Huelemu: El proyecto que transformó un campo de cultivos degradado en un bosque

Por: Horacio Gutiérrez | Publicado: 24.06.2022
Huelemu: El proyecto que transformó un campo de cultivos degradado en un bosque / Imagen: Tomás Munita
Ricardo Valdés, impulsor de la iniciativa, relata que este proyecto demuestra lo que se puede hacer con un terreno degradado, explotado y con bajos insumos.

Huelemu es una organización sin fines de lucro que funciona como un centro de investigación de agroforestería. pero, ¿qué es la agroforestería? Esto se refiere a una de las tres ciencias principales que detallan sobre el uso de la tierra. La gran diferencia es que esta categoría pone énfasis en la integración y la interacción entre los elementos del lugar, en vez de ocuparse de ellos de forma individual.

Huelemu se fundó en el año 2014 y se ubica en un sector aledaño a la ciudad de Linares. Ricardo Valdés relata que antes de cualquier intervención, este lugar se ocupaba históricamente para el cultivo de arroz, ejercer la ganadería y el cultivo de cereales diversos. Fue en el año 2010 cuando se decidió fundar un proyecto que se enfocara en la regeneración, transformando un campo de cultivos convencional en un bosque. (▶︎ Escuchar más)

El nombre del lugar, Huelemu, significa «Bosque Joven». Antes de que este sitio estuviese erosionado, era una selva maulina y Ricardo Valdés, con su trabajo, logró regenerar cuatro hectáreas con bosques de diversos tipos; nativos, frutales, madereros, etc. Además, también pudo crear un pequeño humedal. Al día de hoy, este sitio rebosa de vida silvestre; todo tipo de aves, garzas, patos, búhos, etc. Junto con esto, también se produce bastante alimento. Una verdadera isla de vida en medio de una zona de agricultura industrial.

Ricardo Valdés, bosquicultor e investigador en agroforestería, menciona que el proyecto lo sigue sorprendiendo afirmando que «la evolución de las plantas y del lugar entero, como el organismo bosque, ha sido espectacular. De ser un campo, prácticamente ‘pelado’, a ver cómo comenzaron a florecer las hierbas, los árboles, que en un principio eran muy ‘enanitos’. Me detengo a verlo ahora y hay árboles de 7 u 8 metros. Es muy gratificante y te demuestra lo que se puede hacer en estos lugares». (▶︎ Escuchar más)

Además, el impulsor de la iniciativa detalla que «si cada persona, cada familia, o cada grupo humano pudiera comenzar trabajando su propio terreno, ya sean un cuarto o media hectárea, sumaría un ‘montón’. Yo creo que motiva mucho más desarrollar espacios más domésticos, como se intervenía antes el campo. Manejar un espacio, por la familia o un grupo de personas, para proveerse de lo que necesitaban, en vez de esa visión a gran escala, ‘tecnicista’, de maquinaria de hoy en día». (▶︎ Escuchar más)

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.