La diputada de Revolución Democrática, Catalina Pérez, criticó en la última sesión del Congreso el vertimiento de aguas servidas tras la falla de una planta elevadora que terminó con el derrame de desechos potencialmente peligrosos en una playa del borde costero sur de Antofagasta.

“No podemos dejar pasar lo que ocurrió con el vertimiento de aguas servidas en el litoral de la ciudad, en donde la responsabilidad recae directamente en Aguas Antofagasta. No es posible que a estas alturas, la ciudad esté sufriendo este tipo de eventos de alto impacto en el ambiente y la salud de las personas. Es impresentable que una empresa privada que lucra con un bien que debiera ser público, no tenga planes de contingencia adecuados” señaló la diputada.

En la oportunidad, la diputada señaló que presentará un oficio para determinar las responsabilidades en este hecho y para que la empresa responda respecto a la compleja situación que pone en riesgo a la comunidad y al medio de la región de Antofagasta.

La falla ha provovado cortes en el suministro de agua y el cierre obligado de varios locales comerciales. Si bien se ha señalado que el vertimiento no provocaría dificultades para las personas, algunos académicos de la región insisten en que los desechos del vertimiento, una vez secos y sin mediar un proceso de limpieza profundo, pueden provocar efectos perjudiciales para la salud.

La parlamentaria agregó que “no queremos más Quintero, Puchuncaví, Coronel o Mejillones. No queremos ser testigo la próxima semana de un nuevo evento contaminante en el que los responsables quedan impunes y para eso, necesitamos trabajar todos en conjunto y terminar de una vez por todas, con las zonas de sacrificio en nuestro país y hacer un nuevo trato para proyectar una economía sustentable y respetuosa de las personas y los territorios”.

Desde Aguas Antofagasta manifestaron que ya comenzó el recambio de la arena de la playa, para dejarla en perfectas condiciones, con el fin de evitar todo tipo de riesgo sanitario para los visitantes. Además informó que junto al municipio de Antofagasta se generará un Comité Operativo de Emergencia Sanitario para evaluar las consecuencias de este derrame.

Coincidentemente, durante esta jornada la Empresa Concesionaria de Servicios Sanitarios (ECONSSA) anunció que ingresará al Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental, un proyecto para una nueva planta de tratamiento de aguas servidas.

Desde el la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) señalaron que “es inaceptable que vuelvan ocurrir estos escurrimientos de aguas servidas ocasionados por la falta de capacidad de los sistemas sanitarios. Se trata de faltas graves a la calidad del servicio que debe entregar el concesionario. Dados los eventos ocurridos últimamente en Antofagasta, estamos considerando todos los antecedentes para iniciar un procedimiento sancionatorio y tomar las medidas administrativas”, afirmó el jefe regional, Patricio Valencia.

Valencia se refiere a dos incidentes registrados en el sector de Inacap, ocurridos el 22 de noviembre de 2017 y el 30 de marzo de 2018. Dos en el sector Las Rocas, en marzo y abril de este año, y dos en la playa El Cable, registrados el 20 de mayo de este año y el pasado viernes 5 de octubre. Debido a esta constante la entidad iniciará un proceso administrativo contra la empresa responsable.