El debate por la Ley de Identidad de Género sigue complicando a Chile Vamos, tema que ha generado roces al interior del conglomerado ya que no existe una postura única frente al tema, y uno de los temas que más los ha complicado es la indicación sobre si incluir o no a los menores de entre 14 y 17 años para que puedan acceder al cambio de sexo registral.

La tensión creció aún más luego de que el presidente de Evópoli, Francisco Undurraga –partido que está a favor de dicha iniciativa– dijera el lunes, luego de que se conociera que el gobierno finalmente accedió a incluirla, que se trató de la “primera confrontación de ideologías que ganamos“.

Sus dichos no gustaron nada a sus compañeros de coalición, y por lo mismo, el diputado Leopoldo Pérez (RN) –jefe de bancada de ese partido– manifestó su molestia y deslizó que no cooperará en el trámite de la ley: “Quiero manifestarle a nuestro gobierno que la bancada de RN dejará en libertad de acción a sus parlamentarios y no hará ningún esfuerzo para tratar de explicar y dar a conocer la propuesta del gobierno en identidad de género. Y le pedimos a nuestro partido aliado, Evópoli, dada su soberbia, que ellos se encarguen de hacer ese trabajo a nivel del Parlamento”.

Según consigna La Tercera, la molestia también alcanzó a dirigentes de RN y de la UDI. Incluso desde los mismos militantes de Evópoli, los dichos de Undurraga fueron calificados como “desafortunados”. Una de las más críticas fue la senadora Jacqueline van Rysselberghe, quien dijo que sus dichos sólo contribuyen a que se “afecte la unidad del sector”.

[Lee también en El Desconcierto: “No votamos por Piñera por esto”: Larraín presenta propuesta del gobierno en Identidad de Género en medio de críticas de grupos religiosos]

En la sesión de ayer de la Comisión Mixta en el Congreso, el ministro de Justicia Hernán Larraín (UDI) presentó la propuesta del Ejecutivo, que incluye a los adolescentes con autorización de los padres, tribunales de familia y posibilidad de retracto. Van Rysselberghe pidió que el Ejecutivo no “cercene” debate parlamentario y que se escuchen primero a organizaciones antes de votar.