Existe una larga lista de acciones cotidianas, que a primera vista parecen absolutamente inofensivas, pero que sí contribuyen a emitir dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero.

Y claro, para todos es evidente que manejar un auto o encender la luz de tu casa significa una acción que no ayuda al medioambiente, pero de seguro jamás pensaste que enviar un mensaje de texto o consumir agua también genera una “huella de carbono”.

Según informa La Tercera, este es el listado con el impacto ambiental de algunas actividades cotidianas:

Huella digital

Se estima que enviar un correo electrónico, por breve que sea, suma cuatro gramos de equivalente de CO2 (gCO2e) a la atmósfera.

Para ponerlo en perspectiva, la emisión de carbono del acto de enviar 65 correos electrónicos equivale a trasladarse un kilómetro en automóvil.

Los culpables son los gases de efecto invernadero producidos por la utilización de la computadora y los servidores pero también los emitidos al fabricar esos equipos.

Las cosas se complican al enviar un correo electrónico con un archivo pesado, lo cual suma 50 gCO2e a la atmósfera. Cinco de esos mensajes equivalen a quemar 120 gramos de carbón.

Recibir un mensaje de spam, aunque uno ni siquiera lo abra, tiene un impacto ambiental de 0,3 gCO2e.

La huella anual de carbono del spam es equivalente a los gases con efecto invernadero emitidos por 3,1 millones de automovilistas que consuman 7.600 millones de litros de gasolina en un año.

A tener en cuenta la próxima vez que se haga una búsqueda inútil en Google: buscar un dato en una computadora portátil eficiente en energía deja una huella de carbono de 0,2 gCO2e. En una desktop, es de 4,5 gCO2e.

¿Y un mensaje de texto? “Cuesta” unos 0,014 gCO2e.

¿Papel o plástico?

Cada bolsa de plástico de las tiendas tiene una huella de carbono de 10 gCO2e, pero el impacto de las de papel es mucho peor, de 40 gCO2e cada uno.

El agua embotellada comprada en el supermercado produce emisiones 1.150 veces superiores a las de la misma cantidad de agua tomada del grifo.

Una botella de 500-mililitros produce 160 gCO2e, contra los 0,14 gCO2e del agua corriente.

Un café con leche tiene una huella de carbono de 235 gCO2e, en parte a causa de las emisiones resultantes de la vaca que produce la leche.

Una taza de café o té para la que sólo se calentó el agua necesaria produce sólo 21 gCO2e.

El ocio tampoco está libre

Cuanto más grande es la pantalla de televisión, mayor es la huella de carbono.

Mirar dos horas de televisión en una pantalla de plasma de 24 pulgadas cuesta 440 gCO2e, equivalente a recorrer 1,6 km en auto.

La huella de carbono es de 68 gCO2e y 176 gCO2e respectivamente por dos horas mirando una pantalla LCD de 15 o 32 pulgadas.

Recorrer una milla (1,6 Km) en bicicleta tras la ingesta de plátanos emite 65 gCO2e, contra 260 gCO2e por una milla alimenta por hamburguesas.