Jane Morgan es conocida como Japy Jane, y es la dueña de uno de los sexshop más conocidos en el Santiago. Debido a sus años de trabajo en el área, afirma que las mujeres deben liberarse y darse autoplacer.

“El sexo es un tema camuflado todavía para las mujeres y peor si hablamos de masturbación, aún cuesta un poco”, comienza, y afirma que la sexualidad es una parte muy importante dentro del movimiento feminista.

“Uno puede hablar de la masturbación de los hombres, de la “paja”, que tiene miles de nombres, miles de bromas. Se dice incluso: “Déjalo, si se toca es normal que esté encerrado en su pieza”… y para nosotras nada”, cuestionó en una entrevista con La Cuarta.

Morgan además se explaya al señalar que “no existe otro nombre o sobrenombre para la masturbación femenina, y no se habla de eso muy abiertamente, no hay espacio cultural para dar “permiso” a las chicas a que lo hagan, eso pasa”.

La mujer adulta piensa que no necesita la masturbación o el autoplacer o descubrir su propio placer si están en pareja. Como que todo tiene que ser en pareja, no hay espacio para ella misma satisfacer sus necesidades, descubrir, aprender, pero sabemos que no hay hombre que aunque esté casado no se masturbe, ellos lo hacen igual”, agrega.

La dueña de Japi Jane afirma que la responsabilidad por el placer sexual debe empezar en las mujeres: “Si nosotras no sabemos cómo tener un orgasmo, porque no nos masturbamos, ¿cómo les vamos a decir que nos den placer? También es responsabilidad de la mujer decir cómo hacer”.

Además, recalcó que “luego de que se inventó el anticonceptivo, se vio el placer como un Derecho Humano, de hecho, la Organización Mundial de la Salud dijo: ya pueden dedicarse al placer y en derechos humanos sin hacer daño a terceros y disfrutar de una sexualidad plena”.

Finalmente, Jane Morgan cerró proponiendo que “la idea es que la mujer tome la sexualidad como una área activa y participativa en su vida, porque la sexualidad es suya, nadie más lo entrega, tú puedes compartirlo con alguien si lo deseas, es como la educación básica o la salud, hay que liberarse”.