El Ministerio de Medio Ambiente lanzó una nueva campaña que busca reducir el uso de plásticos en el país. Si desde agosto se prohibió la entrega de bolsas plásticas en el comercio, ahora los esfuerzos están dirigidos en eliminar el uso de bombillas plásticas y así reducir los desechos plásticos que terminan en el océano.

La campaña #ChaoBombillas busca que las personas individualmente no pidan este plástico en el comercio y que las empresas se asocien con el Ministerio para que dentro de un mes reduzcan en un 50% la cantidad de bombillas plásticas utilizadas y que de aquí al 31 de diciembre de este año, reduzcan a cero la entrega de estos productos plásticos.

Para producir una bombilla se necesitan 60 segundos. Nosotros las empleamos por no más de 15 minutos. Sin embargo, por estar confeccionadas de plásticos demoran en degradarse 200 años. Día a día se utilizan mas de 50 millones de pajitas en el mundo y causan más de 2 millones de muertes de especies marinas al año.

La campaña promueve el convenio firmado por el Ministerio de Medio Ambiente con la ONG “Lonely Whale” que busca erradicar el plástico de los mares del mundo. Además, el mes pasado, la ministra Marcela Cubillos visitó la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y se reunió con el director ejecutivo para el Medio Ambiente de la entidad, Erik Solheim, quien valoró las medidas implementadas en Chile.

Sin embargo, en redes sociales han cuestionado esta iniciativa. No por su contenido, sino por la falta de prioridad y preocupación del gobierno con la emergencia ambiental que ocurre en las zonas de sacrificio de Quintero y Puchuncaví.

Cabe recordar que desde que comenzó la emergencia, se han suspendido las clases, se ha trasladado al Estado la responsabilidad del monitoreo del aire y se suspendieron las fondas en Quintero. A pesar de todo esto, no se ha logrado una solución que mantiene en alerta a toda la zona de la quinta región.

Mira los comentarios a continuación: