Nacional

Revolución feminista en bicicleta: Ciclomarchas contra el acoso callejero y nuevas estrategias de acompañamiento

Por: Natalia Figueroa | Publicado: 14.12.2020
Revolución feminista en bicicleta: Ciclomarchas contra el acoso callejero y nuevas estrategias de acompañamiento |
Las ciclomarchas se han reactivado en las últimas semanas congregando a cientos de personas que se han movilizado bajo la consigna “No + ciclistas muertos”, considerando el aumento de fallecidos en accidentes viales durante la pandemia. Dentro de las agrupaciones pedaleras que han colmado las calles de Santiago, está la “Revolución Ciclista Fem” que agrupa mujeres cis, trans y disidencias que busca fomentar espacios libres de violencia, tanto en estos eventos masivos como en las rutas de tránsito diario. El domingo pasado fue la primera ciclomarcha que convocaron contra el acoso hacia las ciclistas. Aquí integrantes de esta organización profundizan la discusión que han dado durante estos meses.

“Nos llamó la atención la inseguridad que vivimos en eventos mixtos a causa del acoso o violencia por parte de hombres”, expresa Graciela Cerda de “Pedaleras Antipatriarcas” al explicar uno de los motivos por los que decidieron agruparse. El domingo de la semana pasada convocaron a una ciclomarcha contra el acoso hacia las mujeres y disidencias sexuales que hizo patente un debate que han venido planteando hace meses. Más de 400 mujeres pedalearon juntas en la “primera línea” de la caravana, y atrás las seguía la cicletada mixta.

Los eventos masivos han sido motivo para que las mujeres tomen medidas de protección entre ellas, para propiciar espacios seguros libres de violencia. Graciela recuerda un episodio en medio de una convocatoria: “Llegó un hombre en skate solo a molestar a las chicas. Se paseó entre la cicletada, les decía cosas, hizo que una compañera se cayera de su bicicleta. Nos siguió por muchos kilómetros, hasta que las chicas reaccionaron y le lanzaron gas pimienta. Fue lo único que logró que se fuera y no siguiera molestando”.

Ha sido fundamental para ellas problematizar sobre la violencia que enfrentan en el espacio público porque muchas reconocen haber sido víctimas de acoso sexual callejero en alguna oportunidad. “Hay muchas niñas que han llegado al grupo contándonos que un tipo les tiró un manotazo o que alguien saca la mano de auto y las tocan. Es un acto traumante y hace que no quieran salir. También lleva a reprimirse en la forma de vestirse, porque quizás quiero ocupar un short más corto, pero sé que va a venir un tipo que me va a gritar algo. Es un miedo constante”, cuenta Natalia Veliz, vocera de la Revolución Ciclista Fem. “Tenemos niñas que, si no salen en grupo, simplemente no salen. Eso implica que tu libertad está muy limitada”, agrega Jael Moraga, vocera de “Ciclosorora”.

Es por eso que el objetivo de sus encuentros ha sido empoderar a las mujeres, compartir las ubicaciones durante los recorridos y en el regreso a sus casas. “Para las cicletadas se arman grupos para devolverse a sus comunas, se han ido forjando lazos entre las chicas creando un espacio sororo en el que se cuidan entre ellas mismas”, explica Natalia. Esto último en la Revolución Ciclista Fem lo definen como el “bicicuidado”, un concepto que también va de la mano con la convivencia y seguridad vial y cómo desenvolverse cuidándose entre ellas y al entorno.

Foto de Valita.ph

Pedalear seguras

Las experiencias que las mujeres han compartido entre ellas, consideraban que era difícil abordar en grupos de ciclistas y, más aún, que se tomaran acciones para enfrentarlas. “Antes había agrupaciones donde yo podía llegar y contar mi testimonio y decir que me había pasado tal cosa, y te daban el apoyo, pero no hacían nada más porque eran conformadas solo por hombres. Ahora que se han incorporado más grupos de mujeres ciclistas hay más participación territorial, es más paritario”, explica Natalia.

Ahora han recibido casos que buscan resolver como organización para apoyar a la persona y saber qué es lo que espera ella del grupo. “Por ejemplo, el de una chica que fue acosada por una persona que andaba en moto, que también ayudaba en la Revolución. Entonces, ahí tomamos cartas en el asunto y le pedimos que no asistiera más a las actividades y que si lo hacía, lo íbamos a llevar a la justicia. Ella se sintió acogida y pudimos lograr que no fuera más”, relata. “Hay hombres que también han sido acosados y no se atreven a decirlo, hay chicos que nos han contado esto. Al final esto lo hacemos por todes”, agrega.

