Cada vez son más los hombres que se hacen cargo de la anticoncepción a través de la vasectomía. Según cifras entregadas por el Ministerio de Salud obtenidas a través de la Ley de Transparencia, durante el 2016 se triplicó este procedimiento respecto de las cifras en 2010, pasando de 7.207 a 23.220, superando por primera vez al ligamiento de trompas.

Médicos y expertos coinciden en señalar que poco a poco algunos hombres están tomando consciencia de que cuando la pareja decide no tener más hijos, esterilizar a la mujer significa abrir el abdomen, mientras que esto no ocurre en el caso de los hombres. Sin embargo, la vasectomía debe considerarse como irreversible, ya que si bien existe la técnica quirúrgica para volver los conductos a su cauce normal, no hay más allá de un 25 a 30 por ciento de posibilidades de embarazo, según consigna m360.cl.

Tras la operación, los testículos quedan sensibles por lo que deben ser tratados con analgésicos. Se aconseja seguir utilizando métodos anticonceptivos hasta los primeros 70 días después de la intervención ya que es muy probable que los espermios sigan viajando hacia las vesículas seminales.

Luego de tres meses de la operación, se realiza un espermiograma y, si no se observan espermios, hay luz verde para eliminar las medidas anticonceptivas.