Andrea Arias (16) y Antonia Campos (15), alumnas de 2º Medio del Liceo Javiera Carrera, junto a su profesora de Biología, Roxana Nahuelcura, llevaron a cabo importantes avances para el diagnóstico del cáncer colorrectal.

El trabajo, que empezó como una investigación bibliográfica sobre microbiótica, derivó en la elaboración de un kit médico con biosensor que entregará un diagnóstico simple y rápido sobre las posibilidades de desarrollar esta enfermedad que, según la Sociedad Chilena de Coloproctología, en los últimos 15 años han aumentado en un 105%, superando los 2.000 casos anuales.

Los logros de las jóvenes pasan por implementar un sistema de fácil uso a partir de una muestra de mucosa oral para detectar sus niveles de fluorescencia. “Este método significará un valioso ahorro en tiempo y recursos, pues hoy se recurre a técnicas avanzadas de laboratorio. Nuestra idea es usar una aplicación para analizar resultados usando la cámara del celular“, explicó la profesora.

El resultado de las chicas es producto de su dedicación. Las jóvenes asistieron a jornadas de laboratorio todos los sábados durante tres meses: “Hacer ciencia en la etapa escolar es difícil, pero estamos súper motivadas en pasar a la etapa experimental y aportar soluciones para una enfermedad cada vez más común”, comentó Antonia.

“Me apasiona aportar a problemas sin solución que ayudarán a mucha gente. Tenemos que avanzar sobre esta base y llegar hasta el final con nuestro invento médico”, afirmó, por su parte, Andrea.

Ambas fueron parte de los 20 escolares y 10 profesores que participaron de la Academia de Biotecnología Escolar Aplicada impartida por BioClass, de Rodolfo Ávila y Ana Elola, ingenieros en biotecnología que llevan la ciencia modera a las salas de clase para acercar el mundo científico a los estudiantes.

Las escolares empezarán la segunda fase del proyecto en la que esperan armar un prototipo y testearlo. Para ello, necesitarán un espacio estable que les permita generar su tecnología con los implementos necesarios.