Las medidas de seguridad se han tomado en los eventos masivos y recreacionales, pero también para quienes usan a diario la bicicleta como medio de transporte. Es importante, insiste Natalia, educarse de manera colectiva sobre la forma de movilizarse en función de las normas de convivencia vial y manejar la información sobre cómo proceder en caso de ser víctimas de situaciones de acoso: a quién acudir, compartir inmediatamente la ubicación e identificar rutas seguras. En el caso de la Revolución Ciclista Fem mantienen una base de datos de las integrantes con su información médica, domicilio y teléfonos de contacto para brindarles ayuda en caso de emergencia.

De todas maneras, Natalia lamenta que las denuncias que se presentan bajo la ley de acoso sexual callejero sean finalmente muy complejas por las pruebas que se requieren. “Se denuncia si es que hay un registro visual; de lo contrario, no se puede, pero termina siendo muy complicado porque no alcanzas a registrar la patente, por ejemplo”, dice.

La discusión de género la han llevado a cómo se concibe el entorno cuando usan de manera frecuente la bicicleta. “Soy ciclista hace tiempo y me traslado a todos lados y todavía es tragicómico cuando estás en rojo y el ciclista, hombre, se pone delante sin razón. Es una conducta que aún sigue existiendo que solamente se tiene que poner por delante que yo. Ese concepto aún no se puede erradicar. Sí creo que es siempre necesario pensar en que si hacemos una maniobra arriesgada puedes dañar al otro”, problematiza Jael Moraga.

Foto de Valita.ph. Ciclomarcha contra el acoso.

Muertes en pandemia

Las ciclomarchas se reactivaron cuando se levantó la cuarentena en la Región Metropolitana. Uno de los motivos por el que tomaron mayor fuerza fue el aumento de ciclistas fallecidos en los meses de pandemia. El Ministerio de Transportes indicó que desde enero a septiembre de este año fallecieron 85 ciclistas, es decir, un 25% más que el año pasado. Uno de los ciclistas fallecidos durante el último mes fue James Fuentes Briones, quien perdió la vida en un accidente el 10 de noviembre cuando se trasladaba a su trabajo. El accidente ocurrió en las intersecciones de Av. Las torres con Av. Pajaritos, en Estación Central. A los días, falleció una ciclista de 24 años atropellada por un bus de Transantiago en Providencia.

Las organizaciones de ciclistas ven varios factores implicados en estos accidentes. El aumento de la velocidad de los automovilistas por la reducción del tráfico y el incremento de ciclistas que vieron en este medio de transporte la posibilidad de evitar contagios, son dos de ellos. “Al incentivar el uso de la bicicleta en pandemia aumentó el ciclista amateur. Creo que del 100%, un 20% sabe la ley de uso vial. Nosotros tenemos tanto deberes como derechos, y eso no lo saben todos los ciclistas. De repente andamos en lugares que son vía exclusiva para el bus y el bus tampoco tiene tanta visibilidad. Aquí el exceso de velocidad también influye y que no estén las condiciones adecuadas en las ciclovías, no tenemos ciclovías de calidad. Es una responsabilidad compartida”, señala Natalia Veliz. A ese cuadro, suma el nivel de estrés que, en general, ha provocado la pandemia.

En estas condiciones, ser mujer y andar en bicicleta se convierte en una situación de riesgo, admite Jael Moraga: “Si antes las que usaban cotidianamente su bicicleta tenían el temor a que se las robaran, ahora está el temor a que te roben, a que te atropellen y a que te acosen”.

Bicianimita de Christian Martínez

Natalia expresa categórica que no existe preocupación del Ministerio de Transporte en este tema. “Cuando empezamos con la campaña ‘No + ciclistas muertos’ utilizaron nuestras fotografías de las cicletadas, diciendo que exigíamos tales cosas, entonces, nosotros pensamos en por qué no hacen sus propias campañas y si quieren invitarnos a participar que lo hagan.  Hemos mandado cartas a la ministra Gloria Hutt, pero no ha habido respuesta.  Cuando se inauguró el Cicloparque Mapocho Pedaleable, en septiembre, se hizo una ceremonia donde estaba ella, se le hicieron preguntas, pero no dice nada concreto porque no es un tema que tenga como prioridad”, señala.

[Te puede interesar]: REDES| “Exigimos la renuncia de Gloria Hutt”: Cuestionan silencio de la ministra por aumento de muertes de ciclistas

Fomentar el uso de la bicicleta ha sido esencial para movilizarse y combatir el coronavirus, dice, pese a que esto también ha tenido costos para la comunidad ciclista. “La bicicleta es fácil de limpiar, cuando llegas a un lado tienes que limpiar bien el neumático, se lava bien y estamos y cuando estás en transporte público te tienes que agarrar de las manillas”, remata Natalia y añade que la fiscalización de la velocidad y del estado de las ciclovías son aspectos fundamentales para avanzar en la mejora del transporte porque hasta ahora no existen ciclovías que cumplan con el estándar adecuado para transitar.

Foto de Revolución Ciclista Plurinacional

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.