La Superintendencia de Servicios Sanitarios informó a la municipalidad de Copiapó la existencia de gases explosivos al interior de las instalaciones del Liceo Palomar y Escuela Las Brisas.

El organismo respondió a la sentencia que resolvió el recurso de protección interpuesto por el Instituto Nacional de Derechos Humanos por los malos olores y la emanación de gases al interior de algunos establecimientos educacionales de la comuna.

“Se ha demostrado que como consecuencia del evento climático que afectó a la región de Atacama en 2015, y especialmente a la ciudad de Copiapó, varios sectores de la ciudad evidenciaron presencia de gas sulfhídrico en la infraestructura sanitaria interior de los inmuebles en que se emplazan determinados recintos educacionales, vulnerándose por omisión los derechos constitucionales a la vida y la integridad física y psíquica”, señaló el fallo de la Corte de Apelaciones de Copiapó el pasado 31 de diciembre.

Ante esto, la superintendencia, a través de la abogada María Alicia Von Pottstock Molina, señaló que “cumplo con informar que el problema investigado persiste y agravado, pues esta Superintendencia ha constatado la presencia de gas explosivo al interior de las instalaciones (100% LEL)“.

“Esta Superintendencia a través del Jefe de la Oficina Regional de Copiapó con fecha 8 de marzo pasado, informó mediante correo electrónico de esta situación, a la Municipalidad de Copiapó, Gobernación de Copiapó, Onemi, Bomberos, Seremi de salud, Seremi de Educación y Seremi MOP, estos hallazgos”, agregaron.