fbpx
Opinión

Niños-problema y reinserción social

Por: Cristian Zúñiga / Publicado: 04.09.2019
sename / Foto: Felipe Báez Benítez
Todas las investigaciones y experiencias en materia de reinserción penal muestran que existe una oportunidad para que se produzca el cambio, y que este tiene mayores posibilidades de ocurrir mientras el niño o niña se encuentra en formación. Para que sea efectivo requiere no solo el compromiso individual del niño, sino también el de una sociedad dispuesta a recibirlo.

Cristóbal Cabrera volvió a ser noticia a partir de sufrir un ataque en la Cárcel de Puente Alto que lo mantiene en un estado grave. Frente a este hecho, surgió la pregunta en algunos medios de comunicación respecto a lo efectivo de la reinserción de aquellos niños, niñas y adolescentes (NNA) llamados “problemas”. Esta pregunta se asienta en los prejuicios más profundos de nuestra sociedad: ¿es posible que un niño-problema cambie si ya falló una vez? La interrogante profundiza el quiebre entre la sociedad y los otros, estos seres problemáticos que no logran mejorar por la vía del castigo, y nos desliga de una mirada comprensiva e inclusiva.

En Chile la infancia y la adolescencia no son prioritarias: aunque en los últimos años ha existido un aumento en la preocupación por los NNA, esta no se ha manifestado en políticas públicas que garanticen, reparen o restituyan sus derechos.

La experiencia ha demostrado que acciones concretas hacen que los cambios sean posibles, con lo cual no solo se debe creer en la reinserción social, sino que, además, se debe tener una sociedad que apueste e invierta en ella. Todas las investigaciones y experiencias en materia de reinserción penal muestran que existe una oportunidad para que se produzca el cambio, y que este tiene mayores posibilidades de ocurrir mientras el niño o niña se encuentra en formación. Para que sea efectivo requiere no solo el compromiso individual del niño, sino también el de una sociedad dispuesta a recibirlo.

En estos 29 años desde que se fundó Corporación Opción, hemos logrado visualizar muchos cambios en el trabajo cotidiano con niños, niñas y adolescentes no desde la mirada de verlos como un problema, sino de reconocer cada una de la capacidades y potencialidades que poseen, tanto ellos como sus familias. Para ser más efectivos en esta tarea, seguiremos trabajando en mejorar nuestras prácticas profesionales, pero para que las posibilidades de cambio se cumplan será necesario un trabajo en conjunto con comunidades abiertas a ampliar la mirada sobre la infancia y adolescencia, generando oportunidades reales de inclusión.

Cristian Zúñiga
Contenido relacionado

Coronavirus y cuarentena: la excusa perfecta para que un agresor haga y deshaga

La hora del dragón

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

“Que no se lleven las guaguas”: El desgarrador grito de las presas de San Miguel para evitar que se lleven a sus hijos al Sename

Corte de Apelaciones revoca sentencia contra la “Primera línea”y ordena prisión preventiva

Organización INSE Chile realiza intervenciones artísticas en contra del Sename