pascua lamaDurante la jornada de ayer, se conoció de la apertura de un nuevo proceso sancionatorio en contra del proyecto minero Pascua Lama por parte de la Superintendencia del Medio Ambiente  (SMA) tras detectarse nuevas infracciones a la normativa medioambiental. Dicho proceso viene a sumarse a otro iniciado en mayo de 2013, el cual mantiene paralizado al proyecto minero.

Tras el mandato del Segundo Tribunal Ambiental, la SMA decidió reabrir iniciado anteriormente y comenzar otro nuevo.

A raíz del proceso anterior, la autoridad medioambiental había multado a la empresa titular del proyecto, Compañía Minera Nevada SpA, con 16 mil UTM.

Los nuevos detectados que forzaron a la autoridad a abrir el segundo proceso sancionatorio se produce tras nuevas fiscalizaciones realizadas entre 2013 y 2015, llevadas a cabo tanto de manera programada como a raíz de denuncias realizadas por la comunidad. En esta oportunidad, a la minera se le formulan 10 cargos por incumplimientos de la normativa, uno de ellos considerado como infracción gravísima, 2 graves y 7 leves.

Dichas infracciones a la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) están relacionadas con exigencias en torno a la flora y vegetación, monitoreos sociales y de glaciares afectados, entre otras.

Tras conocerse la noticia, la Asamblea por el Agua del Guasco Alto declaró recibir la noticia con “satisfacción” y aseguró que “estábamos esperando” el nuevo proceso de sanción tras las denuncias hechas por ellos mismos.

no a pascua lamaEn un comunicado, la comunidad afirmó que tras las nuevas denuncias “se reconfirma que Barrick Gold es una empresa criminal que no repara en poner en peligro a las comunidades bajo aguas de su proyecto minero”, indicando que se han detectados daños en 13,8 há de vegetación y en 2,6 há de vegas altoandinas, considerados como los “filtros naturales de nuestras aguas y los ecosistemas de los que se valen los crianceros de la zona”.

Además agregan que las denuncias también dan cuenta de la contaminación de los ríos de la zona con metales químicos de riesgo para la salud.

La Asamblea de Guasco Alto indicó que Barrick, dueña del proyecto a través de Minera Nevada, “es una empresa que no acata a la autoridad y que parte de su modus operandis es el mentir, tergiversar información, y más grave, aún ocultarla”, en alusión a que uno de los puntos sancionados por la SMA versa sobre un estudio que minimizó los caudales de aporte que brindan los glaciares afectados, el cual había sido objetado ante la Justicia por las comunidades.

El Tribunal se equivocó al basar y confiar sus conclusiones en las pruebas ‘científicas’ de los consultores pagados por Barrick (Centro Científicos de Valdivia CEC´S Y BGC) que demostrarían que el polvo depositado por culpa de la minera en ellos no los está derritiendo”, señala el comunicado.

La instancia comunitaria demandó que la autoridad ambiental aplique “la máxima sanción por el nivel de todos los incumplimientos y la reiteración de los mismos”, lo que significaría el cierre definitivo del proyecto.

“Barrick ha demostrado tras más de 10 procesos de sanción y más de 40 infracciones, entre ellos incluso la paralización de sus faenas, que no acatará nunca. No queremos más multas, castigos ni mitigaciones, queremos vivir”, concluye el comunicado.