Desde el pasado 1 de enero y por cinco años, el Gobierno prohibió la remoción directa del loco en zonas de libre acceso, así como su comercialización, transporte, elaboración y almacenamiento. La idea es conservar el uso sustentable del recurso y evitar que desaparezca.

La noticia fue confirmada por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) a través de un decreto publicado por el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, que establece la necesidad de renovar la veda extractiva para la especie Concholepas concholepas por un período de cinco años, desde Arica y Parinacota hasta Aysén.

La medida también fortalecerá la fiscalización en caso de robo del recurso o comercio ilegal. Quienes infrinjan la norma se exponen a multas que alcanzan las 125,8 UTM -cerca de 6 millones de pesos- según lo establecido por el Decreto Exento N°698/201-, junto con el comiso de las especies, medios de trasporte utilizados y la clausura del local hasta por 30 días.

La resolución no rige para las reservas marinas, espacios costeros marinos de pueblos originarios y Áreas de Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos (Amerb), que tengan al loco como especie principal dentro de su plan de manero o administración vigente.

El Gobierno llamó a respetar la veda y a denunciar la extracción y comercialización de sectores y personas no autorizadas al fono 800 320 032.