salmoneras 2

El pasado 27 de julio, la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) nuevamente miró desde cerca la industria salmonera. Esta vez formuló cargos en contra de la empresa noruega Marine Harvest por incumplimientos medioambientales en su centro de cultivo Isla Guar Norte.

El proceso, aún en etapa de investigación, vino a engrosar el amplio prontuario de las salmoneras, la industria que concentra el mayor número de incumplimientos ambientales en el país.

El Superintendente del área, Cristian Franz, alertó de esta situación la semana pasada, apoyándose de los datos oficiales disponibles sobre los procesos sancionatorios iniciados por la  Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) desde 2013, fecha en que comenzó a operar dicha repartición.

En las tres regiones en que se concentran las empresas relacionadas al sector, 19 de los 34 expedientes sancionatorios abiertos por la SMA corresponden a la industria del salmón. Es decir, un 55,8% del total.

Si bien no todos ellos concluyeron con una sanción efectiva, el alto nivel de incumplimientos se explica, según la industria, por el alto nivel de fiscalización al que son sometidos los centros de cultivo, tanto por parte de la SMA como por el Servicio Nacional de Pesca.

felipe manterolaEn diálogo con eldeconcierto.cl, Felipe Manterola, gerente general de Salmón Chile (asociación gremial que agrupa a los productores nacionales), aseguró que la SMA realiza “entre 50 y 60 fiscalizaciones al año”, mientras que en el caso de Sernapesca, dicha cifra supera las 600.

Manterola explicó que el número de infracciones al sector se da por un tema estadístico. “El sector productivo que tiene más RCA en Chile es la industria del Salmón. Cerca de la mitad corresponden a él, por lo que hay un tema matemático”, indicó. Esto, ya que la SMA fiscaliza el cumplimiento de las RCA (Resolución de Calificación Ambiental) entregadas para la aprobación de los proyectos.

“Si tienes 500 compromisos en tu RCA, con un incumplimiento de esos 500 puede haber una infracción o un no cumplimiento. Por eso, estoy hay que mirarlo en su contexto”, argumentó el representante de Salmón Chile.

El representante reconoció que existen “muchos desafíos que mejorar” en el sector, pero insistió en que “resulta irresponsable” no analizar las infracciones en su conjunto.

“Todos los centros de cultivo son fiscalizados alguna vez por Sernapesca. Si se revisan las fiscalizaciones de ellos versus las de la SMA, no parece justo emitir un juicio de valor diciendo que la industria no cumple ambientalmente”, aseveró Manterola.

El gerente general de Salmón Chile además aseguró que ninguno de los procesos de sanción concluyó con una sanción efectiva, ya que “ante los incumplimientos, las empresas han lleva a cabo los programas de cumplimientos que están establecidos en la ley”.

Sin embargo, en al menos uno de dichos incumplimientos, la SMA decidió aplicar una sanción monetaria. Se trata de la formulación de cargos en contra de Valmar, realizada en febrero de 2014, y que en septiembre del mismo año, concluyó con una resolución desfavorable para la empresa, que fue multada con 13 Unidades Tributarias Anuales (UTA).

PREOCUPANTES NIVELES DE ANTIBIÓTICOS

salmones linea de producciónLa industria salmonera ha recibido otros cuestionamientos durante el 2015. Tras conocerse que la cantidad de antibióticos usados por esta industria alcanzó en 2014 su nivel más alto en siete años (563,2 toneladas, 25% más que el año anterior), algunos compradores internacionales del producto decidieron rebajar sus importaciones.

Fue el caso de Costco, la tercera minorista de Estados Unidos, que en julio admitió que recortaría la compra de salmones chilenos ante el preocupante uso de antibióticos en nuestro país. Según detalló a Reuters el supervisor de alimentos frescos de la empresa norteamericana, Jeff Lyons, el 90% de sus importaciones de salmón provenían de Chile, es decir, cerca de 250 mil kilos al año. Sin embargo, Costco decidió cambiar de proveedores e importará el 60% desde Noruega, dejando sólo el 40% restante para importaciones chilenas.

Y aunque la cantidad que se vendía a Costco representaba cerca de un 8,5% de las exportaciones totales de salmón chileno a Estados Unidos, la reacción de la industria salmonera fue minimizar el caso el caso y aseguró en un comunicado que dicha empresa “está probando una nueva línea de producto de otros orígenes, pero en ningún caso reemplazando al chileno”.

Para el gerente general de Salmón Chile, “no hay un uso excesivo” de antibióticos y aseguró que los sistemas de fiscalización son lo suficientemente rigurosos para asegurar que su uso sea “solamente cuando es estrictamente necesario”.

Al caso de Costco se suma la fuerte ofensiva por parte de la ONG Oceana Chile por conocer en detalle la cantidad y tipo de antibióticos utilizados por la industria.

La organización mantiene actualmente una controversia con el Consejo para la Transparencia (CLPT), tras la negativa del organismo para hacer pública dicha información.

Alex-MuñozAlex Muñoz, director de Oceana, comentó a eldesconcierto.cl que el viernes pasado se realizaron los alegatos ante la Corte de Apelaciones para obligar a que el Consejo para la Transparencia, modifique su dictamen.

“El Consejo para la Transparencia defendió su sentencia que mantiene en secreto las cantidades de antibióticos usados por cada empresa salmonera, a pesar que esa información está en manos del Servicio Nacional de Pesca. Nosotros insistimos que esta decisión viola el derecho de acceso a información pública e impide hacer un control ciudadano de la conducta de actores empresariales que afectan bienes públicos como el océano y derechos fundamentales como la salud humana y el derecho a vivir en un medioambiente libre de contaminación”, indicó Muñoz.

El director de Oceana aseguró que la preocupación del organismo no sólo radica en la posibilidad de que los antibióticos sean traspasados en la cadena de consumo humano, sino que suceda lo mismo con la resistencia ante dichos anticuerpos externos.

“Lo más relevante es si las bacterias que están en el salmón y que se han vuelto resistentes a los antibióticos traspasan dicha resistencia a las bacterias en los humanos. Hay estudios que comprueban que esto sí puede ocurrir, lo que representa un problema de salud pública de la mayor gravedad”, apuntó.

Sin embargo, desde la industria descartan cualquier riesgo para la salud.

“La gracia que tiene el salmón chileno es que asegura a todos los mercados donde estamos la no presencia de componentes químicos que pudiesen afectar la salud de las personas. (…) Acá se toman muestras de cada jaula para descartar que existan trazas de antibióticos y luego se hace lo mismo en las plantas de proceso. Al año Sernapesca realiza más de 80 mil muestreos para asegurarse”, indicó al respecto Manterola.

Finalmente, el representante de la industria aseguró que el detalle de los antibióticos usados en cada centro de cultivo son entregados “a los clientes que lo solicitan, y la industria cumple con informar todo lo que la autoridad y las certificaciones internacionales solicitan, ni más ni menos”.