La justicia falló a favor de una pareja en la ciudad de California, Estados Unidos, que denunció haber desarrollado cáncer por la exposición al herbicida Roundup de la empresa multinacional Monsanto, conocida por producir agroquímicos y biotecnología destinada a la agricultura.

Dicha determinación incluye el pago más de 55 millones de dólares en compensación de daños y otros dos billones por daños punitivos.

Según el abogado de la pareja, Brent Wisner, este dictamen demuestra que Monsanto “tiene que cambiar lo que están haciendo”.

Cabe destacar que la multinacional ha enfrentado numerosos fallos en contra ante la justicia a causa del Roundup. Sin embargo, Bayer -empresa a la que pertenece Monsanto- insiste en que el glifosato utilizado en su composición, es seguro para la salud. 

“Bayer está decepcionada con la decisión del jurado y apelará al veredicto en este caso”, respondió la empresa mediante un comunicado.

La multinacional agregó que se presentaron “hallazgos elegidos con pinzas” y que no se consideró la conclusión de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) estadounidense, quienes defienden la pertinencia del glifosato.

Como contraparte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó hace un tiempo que el producto sí podría provocar cáncer. Luego de conocerse dicha información, las demandas contra Monsanto aumentaron bastante.

Los demandantes Alva y Alberta Pilliod usaron el mencionado herbicida en sus tierras por más de tres décadas y fueron diagnosticados con un cáncer “linfoma no Hodgkin”, con una diferencia de sólo cuatro años.