Al igual que la mayoría de los países del mundo, Chile cuenta con un Programa de Alimentación Escolar (PAE) cuyo propósito es entregar diariamente servicios de alimentación a los estudiantes en condición de vulnerabilidad de Establecimientos Educacionales Municipales y Particulares Subvencionados del país.

A través del sitio web de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb), es posible conocer el menú semanal que reciben los alumnos, quedando de manifiesto un alto consumo de carne en los establecimientos públicos del país.

En el colegio Capitán Pastene de La Florida, por ejemplo, durante el mes de mayo, 19 de 21 días hábiles, el almuerzo incluyó carne. Algo similar ocurre con el nivel básico del Colegio El Quillay de Curicó, en donde la alimentación de los alumnos consideró carne 18 de los 21 días hábiles.

Lo anterior coincide con las cifras entregadas por la Junaeb, que se traducen en: 8700 toneladas de carne vacuna, ave y cerdo al año para ofrecer en los establecimientos educacionales adscritos al PAE (220 kilos a la semana).  Mientras que en el caso de los pescados, suma 446 toneladas al mes a nivel nacional.

Frente a este escenario, escuelas públicas de países como Brasil, Colombia, México, Estados Unidos, Inglaterra, Holanda, Canadá, Finlandia, Taiwán, Hong Kong y Australia, han adscrito a campañas internacionales de alimentación como “Lunes Sin Carne” (Meatless Monday) en pro de la salud de niños y jóvenes.

En Chile, Fundación Vegetarianos Hoy, que este mes cumple 6 años informando, educando y difundiendo los beneficios de la alimentación basada en vegetales, coordina esta campaña que alienta a las personas a no comer carne al menos un día a la semana para mejorar su salud y contribuir al cuidado del planeta. En febrero de este año, la Subsecretaría de Medio Ambiente, pasó a ser el primer organismo público en unirse a esta iniciativa, cuya implementación en el casino institucional reducirá en un 20% su huella de carbono relacionada a la alimentación.

¿Por qué dejar de consumir carne al menos una vez por semana?

  • Un estudio de la Universidad de Oxford, Inglaterra, señala que las personas que llevan una dieta vegetariana reducen en un 32% el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular. Por lo tanto, cada día sin carne mejora la salud, disminuyendo en un 4,5% las probabilidades de padecer enfermedades al corazón.
  • El año 2015, la OMS clasificó la carne procesada como altamente cancerígena, situándola dentro del Grupo 1, el mismo del tabaco. En esta clasificación entran productos como el jamón, las salchichas y las preparaciones y salsas a base de carne.
  • Investigaciones de Physician Committee for Responsible Medicine indican que dietas basadas en vegetales (particularmente aquellas bajas en carne procesada) pueden reducir tu riesgo de  padecer diabetes tipo 2.
  • Según un estudio de la Universidad de Bard Colleg en Nueva York,  la carne de vacuno tiene mayor impacto ambiental a nivel global que todas las otras carnes, como el pollo o el cerdo, sumándose a una serie de estudios que han señalado a esta carne como el alimento de consumo humano que tiene la mayor huella ecológica.
  • Los mismos expertos aseguran que, comer menos carne podría ser una solución ambiental incluso mejor que la de dejar de usar los autos. Esto, porque se estima que una dieta rica en carne de vacuno (más de 100 g. diarios) por parte de una persona, emitiría 7,2 kg. de CO2 por día.
  • Los precios de los alimentos continúan subiendo, especialmente en productos envasados y carne, ya que requieren gastos adicionales para su producción. Abstenerse de comer carne una vez a la semana es una buena forma de reducir tu gasto mensual en alimentación.