Científicos daneses publicaron el mayor estudio acerca de la relación entre el uso de anticonceptivos y la depresión hasta la fecha, confirmando así lo que miles de mujeres en el mundo, y decenas de estudios parciales, ya habían evidenciado: existe una relación significativa entre el uso de anticonceptivos hormonales y los diagnósticos de depresión. El estudio, que incluyó datos de aproximadamente un millón de mujeres en un lapso de 18 años, concluyó que el uso de la píldora combinada (que incluye tanto estrógeno como progestina) aumenta en un 23% el riesgo de requerir medicamentos antidepresivos, particularmente en los primeros 6 meses de iniciado el tratamiento. El uso de píldoras de progestina, por su parte, aumenta el riesgo en un 34%. Otros métodos de anticoncepción hormonal, como los parches o los implantes, mostraron relaciones aún mayores a las evidenciadas por los anticonceptivos orales.

Particularmente preocupante resulta el análisis de los resultados en adolescentes. Según el estudio, el uso de anticonceptivos combinados se asocia a un aumento de más de un 80% en la incidencia de diagnósticos de depresión en jóvenes entre 15 y 19 años.

Los resultados abren la discusión en torno a la necesidad de fortalecer la investigación acerca de las alternativas de anticoncepción masculina, y al uso de métodos que no alteren los equilibrios hormonales de las mujeres. Del mismo modo, permiten cuestionar la entrega indiscriminada de anticonceptivos hormonales a grupos de riesgo, en particular las adolescentes, sin que los efectos secundarios de estos tratamientos sean debidamente estudiados. En el intertanto, se sugiere el establecimiento de una política pública que privilegie el uso de métodos anticonceptivos que no modifiquen el equilibrio hormonal en su actuación, tales como el diafragma, el condón, o los dispositivos intrauterinos no-hormonales (como la popular “T” de cobre).

En Chile, el país más deprimido de Latinoamérica, los diagnósticos de depresión en mujeres triplican a los diagnósticos en hombres. A la luz de esta investigación, resulta urgente evaluar si las píldoras anticonceptivas (el método de anticoncepción más utilizado en el país) inciden en este problema.

Referencias:

Columna de opinión en The Guardian

Artículo original (acceso a texto completo reservado para suscriptores, resumen gratuito)

Columna depresión en Chile

Informe prevalencia depresión en Chile, MINSAL