El día por fin llegó. Hoy, el Primer Tribunal Ambiental de Antofagasta iniciará el proceso de mediación para el polémico proyecto minero Dominga, una discusión que puede durar tres días y conformarse en el primer gran dolor de cabeza del gobierno de Sebastián Piñera.

El proyecto contempla la construcción de una mina de hierro y cobre en el sector de La Higuera, al norte de Coquimbo y supone una inversión de 2.500 millones de dólares. Quién está detrás del proyecto es Andes Iron, de propiedad de Carlos Alberto Délano, íntimo amigo del presidente y quien también estuvo detrás del financiamiento irregular de la política a través de Penta.

De hecho, el ex subsecretario de Minería del anterior gobierno de Piñera, Pablo Wagner, se encuentra formalizado por cohecho por favorecer precisamente a Dominga en su tramitación. Las esquirlas de la pólemica minera no se quedan solo ahí, pues el propio mandatario estuvo involucrado en su propiedad en los inicios del proyecto, mientras era presidente y bajó “por secretaría” la termoeléctrica en Barrancones.

Dominga había sido rechazada por el Comité de Ministros en octubre de 2017, hecho que provocó la salida de los ministros de Hacienda y Economía de Michelle Bachelet. El principal argumento tuvo que ver con el impacto medioambiental, ya que el proyecto está a pocos kilómetros de la zona donde se concentra el 80% de la población del pingüino de Humboldt, además de afectar poblaciones de guanaco y loros tricahue.

Entonces, Andes Iron presentó un recurso de reclamación ante el Primer Tribunal de Antofagasta acusando que el proceso de evaluación fue “irregular y viciado”. En una inédita decisión, el presidente del tribunal Daniel Guevara -ex candidato a diputado por Renovación Nacional- llamó a el proceso de conciliación que comienza hoy a las 3 de la tarde en Antofagasta.

El debut de Cubillos

Andes Iron y el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) son las dos partes que se enfrentarán hoy en Antofagasta.

El SEA deberá defender la posición del gobierno anterior, aunque en los pocos días de administración de Sebastián Piñera ya hubo claras señales. El lunes, la nueva ministra de Medio Ambiente, Marcela Cubillos, le pidió la renuncia al entonces director del organismo, Juan Cristóbal Moscoso, quien había llegado al cargo por Alta Dirección Pública.

El nuevo director llegó un día después. Se trata de Hernán Brücher Valenzuela, un abogado con amplia experiencia medioambiental, pero también con claro perfil político cercano a la derecha. En la anterior administración piñerista, fue seremi de Medio Ambiente en Valparaíso entre 2010 y 2013.

Este nombramiento fue uno de los 12 cargos que tiene la posibilidad de hacer Sebastián Piñera sin la necesidad de utilizar el sistema de Alta Dirección Pública, marcando así la importancia que tiene para el actual gobierno el hecho de tener a alguien de confianza al mando del SEA. “Para el Presidente Sebastián Piñera es fundamental fortalecer la gestión del Servicio de Evaluación Ambiental y para ello ha designado un titular altamente calificado y con liderazgo en la materia”, aseguró ayer la ministra Marcela Cubillos.

Pese al nombramiento de Brücher, no se realizaron cambios en el equipo de abogados que defenderá la posición del SEA, a cargo de Andrea Gallyas, quien ha llevado todo el proceso.

Hoy, primer día de la audiencia, se debería explicar la metodología de la conciliación, para pasar después de lleno a las negociaciones entre los abogados.

“Nos gustaría que se marque un hito significativo en el modo de hacer justicia ambiental”, afirmó a Pulso Daniel Guevara, en la previa de la clave sesión del día de hoy.

Si no hay acuerdo en la negociación, el tribunal tomará una determinación, la que puede no ser unánime. Eso sí, las partes tendrán la opción de recurrir a la decisión ante la Corte Suprema.

Cualquier resolución parece apuntar a ser un dolor de cabeza para la administración piñerista: Si se determina una conciliación, el proyecto volverá a someterse ante una Resolución de Calificación Ambiental, la que será dictada por representantes del actual gobierno.

Pero se vuelve si es que Dominga vuelve a ser sometido a la decisión del Comité de Ministros, pues el titular de Economía, José Ramón Valente, fue parte del directorio de la Universidad del Desarrollo y Penta Vida, empresas de Carlos Alberto Délano, quien está detrás de Dominga.

El ministro, eso sí, ya adelantó que no se inhabilitaría pues dice no tener un conflicto de interés.