Un Tribunal del Estado de México ha reconocido por primera vez en la historia que los dolores menstruales pueden ser motivo para faltar al trabajo al menos un día del período.

Esta iniciativa comenzó a funcionar el pasado 30 de junio, donde las trabajadoras del Tricaem podrán optar por el derecho a tomarse un día de descanso pagado al mes.

Según informó El País, la medida persigue dos objetivos: La prevención de la salud de los empleados del organismo judicial y la equidad de género.

Los hombres mayores de 40 años podrán hacer uso de este tipo de licencias si comprueban que sufren alguna condición de tipo fisiológico o “por una necesidad interna”, como la andropausia.

Myrna García Morón, presidenta del Tricaem, explicó que “el Tribunal ha establecido un procedimiento que exige a sus empleadas presentar un diagnóstico médico en todos los casos, por lo menos una vez cada seis meses”.

“Los dolores en la menstruación son normales y tolerables. Cuando empiezan a ser intolerables o incapacitantes ya no están en el rango de lo normal“, añadió.

El dolor muy agudo, conocido como dismenorrea, puede deberse a complicaciones o enfermedades, y por ello es un requisito que las mujeres estén bajo supervisión médica.