termoelectrica1-960x623

 

Si primero fue Octopus, hoy son la Central El Campesino y el Terminal GNL Penco-Lirquén los proyectos que mantienen en alerta a la comunidad de Bulnes, en la  provincia de Ñuble, en la región del Biobío.

Actualmente la tramitación de ambos proyectos se encuentra suspendida por solicitud de los titulares hasta el 30 de octubre, plazo para responder las consultas realizadas por la ciudadanía. Sin embargo, sus opositores no descansan a la hora de denunciar las irregularidades que, afirman envuelven a ambos proyectos.

Por ello, el Comité Bulnes Libre de Termoeléctricas publicó un video en el que aparece el actual subsecretario de Medio Ambiente, Marcelo Mena, exponiendo en calidad de “asesor ambiental en calidad de aire” de la empresa Australis Power, firma detrás de Octopus LNG SpA, sobre las proyecciones realizadas en torno a las emisiones de contaminantes que generaría la central.

En diálogo con eldesconcierto.cl, Víctor Díaz, presidente del Comité Bulnes sin Termoeléctricas, explicó que el video es del 2013 ” cuando hicimos una reunión con el concejo municipal porque queríamos confirmar el apoyo del concejo y el alcalde nos daban al Comité. Se decidió invitar a la empresa para explicar el proyecto, y ahí llegó el señor Marcelo Mena como asesor medioambiental, y nos explicó lo relativo a las emisiones del proyecto, asegurando que no íbamos a tener ningún problema y que no iban a haber emisiones peligrosas”, indicó Díaz.

“Para nosotros hay un conflicto de interés porque él es el jefe del Seremi de Medio Ambiente, quien va a votar en el proyecto”, detalló.

El dirigente criticó además los programas de descontaminación en ciudades como Temuco, Los Ángeles y Chillán, ya que “no se dice nada con respecto a que la termoeléctrica estará a 25 kilómetros de Chillán, y que le va a llegar una pluma de emisiones. Él debiese al menos mencionar eso“, fustigó Díaz.

Díaz aseguró que “con todas las pruebas que tenemos, creemos que una persona que haya estado prestando asesorías a la empresa, y que hoy está desde el otro lado, puede ser muy poco objetivo”.

LA HISTORIA DE OCTOPUS

Octopus consistía en la construcción de un terminal marítimo de gas natural licuado (GNL) en la comuna de Penco, con el objetivo de recibir, descargar, almacenar, regasificar y transportar el gas natural a tierra, mediante un ducto submarino de 2,5 kilómetros.

El proyecto fue retirado por la empresa Octopus LNG SpA en noviembre de 2013, y vuelto a presentar en dos fichas distintas ante el SEA, revelando la verdadera intención detrás de Octopus.

imagen_terminal_lng
Uno es el proyecto Terminal GNL Penco-Lirquén, presentado por la misma empresa y que ingresó al SEA el 10 de octubre de 2014, y que declara dentro de sus objetivos la construcción de un terminal de casi las mismas características al proyecto anterior, con la diferencia que se pretende convertir el GNL en Gas Natural Comprimido (GNC) para inyectarlo al sistema de distribución de gas natural existente en la región, “y así abastecer la demanda de la industria de la zona, además del mercado comercial y residencial de la región”.

imagen_el_campesinoEl otro proyecto, directamente enlazado a la aprobación del primero, es la Central El Campesino, que considera la construcción de una central de generación eléctrica de ciclo combinado a gas natural -además una línea de transmisión una subestación para conectarse con el Sistema Interconectado Central (SIC)- que generaría 640MW, el cual fue ingresado el 6 de noviembre de 2014, con casi un mes de diferencia al proyecto del terminal marítimo de GNL.Si bien la empresa titular de este proyecto es El Campesino S.A., ambas pertenecen a Bio Bío Genera.

LA DENUNCIA

El 25 de mayo de este año, el Consejero Regional del Biobío, Luis Santibáñez, solicitó a la Contraloría General de la República una investigación respecto a una eventual incompatibilidad de funciones,  o conflicto de intereses, del Subsecretario del Medio Ambiente.

El dictamen fue categórico. “Atendidas las consideraciones expuestas durante el desarrollo del presente trabajo, corresponde desestimar en todos sus puntos la denuncia ingresada a esta Contraloría General” dice el documento disponible acá.

Según Contraloría no hay incompatibilidad de Mena ya que el “subsecretario no participa en la elaboración, evaluación, seguimiento, ni fiscalización de los proyectos ingresados al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, cuya administración corresponde al SEA”.

LA RESPUESTA DEL SUBSECRETARIO

Marcelo-Mena-b-485x300Pese al dictamen de Contraloría, la tensión en la comunidad continúa. Víctor Díaz, presidente del Comité Bulnes sin Termoeléctricas asegura que el proyecto será “una estufa gigante que se suma a la contaminación de Chillán”.

Desde eldesconcierto.cl intentamos insistentemente hablar con la autoridad medioambiental, sin embargo Mena desestimó entregar declaraciones directamente, y por medio de su equipo de comunicación envió un comunicado de prensa aclarando su participación como asesor de la empresa a cargo del proyecto.

Dicho comunicado reconoce que Marcelo Mena “participó como consultor académico para la Empresa Kas Ingeniería”y “realizó modelaciones de calidad del aire para el proyecto denominado en ese entonces “Octopus”, para la construcción de una central a gas natural en la Región del Biobío”.

El documento agrega que “ninguno de los estudios de calidad del aire realizados a través de la Empresa Kas Ingeniería, fueron incluidos finalmente en el Estudio de Impacto Ambiental presentados por el proyecto” que actualmente se tramita ante el SEA, ya que “los modelamientos realizados en 2013 son de un proyecto en tamaño y tecnologías distinto a lo que actualmente la empresa presentó al sistema”.

Además reitera el dictamen de Contraloría.