Organizaciones de la sociedad civil ingresaron las primeras reclamaciones ante el Ministerio de Energía para evitar que Chiloé sea declarado Polo de Desarrollo Energético.

Para las organizaciones demandantes, si Chiloé se define como “Polo de Desarrollo Energético” se continuará con la destrucción de turberas de altura para el emplazamiento de nuevos megaparques eólicos, agravando la sequía hídrica en comunidades rurales.

De acuerdo al Centro de Estudios Sociales de Chiloé (CESCH), la demanda energética de Chiloé está totalmente cubierta y se exporta energía al continente. Por lo que “el acelerado avance de megaproyectos que destruyen nuestras fuentes de agua es sólo para lucro privado y no obedece a una necesidad social”.

La reclamación realizada se basó en las exigencias del Art. 85 de la Ley 20.936, según el cual los “Polos de Desarrollo de Generación Eléctrica” deben “(…) cumplir con la legislación ambiental y de ordenamiento territorial”. No obstante esto no se cumpliría para Chiloé debido a que la Región de Los Lagos no cuenta con un Plan Regional de Ordenamiento Territorial (PROT) y el hecho que la Estrategia Regional de Desarrollo vigente y el Plan Estratégico de Desarrollo Provincial “El Chiloé que queremos”, reconocen explícitamente que la vocación productiva y territorial de Chiloé son el desarrollo turístico, la conservación y puesta en valor de la naturaleza y la cultura.

Cabe recordar que la Provincia de Chiloé viene soportando un acelerado proceso de crisis hídrica derivado de afectación de ecosistemas como el bosque nativo y las turberas, los cuales cumplen el rol de reservorios de agua dulce ya que el archipiélago no tiene un suministro de agua a partir de deshielos de montañas como ocurre en el continente.

Por todo lo anterior, las organizaciones exigieron que la provincia de Chiloé no sea definida como “Polo de Desarrollo de Generación Eléctrica” agregando queesperamos que el Ministerio tome una decisión responsable con Chiloé y no sea considerado como Polo desde el principio del proceso de planificación energética nacional.

La gestión fue realizada por la consultora Sur Territorio; el Centro de Estudios Sociales de Chiloé (CESCH); el Centro de Estudios y Conservación del Patrimonio Natural (CECPAN) y el Consejero de la Sociedad Civil ante el Ministerio de Energía. La reclamación también contó con el apoyo de la Agrupación Sociocultural Aitué y el Movimiento Defendamos Chiloé.