vez de cuestionar la minería, estos temas no se tratan de manera lúcida y falta una visión sistémica, porque en todo esto no se cuestiona el fondo del problema”, cuestionó.

Orrego aseguró que las propuestas del Gobierno no cuentan con “una análisis de fondo, un análisis sistémico” y aseguró que le reforma al Código de Aguas no tiene mucho sentido. “Si no expropias, porque esa es la palabra que realmente hay que usar, estás haciendo solamente un saludo a la bandera”, afirmó.

“La reforma que están proponiendo ni siquiera es retroactiva. (…) Hasta donde veo, las propuestas son un saludo a la bandera, al igual que la ley de glaciares, que los deja totalmente desprotegidos, todo para que la minería pueda seguir operando a full”, criticó.

“Todo lo que se está haciendo con las reformas es cuidarle las espaldas a las grandes corporaciones, a las mineras, a los de la pesca industrial y al sector forestal”, finalizó Orrego.

La defensa a los proyectos del Ejecutivo

reinaldo ruiz 1ElDesconcierto se contactó con el Delegado Presidencial para Recursos Hídricos, Reinaldo Ruiz, para conocer su visión sobre las críticas planteadas desde las organizaciones territoriales y medioambientales, y aseguró que desde su perspectiva “lo que propusimos al Congreso y hoy se está votando son cambios sustantivos en varios aspectos”.

Entre ellos destacó el cambio del sistema de otorgamiento a perpetuidad por un sistema de concesiones, ya que ayudaría a limitar en el tiempo y a fijar la renovación de dichas concesiones a las condiciones de la cuenca.

Además, afirmó que entre las reformas que pretenden introducir al Código de Aguas, está la idea de fijar “la prioridad de uso de agua para consumo humano”, que según afirmó, “ya está aprobada (en la Cámara) y eso es muy importante”.

Ruiz defendió la medida de consagrar en la Constitución al agua como un bien nacional de uso público, “para que queden en igualdad de estatus con el derecho de propiedad que se les otorga a los titulares (de los derechos)”.

Ruiz señaló entender “las críticas que algunos plantean sobre que esto es insuficiente, pero también están los que dicen que esto es excesivo. Aquí tenemos que buscar un espacio de acuerdo y de consenso y estoy optimista sobre que lo que salga finalmente de la Comisión de Recursos Hídricos sea una reforma sustantiva al Código de Aguas”.

El delegado presidencial dijo ver la marcha como algo “muy positivo” y destacó que “haya más personas que se sumen a la campaña por tener una relación diferente con el agua. Me parece una cuestión muy positiva”.

“Todas las manifestaciones que surgen de la ciudadanía son positivas. Necesitamos que la gente tome conciencia en forma creciente de que la forma en que estamos administrando este  recurso no es sustentable”, finalizó.

 

Lea también: 

Delegado Presidencial para Recursos Hídricos: “Aquí no habrá ni expropiación ni nacionalización